5 SEMILLAS GRATIS para los 100 primeros en usar el código 22PED5 al pagar


Todo amante de la marihuana tiene sus lugares favoritos donde puede fumar con seguridad. Son lugares donde el tiempo se ralentiza durante unas horas y puedes disfrutar en soledad, en compañía de alguien especial o con colegas cercanos. Un lugar que se convierte en algo tuyo.

Este artículo habla sobre los mejores lugares para fumar hierba, escuchar música y ver pasar la vida lentamente. Si lo estás leyendo, es probable que ya hayas fumado en alguno de esos lugares, y seguro que fue una experiencia gloriosa y memorable.

Pero no te preocupes, porque son lugares divertidos y (en su mayoría) seguros. Algunos requieren cierta previsión y planificación, ¡pero es un pequeño esfuerzo que valdrá la pena!

Los mejores lugares y los más seguros para fumar marihuana al aire libre

  • En el bosque

De vez en cuando, es bueno entrar en verdadero contacto con la naturaleza: caminar por el bosque, una escapada en tienda de campaña o simplemente disfrutar del aire libre. Todo se vuelve más interesante cuando cae la noche y sientes un aire de vulnerabilidad y alegría al mismo tiempo.

¡Pero la experiencia puede incluso mejorar si añades un poco de marihuana! Líate un porro, pásalo alrededor de la fogata y échate unas canciones mientras tanto. O deja que el sonido de la naturaleza sea la serenata perfecta al entrar en un espacio psicotrópico. ¡Será una noche que no olvidarás en mucho tiempo!

  • En el parque

El parque es uno de esos lugares donde puedes encontrar la calma fácilmente. Es un lugar donde la gente va a disfrutar de un bonito día soleado con la familia. Un espacio abierto donde los niños pueden correr y ser ellos mismos sin preocupaciones.

También es un lugar donde los amantes de la marihuana disfrutan de buenas fumadas. ¿Por qué no? A tu derecha hay gente pasando el rato y a tu izquierda unos niños jugando con un frisbee. Hay buen rollo por todas partes. Darte un pequeño capricho psicotrópico será la guinda del pastel.

Pero asegúrate de que no haya niños cerca cuando lo hagas. De lo contrario, el olor te dejará quedar mal.

En el parque

  • En la playa

Ir a la playa siempre resulta relajante. Olvídate del calor del sol por un minuto. Esa combinación de arena entre los dedos de los pies, el sonido de las olas rompiendo en la orilla y la brisa del mar puede ser muy terapéutica.

Después, enciéndete un porro. Da una calada lenta, seguida de una exhalación profunda, y comienza a sentir como tu mente y tu cuerpo se calman. Ahora, regresa a esa serenidad que tienes justo enfrente y observa la diferencia. Tu vida se ha estado moviendo a un ritmo frenético y ahora se ha ralentizado enormemente, permitiéndote saborear cada momento. ¿Cómo no iba a gustarnos algo así?

En la playa
  • En la azotea de un edificio

Para mucha gente, la azotea de un edificio es un lugar de escape. Es parecido a la Fortaleza de la Soledad de Superman, donde puedes estar con tus pensamientos y la impresionante vista de la ciudad que te rodea. Si subes en el momento adecuado, podrás contemplar cómo el cielo se vuelve naranja brillante con el sol del atardecer.

¿Pero sabes qué puede hacer que esa imagen sea aún más perfecta? Un poco de hierba. Por un lado, no tendrás que preocuparte demasiado por si te pillan, si es lo que te preocupa. Además, las cosas pueden ponerse muy interesantes si te colocas en un lugar a tanta altura.

Eso sí, si tienes miedo a las alturas, puede que no sea un espacio seguro para ti a nivel mental. Pero si no, adelante y con precaución.

  • En un puente

¿Cuándo fue la última vez que paraste en un puente a fumar un poco de hierba mientras disfrutabas de la vista tremenda que tenías delante? Probablemente nunca. Porque para la mayoría de nosotros, un puente no es un lugar de reunión muy típico.

Pero merece la pena experimentarlo al menos una vez en la vida. Camina hasta el puente más cercano, enciéndete un porro y simplemente disfruta del bonito paisaje que tienes ante tus ojos. Puede que sea un gran estanque de agua o que debajo haya una auténtica jungla urbana. Sea lo que sea, será una experiencia que recordarás durante mucho tiempo.

En un puente
  • En una noria

Probablemente lo hayas visto en muchas películas románticas. La primera cita entre un chico y una chica, y una escena con los dos en una noria. En algunas comedias es el lugar del primer beso.

Pero un paseo en noria no tiene por qué ser siempre una experiencia romántica. Hay momentos en los que solo quieres estar en la cima del mundo... y luego subir un poco más con la ayuda de tu variedad favorita.

Otra gran ventaja de este plan es que las posibilidades de que te pillen son mínimas. Simplemente espera a estar lo suficientemente despegado del suelo para encenderte el peta.

Al igual que con la experiencia del puente, colocarse en lo alto de una noria es una de esas cosas que hay que probar por lo menos una vez en la vida. Es algo que podrás contar a tus nietos cuando sean mayores.

  • Junto a la piscina

Una de las cosas más estimulantes de la vida es tomar el sol junto a la piscina. No gusta a todo el mundo, pero si eres de esas personas que lo disfrutan mucho, puede ser una forma increíblemente satisfactoria de pasar las tardes de verano ociosas.

Es muy habitual acompañar el momento con una bebida fría para combatir el calor. Hay quien opta por una jarra de cerveza helada y quien prefiere un refresco. Pero, ¿sabes qué puede completar la experiencia? Un porro bien liado.

Por supuesto, deberás cumplir con las reglas del entorno. Si estás descansando junto a la piscina de un hotel, es probable que no esté permitido fumar. Pero si estás en la comodidad del patio de tu casa, déjate llevar. Y si decides darte un chapuzón más tarde, hazlo y disfruta del efecto extra mientras lo haces.

Junto a la piscina
  • En el coche

Hay tres posibilidades al hablar del coche como uno de los mejores lugares para fumar marihuana. Una sería marcarte un submarino en un vehículo aparcado. Si eres del tipo de persona a la que le gusta fumar a lo grande, es muy probable que lo disfrutes mucho. Será un momento para estrechar lazos de forma instantánea con amistades nuevas o antiguas.

La segunda posibilidad es parecida pero aquí, el esfuerzo para tus pulmones no será tan grande porque lo harás con las ventanas bajadas. Lo bueno de esta situación es que puedes aparcar el coche junto a un bonito paisaje. Será una forma de disfrutar de la vista.

La tercera posibilidad sería durante un viaje largo. Uno de los pasajeros enciende un porro y lo pasa generosamente al resto del grupo. Evidentemente, no es aconsejable que el conductor participe. Pero los demás pasajeros afortunados podrán disfrutar del mundo que les rodea. La cosa mejora bastante si pasas por destinos pintorescos.

  • En un festival

Encender un porro y hacer que rule en un festival es uno de los grandes tópicos de Hollywood. Pero eso no disminuye la diversión y la noche memorable que puedes llegar a pasar con tus colegas.

Lo que hace que fumar en un festival sea algo tan genial es la buena energía del ambiente. La gente ya está animada, disfrutando todos con lo mismo. E incluso si ponen un super temazo y la cosa se viene arriba, disfrutarás viendo cómo se divierte toda la gente que hay a tu alrededor.

Otra razón por la que la marihuana y los festivales combinan tan bien es que se forjan amistades genuinas. Hay muchas posibilidades de que te encuentres con un colega apasionado de la hierba y que compartáis un porro. Al final de la noche, estarás intercambiando teléfonos para organizar una fumada para la noche del viernes todos juntos.

En un festival
  • Con fuegos artificiales

¿A quién no le gustan unos buenos fuegos artificiales? Tanto si los ves en un lugar cercano o desde la lejanía de la ventana de tu casa, las luces multicolores que iluminan el cielo harán que te detengas durante un rato a observar con asombro. Incluso los niños los descubren a una edad temprana durante un viaje a un parque temático como Disneyland.

Cualquiera que haya fumado marihuana sabe lo mucho que se puede potenciar cualquier aspecto visual con un buen efecto psicotrópico. Especialmente con la sobrecarga sensorial que conlleva un espectáculo de fuegos artificiales, combinar ambas cosas puede ser un viaje increíble.

Así que la próxima vez que decidas ver unos fuegos artificiales, enciéndete un porro mientras lo haces. Pásalo y comparte la experiencia con quienes te rodean. Luego, mirad todos juntos el cielo nocturno y disfrutad de la maravilla que estáis viendo, un espectáculo para la vista.

Con fuegos artificiales

Cómo encontrar un buen lugar para fumar

Es posible que tengas en mente otros lugares que no están en esta lista. O quizás te estás preguntando qué tipo de ubicación es más adecuada en base a tus preferencias y limitaciones. Así que, la pregunta es, ¿cómo encontrar un buen lugar para fumar? ¿Cómo sabré si encuentro el correcto? A continuación te mostraremos algunos pasos para ayudarte a encontrar la respuesta a estas preguntas.

Investiga

Hay una razón para colocar una investigación personal al principio de la lista. Con investigación nos referimos a explorar tu zona en busca de posibles peligros a evitar. ¿Es una zona en la que está prohibido fumar? ¿Es legal la marihuana en el lugar donde te encuentras en este momento?

Antes de continuar, es necesario conocer la respuesta a estas preguntas.

Presta atención a la gente

En base a lo anterior, parte de la investigación que harás sirve para ver si hay gente a tu alrededor. En concreto, si esa gente ya ha estado allí antes que tú.

Un buen indicio es comprobar si hay rastros de papel, ceniza e incluso algo de hierba. Si alguna persona ha hecho lo que tú pretendes hacer, antes que tú, tienes muchas probabilidades de poder seguir con tus planes.

Quédate ahí durante un rato

Supongamos que has encontrado un lugar para fumar bastante aislado. No hay mucha gente caminando. Y como gran ventaja adicional, hay unas vistas increíbles. El siguiente paso sería convertir ese lugar en algo tuyo.

Familiarízate con el entorno pasando un rato allí. Mira si es accesible para otras personas, especialmente niños pequeños o personas mayores.

Busca una salida de emergencia

No todos los lugares ideales para fumar son iguales. Algunos pueden ponerte en situaciones comprometidas si algo sale mal.

Si el lugar que has elegido para fumar se encuentra en una zona en la que el consumo de marihuana está mal visto, es mejor que busques una vía de escape. Por allí tendrás que salir en caso de que las autoridades aparezcan de repente.

Colócate

¡Ha llegado el momento de probar el terreno! Enciéndete un porro, a solas o en compañía. Siéntate, relájate, ríete a carcajadas y simplemente disfruta de los buenos momentos de la vida.

Si el lugar que acabas de encontrar te hace sentir como en casa, estás de suerte.

Regresa a la tierra

Después de la fumada, es hora de volver a la Tierra. Y será mejor que lo hagas con una sonrisa en la cara. Sabrás que has encontrado el lugar perfecto para fumar si puedes volver a la normalidad con facilidad después de haber fumado.

Piensa en cambiarlo con frecuencia

Cuando hayas encontrado tu madriguera segura para fumar y disfrutado de un montón de sesiones allí, plantéate cambiar de aires con frecuencia. Mejor aún, busca un segundo lugar de confianza para aportar un poco de variedad a tu vida.

Lo ideal sería que el lugar sea de uso exclusivo para ti y quien tú quieras. Y si el primero deja de ser especial, tendrás una opción B a la que acudir.

Fumar en casa: cómo optimizar la experiencia

El hogar es donde está el corazón y donde podemos fumar un poco de hierba con total comodidad. Pero aunque hay algunas zonas de la casa adecuadas para ello, otras no lo son tanto. Vamos a revisarlo con detalle.

  • Patio o terraza

Probablemente sea el mejor lugar de tu casa para fumar. Es una zona al aire libre y seguramente aireada y tranquila. Y por lo general, una terraza suele tener buena vista, y eso aporta mucho al ambiente.

  • Sofá

Este lugar es complicado. Sí, es un placer poder fumar un poco mientras descansas en el sofá. Pero si te descuidas un mínimo, podrías provocar un incendio.

Si optas por fumar en el sofá, hazlo con precaución.

  • Baño

Fumar mientras te das un baño puede ser toda una experiencia. Imagínate recostado/a debajo de una capa de burbujas mientras tu mente y tu cuerpo se separan lentamente. Esto sería perfecto después de un día de trabajo largo y agotador.

  • En tu dormitorio (quizás mejor no)

Lo ideal es que el dormitorio sea un lugar cómodo y propicio para el descanso. Fumar allí no solo contamina el aire que flota en el ambiente, sino que también puede dejar un olor desagradable a largo plazo. Además, es bueno cambiar un poco y probar otros ambientes de la casa.

  • Garage

Ahora bien, si vives con niños o padres mayores, es posible que no tengas la misma libertad para fumar donde quieras. Entonces, teniendo esto en cuenta, salvo que hayas arreglado el garaje para convertirlo en un pequeño lugar "de ocio" instalando un gimnasio, podría ser un lugar discreto para fumar. Si no te importa estar entre herramientas oxidadas y cajas de cosas que solo usas una vez al año, ¿por qué no?

  • Azotea

La azotea es la versión de arriba de un jardín o patio delantero. Es un espacio abierto que te permite estar a solas con tus pensamientos mientras disfrutas de tu hierba favorita. Dependiendo de si tienes acceso y del entorno exterior inmediato, puedes subir a la azotea para obtener el consuelo que tanto necesitas, lejos de miradas indiscretas.

  • En un armario (Submarino)

Y en caso de que quieras dar un paso más allá, hacer un submarino en un armario es tu siguiente mejor opción. Ya lo hemos mencionado antes por encima, pero básicamente se trata de retener todo el humo exhalado en un espacio pequeño y contenido. No solo hace que puedas fumar con mayor discreción, sino que también puede ser muy divertido.

Si hablamos de submarinos, el armario es una buena opción. Si es un espacio lo suficientemente grande y sin ropa, puede funcionar perfectamente. Aunque podría no ser lo más ideal, intenta crear un espacio cómodo al que puedas escapar en caso de necesitar una calada rápida. Coloca una manta, configura un altavoz Bluetooth y conviértelo en tu santuario.

Recuerda eliminar todo tipo de pistas después de fumar

Tanto si vuelves de tu lugar para fumar al aire libre, de dejar el coche después de hacer un submarino o de salir de tu habitación nublada, debes evitar que el olor se quede en el ambiente. Hay varias formas de ocultar y disimular el olor, dependiendo de la situación. Absolutamente todo, desde un correcto almacenamiento hasta neutralizadores de olores, pueden ayudarte a llegar a tu meta, ¡así que vale la pena estar informado/a!

Como punto de partida, intenta tener una muda de ropa lista después de tu fumada y lávate las manos y los dientes, ya que son lugares donde suele quedar olor a hierba y a humo. ¡Feliz fumada!

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.