¿Cuándo deberías empezar a hablar con tus hijos/as sobre el cannabis? ¿Qué es lo más valioso que puedes enseñarles sobre la hierba? ¿Es posible fumar marihuana y seguir siendo un buen padre o madre? Descubre las respuestas a estas preguntas en nuestra entrevista a la enfermera especializada en cannabis Jessie Gill.

Escuchalo también en Spotify y en Apple Podcast

1. ¿Cómo podemos presentar el tema del cannabis a nuestros hijos?

Es curioso, la gente se pone muy nerviosa y tiene mucho miedo de sacar el tema con los niños. Creo que una de las cosas importantes es recordar que la generación que está creciendo ahora está viviendo una experiencia muy diferente y recibiendo mucha información sobre el cannabis distinta a la que recibimos nosotros cuando éramos niños. Así que tienden a ser realmente los adultos los que se sienten incómodos con ella, y no los niños. Pero es un tema muy, muy importante para hablar.

Siempre les digo a los padres que, al igual que hablamos del alcohol, al igual que hablamos del sexo, es algo sobre lo que tenemos que educar a nuestros hijos. Porque si no lo hacemos nosotros, lo hará otro. A menudo le digo a la gente que una de las mejores maneras de empezar es simplemente, dependiendo de la edad del niño, preguntarle: "¿Qué sabes sobre el cannabis?" Y entonces puedes medir su nivel de información. Y puedes decir, "Ah, eso no es cierto", o "Eso es correcto". Podrías sorprenderte de lo que saben.

Pero sin duda hay formas de educar adecuadas a cada edad en todo el ciclo de desarrollo. Así que incluso con niños pequeños, especialmente si alguien tiene cannabis en casa, los padres pueden decir: "Oye, esa es la medicina de mamá, no la toques", o algo así. Pero creo que es realmente importante que los padres mantengan una línea de comunicación abierta y que estén disponibles para las preguntas de sus hijos, al igual que cuando se trata de sexo, o alcohol, o juego, o todos los demás temas difíciles que tenemos que explicar a nuestros hijos.

2. ¿Cuándo es el mejor momento para hacerlo? Por ejemplo, ¿debemos acercarnos a ellos y explicárselo un día cualquiera, o debemos esperar a pillarlos por primera vez?

Creo que todo el mundo debería hablar con sus hijos antes de que tengan la oportunidad de pillarlos. Así que si se trata de un niño que lo consigue ilegalmente y por su cuenta, entonces los padres en realidad ya han perdido la oportunidad. Lo mismo ocurre con el sexo. Si tu hijo ya tiene relaciones sexuales, realmente has perdido muchas oportunidades de enseñar, educar y aportar una reducción de daños.

Así que creo que cuanto antes, mejor, y también depende de la exposición del individuo. Así que si alguien está a tratamiento y tiene cannabis en casa, hay que hablar del tema desde el principio. Siempre les recuerdo a los padres que en EE.UU., donde vivo, todavía vemos la educación basada en la propaganda en nuestros colegios, y comienza en segundo o tercer grado.

"Van a aprender información falsa en la escuela, van a ir al colegio, a su clase de salud, y les van a decir que la marihuana es peligrosa y mortal, y todas estas cosas ridículas que se ha demostrado científicamente que son falsas"

Así que en mi caso, cuando me convertí en consumidora medicinal, mi hijo estaba en tercer grado. Y realmente pensé y me pregunté, ¿debo hablar con él sobre esto? Era una medicación nueva para mí, y no hablé con él de ninguna otra medicación. Y probé muchas. Así que me pregunté: ¿Por qué hablar del cannabis?

Pero luego realmente pensé en ello y dije: "Van a aprender información falsa en la escuela, van a ir al colegio, a su clase de salud, y les van a decir que la marihuana es peligrosa y mortal, y todas estas cosas ridículas que se ha demostrado científicamente que son falsas. Y realmente me preocupaba el miedo que mi hijo podría desarrollar al escuchar esa información y saber: "Oye, vi a mi madre con esto", o "vi esto en casa".

Así que me propuse educar a mi hijo: esta es mi nueva medicación, esto es lo que debes saber sobre ella. Que sepas que hay mucha gente en el mundo que no lo entiende. Es un medicamento nuevo, algunas personas tienen mucho miedo. Tuve que prepararle para que cuando vaya al colegio, escuche esta información falsa, y no quiero que tenga miedo. Es solo porque tus profesores no han sido educados y vamos a trabajar para ayudar a cambiar eso.

¿Cómo podemos presentar el tema del cannabis a nuestros hijos?

3. ¿Cuál es la información más valiosa sobre el cannabis que nuestros hijos deberían aprender de nosotros?

Creo que hay muchas cosas. Están los aspectos medicinales, muchos niños se acercan a él desde un punto de vista recreativo. Así que creo que es muy importante enseñar que hay aspectos beneficiosos. Pero creo que también es importante hacer énfasis en la reducción de los daños, especialmente a medida que los niños crecen y están expuestos a la marihuana en sus círculos de amigos o en sus comunidades.

Cuando crecí, no veías a mucha gente fumando cannabis en la televisión, y si lo hacías, era como "¡Dios, están fumando hierba!". Hoy en día, tenemos a Elon Musk en la televisión fumando, tenemos líderes mundiales, tenemos leyendas increíbles del deporte que se están involucrando en la industria del cannabis y que hablan de su propio consumo. Así que los niños van a ver lo que está pasando. Por lo tanto, es muy importante lograr esa reducción de daños y educarlos bien.

Una cosa que señalo especialmente a los padres de niños mayores es el consumo moderado. Al igual que enseñamos sobre el alcohol ("no hay que beber demasiado"), tampoco hay que consumir demasiado cannabis, hay que ser conservador con las dosis. Cuanto más alta sea tu dosis, cuanto más consumas, más riesgo tienes de sufrir reacciones adversas, más riesgo tienes de experimentar efectos secundarios. Por lo tanto, es muy, muy importante repasar esto con los niños mayores para que estén preparados.

Otra cosa que siempre animo a los padres a tener en cuenta es enseñar las diferencias entre variedades y cepas. Una persona puede tener una reacción muy significativa a una variedad, pero esa misma variedad puede hacer que otra persona desarrolle ansiedad. Así que tienen que saber que el hecho de que tus amigos estén consumiendo esto y parezcan estar bien, o cómodos, no significa necesariamente que tú vayas a tener la misma experiencia idéntica. Y hay que tener mucho cuidado con la forma de abordarlo.

Y luego, por supuesto, tenemos que considerar que hay algunos círculos y algunos lugares donde se mezclan otras drogas con el cannabis. Hay miles de nombres para mezclar cocaína en un porro, o para mezclar heroína en un porro. Es poco habitual, pero es algo de lo que los niños deben ser conscientes.

Y al igual que en un bar no se toma una copa de un desconocido o en una fiesta de alguien desconocido, hay que tener cuidado con el tipo de productos de cannabis que se consumen porque pueden estar mezclados con algo, pueden tener algo que no se pretende consumir.

¿Cuál es la información más valiosa sobre el cannabis que nuestros hijos deberían aprender de nosotros?

4. ¿Pueden los "buenos padres" consumir marihuana?

Sí, por supuesto. Y muchos lo hacen. Siempre me sorprende, desde que salí a la luz pública con mi consumo como paciente, quién se acerca a mí y me dice: "Dios, sí, fumo hierba, fumo todo el día". Y es sorprendente, pero la gente tiene miedo de salir a la luz. Pero llevo haciendo esto desde 2015 y es impactante ver cuántos padres hablan ahora sobre el consumo de cannabis y admiten que ellos consumen, y se reivindican: "Oye, soy muy buena madre, ¿por qué no puede haber mamás que fumen hierba?".

Quiero decir, ¿por qué las madres que disfrutan del vino son perfectamente aceptables y culturalmente idealizadas en algunos casos? Pero creo que poco a poco estamos empezando a ver ese cambio. La gente está aceptando cada vez más a las madres consumidoras de hierba, a los consumidores de cannabis que son padres. Siempre ha sido un poco sesgado en la aceptación de los padres frente a las madres. Los padres que fuman cannabis, por alguna razón, han sido más aceptados durante mucho tiempo. Pero por fin estamos empezando a ver ese cambio, cuanta más gente salga a la luz y sea sincera con su consumo, más repercutirá en toda la gente que les rodea.

5. ¿El cannabis hace que un padre esté apático y con poca energía, afectando a la concentración necesaria para cuidar de sus hijos?

En general, no. En general, absolutamente no. En muchos sentidos, el cannabis para el consumidor medio realmente aumenta su bienestar de muchas maneras diferentes. Puede mejorar el sueño, puede disminuir los niveles de estrés, y eso realmente puede mejorar y beneficiar la atención de los padres. Muchos padres dicen que el cannabis les ayuda a relacionarse más con sus hijos, hace que sea más agradable jugar con ellos. Pero creo que también es fundamental hablar de ello. Se trata de una sustancia que puede alterar tu experiencia. Es una sustancia que, aunque es poco probable, puede ser adictiva para algunas personas.

Se trata de la moderación, del control de la dosis. Si alguien se sienta y se fuma dos porros y se coloca a lo loco, y se va a dormir y no se relaciona, entonces esa es una experiencia diferente. Eso es el consumo excesivo de cannabis. Y es igual que el alcohol. Puedes tomarte una copa de vino en la cena con tu hijo/a y seguir siendo un padre o madre eficaz que se involucra en su vida, puedes seguir ayudando a tu hijo/a con sus tareas. Lo mismo ocurre con el cannabis; puedes tomar algunas dosis moderadas y seguir siendo un padre o madre excepcional y eficaz. Si consumes mucho, ese es otro tema.

¿El cannabis hace que un padre esté apático y con poca energía, afectando a la concentración necesaria para cuidar de sus hijos?

6. ¿Existe una cantidad máxima de cannabis, o un tipo específico (cannabis medicinal), que se ajuste mejor al estereotipo de "buen padre"?

No, desde luego que no. Y eso es algo que se malinterpreta sobre la terapéutica del cannabis en general. Mucha gente dice: "Solo voy a consumir marihuana medicinal". Pero lo que la gente no se da cuenta es que la marihuana medicinal no es diferente de la marihuana recreativa, es la misma planta. En realidad, se trata de la intención y de la forma de usarla.

Ahora bien, otra cosa que la gente suele ignorar es que, como mencioné antes, diferentes variedades pueden tener efectos diferentes. Así que puede haber una variedad que te llene de energía y te haga sentir comprometido/a con la vida; y puedes consumir la misma cantidad de una variedad diferente y que te provoque sueño. Así que se trata de entender la variedad de forma individual, y de probar y equivocarse con pequeñas dosis para descubrir qué es lo que funciona.

Y lo mismo ocurre con los métodos de consumo, ya que la forma de consumir el cannabis puede dar lugar a una experiencia fisiológica muy diferente. Fumar cannabis, comparado con comer un comestible, pueden ser dos experiencias muy, muy diferentes. Por eso los pacientes necesitan experimentar con calma diferentes métodos de consumo para ver cómo les hacen sentir.

7. ¿Está mal recoger a tu hijo del colegio oliendo a hierba?

No creo que esté mal, pero creo que puede ser perjudicial de varias maneras. Seguimos viviendo dentro de la prohibición. Ahora bien, en un estado donde es legal, no te vas a meter necesariamente en problemas. Obviamente, en un estado donde es ilegal, podrías perder la custodia de tus hijos, podrían detenerte. Así que, por supuesto, en esas condiciones, como padres, tomamos todas las medidas que podemos para proteger a nuestros hijos y para ayudarlos y hacerlos adultos más funcionales.

Incluso entre las diferentes comunidades, todavía hay mucha gente que está muy atascada en esa mentalidad prohibitiva, que todavía cree que el cannabis es malo. Así que si los padres van a una escuela oliendo a cannabis, es posible que alienen a sus hijos. Así que hay que ser realmente sinceros y conscientes, y estar preparados para educar, especialmente si se consume en público. Hay formas de evitar oler a cannabis. Y como todavía hay muchos prejuicios asociados a él, aconsejo a los pacientes que las tengan en cuenta.

"Creo que debería enseñarse en las escuelas, pero tenemos que enseñar información basada en hechos"

8. ¿Debemos hablar con nuestros hijos sobre las enfermedades mentales de la familia?

Sí, eso es absolutamente crucial. Es una parte absolutamente crucial. Porque es muy, muy raro. Pero sabemos, gracias a nuestras investigaciones, que hay un porcentaje muy pequeño de la población que está predispuesto a padecer trastornos mentales que presentan psicosis, por ejemplo, esquizofrenia.

Ahora bien, se trata de predisposiciones genéticas. Por lo tanto, si una persona tiene un historial de salud mental con esquizofrenia, tiene más riesgo de experimentar psicosis cuando consume THC. Y eso es algo de lo que muchos padres no hablan: las enfermedades mentales. Es otro tema que las familias mantienen en secreto: "No te voy a contar que tu tío estuvo bajo tratamiento por esquizofrenia", "No vamos a mencionar eso". Y es muy importante porque los niños necesitan saber que: "Oye, tus amigos pueden estar fumando ese porro y pueden estar totalmente bien, divirtiéndose y sintiéndose relajados. Pero tú tienes un historial familiar muy fuerte. Puedes tener una predisposición genética a la psicosis, y puedes fumar ese porro y experimentar un episodio muy traumático de psicosis que, con suerte, desaparecerá. Pero a veces no lo sabemos realmente, no tenemos muchas investigaciones al respecto".

Así que hablar de los antecedentes de salud mental en la familia es absolutamente imprescindible. Los niños tienen que saber que pueden correr más riesgo que sus amigos. Y de nuevo, es muy, muy raro. No afecta a la mayoría de la gente, y se pueden hacer pruebas genéticas para ver si se tiene este gen. Pero sin duda es algo que los niños deben saber.

9. ¿Debemos ocultar la hierba a nuestros hijos en casa?

No creo. Bueno, vale. Realmente depende de la situación legal de cada persona. Así que bajo ninguna circunstancia recomiendo que los niños sean informados o conozcan actividades ilegales, es una carga enorme. Lo sé, algunos padres son como, "Ah, mi hijo/a es guay, voy a confiar en contarles esto, que me medico con marihuana en secreto". Es injusto para el niño, puede ser potencialmente peligroso, es una carga enorme para un niño. Y un pequeño desliz, una pequeña confusión puede impactar dramáticamente o devastar a la familia. Y eso es un dolor que quedará ahí para toda la vida de un niño.

Así que, en una situación ilegal, no creo que los padres deban hablar nunca con sus hijos sobre su consumo ilegal personal. Y deberían hacer todo lo posible para asegurarse de que es algo que no puedan descubrir, que no puedan saber. Ahora bien, en los ámbitos donde es legal, que hay muchos hoy en día, no creo que los padres deban ocultarlo. Porque como he mencionado antes, tus hijos están aprendiendo sobre ello, y no sabes lo que están aprendiendo sobre ello. Puede que les dé miedo. Es muy probable que hayan tenido profesores en el colegio que les hayan dado información falsa, perjudicial y aterradora, y si se encuentran con ella, si la huelen, pueden tener mucho, mucho miedo y no entenderlo.

Así que para cualquiera que consuma en una zona donde sea legal, creo que los padres deberían esforzarse por educar. Y personalmente, yo guardo mi cannabis bajo llave; es una medida inteligente, no quiero preocuparme por ello. No me preocupa que mis hijos lo consuman, pero si sus amigos están en casa, no quiero pensar que me la haya dejado fuera. Me da tranquilidad. Y lo recomiendo encarecidamente también en el caso del alcohol y de medicamentos con receta: la mayoría de la gente no guarda esas cosas bajo llave y pueden ser potencialmente mortales. Así que creo que hay muchas maneras de abordar esto de forma responsable y de enseñar sobre ello. Pero realmente depende de la ubicación de la persona y de los aspectos legales que la rodean.

¿Debemos ocultar la hierba a nuestros hijos en casa?

10. ¿Crees que deberíamos implementar el cannabis, y quizás otras drogas recreativas, en el plan de estudios de los colegios para que nuestros hijos puedan aprender sobre ello de fuentes fiables?

Aquí en Nueva Jersey, y sé que en muchas otras zonas, estamos enseñando sobre el cannabis y otras drogas. Y estamos enseñando una información tan irresponsable e incompleta que es perjudicial. Ahora mismo, aquí en Nueva Jersey, nuestro programa D.A.R.E, que es nuestro programa de drogas y educación, sigue enseñando que el cannabis es equivalente a la heroína, y los niños ven a la gente que lo consume, saben que no es cierto. Y eso puede ser muy, muy dañino porque sacan conclusiones equivocadas.

Así que los niños dicen: "Vale, me dijiste que la hierba era mala. Veo a Elon Musk fumando, y está bien, es un multimillonario. Así que evidentemente me estás mintiendo". Pero el verdadero reto es cuando hacen esa asociación con las otras drogas de las que hemos hablado: "Vale, me dijiste que la heroína era mala, pero me mentiste sobre la hierba, así que ¿es realmente tan mala?". Y desgraciadamente, eso le ha pasado a la gente, que piensa que todo es mentira. Por eso creo que debería enseñarse en las escuelas, pero tenemos que enseñar información basada en hechos. Y estamos muy lejos de eso, ya sabes, incluso en nuestras clases de salud, incluso en nuestras clases de ciencias, nuestros libros se han quedado anticuados.

Y lo que es más importante, nuestros educadores están gravemente mal instruidos en el tema. Así que han sido formados para dar información falsa. Y creo que sin duda es algo que tenemos que abordar. Pero creo que tardará en pasar. Y creo que los padres realmente tienen que tomar el relevo, ¿sabes? Y mientras tanto decir: "Oye, mira lo que estás aprendiendo aquí no es exacto. Aquí está la realidad".

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.