¿Quieres fumar bien hachís en tu vaporizador? Vapear hachís posible y a la vez agradable, pero hay que saber cómo hacerlo. En este artículo veremos todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de vaporizar hachís - desde el tipo de hachís que se recomienda hasta las funciones de los mejores vaporizadores para este concentrado - y todo lo necesario para llevar tu experiencia a otro nivel.

¿QUÉ ES EL HACHÍS?

En pocas palabras, el hachís es una forma concentrada de marihuana, pero se diferencia de otros concentrados en que conserva más material vegetal, lo que le confiere un sabor, aspecto y tacto distintos. El punto de partida del hachís son las mismas flores de cannabis que se cosechan, secan y curan, también conocidas como cogollos. Cuando se cultiva marihuana, los tricomas de estos cogollos son lo que se desea cosechar por encima de todo lo demás. Los tricomas son unas glándulas pequeñas que contienen terpenos y cannabinoides, de los cuales los más destacados son el THC y el CBD, dos sustancias que ya conocerás si fumas con frecuencia.

Artículo relacionado
Cómo preparar hachís

El hachís es básicamente una forma de cosechar tricomas por medio de un proceso muy sencillo. Tradicionalmente, y durante miles de años, se ha elaborado frotando las manos (en el sur de Asia) o mediante el tamizado (en Oriente Medio y el Mediterráneo), tras lo cual se comprime a mano o con mediante prensado mecánico. Dependiendo del método elegido, el hachís presenta consistencias distintas, por ejemplo, el que se obtiene frotándolo a mano tiene aspecto de resina (de color oscuro y maleable) mientras que el producto del tamizado es fundamentalmente polen (más ligero, de color amarillo-pardusco y con una estructura granular). Este derivado del cannabis es muy fácil de almacenar (¡y de pasar de contrabando!), y es una de las primeras formas en las que el ser humano ha disfrutado de este regalo de los dioses. Además, en teoría, puede durar años sin perder potencia.

VAPEAR HACHÍS VS. FUMAR

Cuando vapees hachís, descubrirás que su sabor es más intenso y rico. De hecho, podrás apreciar mucho mejor el sabor del hachís fresco, en lugar del material quemado. Además, la vaporización es la forma más saludable de consumir cogollos, pero también hachís y otros derivados (rosin, shatter, wax y honey). La vaporización permite que se evaporen los cannabinoides y terpenos adecuados, pero no quema el material vegetal. Por lo tanto, no se produce combustión ni se liberan sustancias cancerígenas. Básicamente, se puede decir que vapear es menos perjudicial para los pulmones.

LOS MEJORES VAPORIZADORES PARA FUMAR HACHÍS

En la actualidad, hay un montón de vaporizadores en el mercado. Sin embargo, no todos son compatibles con el hachís y otros derivados del cannabis, y lo más seguro es que la mayoría no hayan sido diseñados con el hachís en mente. De ahí, la pregunta: ¿qué vaporizadores son los mejores para consumir hachís?

Nosotros recomendamos dos modelos:

• El Storm: robusto, compacto y con un aspecto discreto que te permitirá vapear en público con confianza. Y estas son solo algunas de las características del Storm. El vaporizador Storm es compatible tanto con cogollos como con hachís, gracias a sus 5 ajustes de temperatura predeterminados que van de 180 a 220°C. Calidad y sabor 100% garantizados. También tiene un precio razonable, lo que nunca viene mal.

• El Mighty de Storz & Bickel: funciona con batería y es potente y muy eficiente, el Mighty dice todo lo que necesitas saber con su nombre. Puede que este modelo sea el más fácil de cargar y limpiar, ya que la apertura es bastante grande. Tras dar una calada, el humo suave y denso que produce es completamente espectacular.

LOS MEJORES VAPORIZADORES PARA FUMAR HACHÍS

Independientemente del modelo que elijas, si lo que quieres es vapear hachís, deberás tener en cuenta cuatro variables clave a la hora de analizar el rendimiento de tu dispositivo: facilidad de carga, producción de nubes, sabor, y facilidad de limpieza.

Aquí tienes algunos aspectos generales que hay que tener en mente al elegir un vaporizador para vapear hachís:

• Elige un vaporizador con una apertura grande para facilitar la carga.

• Para obtener unas nubes densas y abundantes, es esencial controlar los ajustes de temperatura con precisión. El hachís necesita una temperatura media más alta que el cogollo para que se evaporen todos los cannabinoides de su interior. Por eso, deberás optar por un vaporizador que ofrezca un control de temperatura máximo, o que esté hecho especialmente para el hachís. Ten en cuenta que el hachís arde a unos 210-220ºC (mientras que 230ºC es el límite por encima del cual se empieza a deteriorar). También puedes programar tu vaporizador a una temperatura inferior. Por debajo de los 185ºC, obtendrás un efecto más suave y cerebral, mientras que por encima de este umbral, será un colocón más tipo hachís. Por encima de los 200ºC, podrás maximizar la intensidad de tus caladas y, si eres un fumador novato, te colocarás de inmediato.

• Tu vaporizador deberá estar equipado con una almohadilla para líquidos, dado que el hachís se derrite al calentarse. No querrás que ese caramelo dorado acabe en la cámara de calentamiento ni en los componentes eléctricos del vaporizador. Incluso con una almohadilla para líquidos, es aconsejable leer los siguientes consejos para aprender a minimizar el riesgo de bloquear el vaporizador.

• Y por último, pero no por ello menos importante, ten en cuenta que los vaporizadores de ceras y otros concentrados están diseñados para sustancias altamente refinadas, mientras que el hachís solo está ligeramente refinado. Por lo tanto, deberás elegir un vaporizador híbrido o de hierbas secas que tenga las características mencionadas anteriormente, en vez de un vaporizador para ceras.

6 CONSEJOS PARA VAPORIZAR HACHÍS

No hay consenso sobre la mejor forma de vapear hachís. Al mismo tiempo, hay varios consejos que puedes seguir para disfrutar de tu experiencia al máximo

  • DESMENÚZALO

Desmenuza bien el hachís para que sea más fácil vaporizarlo. Para ello, lo mejor es tener acceso a un hachís de polen de calidad, que será más fácil de desmigar. La resina también se puede vapear, pero es más difícil reducirla a trozos más o menos uniformes, algo esencial para obtener una vaporización homogénea.

  • AUMENTA LA SUPERFICIE

Extiende los trozos de hachís de la manera más uniforme posible en la cazoleta, para aumentar la superficie de contacto con el aire caliente. De esta forma, no malgastarás nada de hachís.

  • LA CALIDAD ES CLAVE

Elige el hachís de mayor calidad que puedas encontrar. No querrás que ningún contaminante arruine tu vaporizador ni perjudique a tus pulmones. Durante mucho tiempo, el hachís procedente de diversos países contenía todo tipo de materiales que hoy en día se pueden evitar. No te conformes con una sustancia de mala calidad.

6 CONSEJOS PARA VAPORIZAR HACHÍS

  • PROTEGE SU INTERIOR

Aunque tu vaporizador esté equipado con un filtro de malla, los consumidores de hachís recomiendan cubrir los componentes expuestos al hachís derretido con fibra desgomada de cáñamo, que no arde ni causa efectos secundarios desagradables. Lo que sí hace es proteger tu vaporizador de cualquier residuo de hachís (derretido o endurecido).

Si no puedes conseguir este material natural, hay un truco que puedes probar, pero solo si la apertura del vaporizador lo permite: pon el hachís desmenuzado entre dos capas de marihuana triturada y procede a vapear. No es ideal porque se termina vaporizando una cantidad mayor de material sin disfrutar plenamente ni de la hierba ni del hachís, pero servirá hasta que consigas la fibra de cáñamo.

  • DOSIS, DOSIS, DOSIS

Vapea la dosis correcta. El punto óptimo parece ser 0,1 gramos, lo que te permite obtener entre 8 y 10 caladas sin riesgo de bloquear el vaporizador. Siempre puedes llenar otra cazoleta, así que no la aprietes demasiado.

  • TRÁTALO CON CARIÑO

Tras la diversión, trata tu vaporizador con cariño dedicando un tiempo a limpiarlo. De esta forma, le garantizarás una vida duradera, además de evitar un sabor desagradable a quemado en tu próxima sesión. Cada modelo tiene sus propias prácticas recomendadas de limpieza, así que lee el manual del usuario y, después de extraer el material quemado y la fibra de cáñamo de la cazoleta, lleva a cabo una limpieza minuciosa y exhaustiva.

Vapear hachís puede ser una experiencia alucinante si se toman ciertas precauciones. No todos los vaporizadores son compatibles con esta sustancia, y los modelos que lo son, deberán manejarse con cuidado para minimizar el riesgo de que el hachís derretido acabe en la cámara de calentamiento o tapone otros componentes delicados. ¡Feliz vaporización!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.