En los últimos años, las personas mayores han empezado a considerar finalmente el cannabis como una hierba medicinal en lugar de una droga peligrosa. Se trata de un paso importante para una generación que ha crecido durante la prohibición. Y si ha sucedido, ha sido por una buena razón. En todo el mundo, las personas de la tercera edad se están concienciando cada vez más de las propiedades terapéuticas de los cannabinoides, siendo el CBD no psicotrópico la opción preferida. Esto no quiere decir que un poco de THC sea perjudicial para las personas ancianas, pero en la mayoría de los países, las leyes sobre el cannabis medicinal siguen yendo por detrás de los descubrimientos científicos.

El deterioro de la salud es una parte inevitable del proceso de envejecimiento, que a menudo lleva a las personas mayores a usar medicamentos farmacéuticos con muchos efectos secundarios (y en ocasiones graves). Las investigaciones muestran que el CBD tiene efectos "antienvejecimiento" en nuestro cuerpo y que puede tratar o aliviar los síntomas de la mayoría de las enfermedades relacionadas con la edad, sin efectos secundarios importantes. Muchas personas mayores también están descubriendo sus beneficios para su bienestar general, no solo para combatir problemas específicos. Aquí están las afecciones más comunes que las personas mayores pueden tratar mediante el CBD.

ALIVIO DEL DOLOR, ARTRITIS Y OSTEOPOROSIS

Cualquier persona mayor de 60 años comienza a experimentar algún tipo de dolencia. Puede deberse a lesiones previas, dolor muscular, articular u otras afecciones. Se ha demostrado que el cannabis es un calmante para el dolor igual de bueno o incluso mejor que los medicamentos recetados. Los cannabinoides son capaces de reducir el dolor relacionado con la artritis, el cáncer, la neuropatía, los espasmos, la cefalea, las migrañas, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la fibromialgia, la esclerosis múltiple, la recuperación postoperatoria y las lesiones y enfermedades de la médula espinal.

Varios estudios han demostrado que el CBD es un tratamiento prometedor para el dolor articular, así como sus causas subyacentes. Un estudio realizado recientemente por la Universidad de Chicago mostró cómo los cannabinoides "actúan claramente" en varias formas de dolor articular en animales. Estos efectos son el resultado de la inhibición de la señalización de la vía del dolor (principalmente por los receptores cannabinoides CB1) y de los efectos antiinflamatorios (principalmente de los receptores CB2).

El estudio también indica que "los datos demuestran que los varios elementos del sistema de señalización endocannabinoide se expresan en los tejidos apropiados en humanos y animales" y que los cannabinoides en realidad pueden producir efectos beneficiosos sobre el dolor[1] articular.

Otro estudio, en este caso de la Universidad de Halifax, Canadá, ha demostrado recientemente que la inflamación aguda de las articulaciones causada por la osteoartritis inducida en ratas se redujo con tratamiento local de CBD. Los datos presentados en este estudio indican que la administración local de CBD bloqueó el dolor[2] y que el tratamiento profiláctico con CBD impidió el desarrollo posterior de dolor y daño nervioso en las articulaciones con artrosis.

La eficacia del CBD como tratamiento tópico para la artritis[3] se puso en relieve en un estudio realizado en 2016 por La Universidad de Kentucky College of Pharmacy, en un entorno de laboratorio, donde el gel transdérmico de CBD redujo significativamente la inflamación de las articulaciones, el dolor y los biomarcadores inflamatorios en ratas.

Aunque estos y otros hallazgos no provienen de ensayos clínicos regulados, los datos preclínicos y humanos de los pacientes indican que el cannabis debe considerarse seriamente como un tratamiento potencial para el dolor articular. El CBD puede ser un agente terapéutico seguro para tratar el dolor neuropático causado por la osteoartritis, posiblemente haciendo retroceder algunas de sus causas subyacentes.

Nuestros receptores cannabinoides también pueden desempeñar un papel en la prevención de la osteoporosis[4], que es otra dolencia habitualmente asociada al envejecimiento. Un estudio de laboratorio realizado por la Universidad de Edimburgo mostró que la actividad del receptor CB1 protege ante la pérdida ósea relacionada con la edad al regular la masa ósea y el ciclo de vida de las células de la médula ósea.

Parece ser que los cannabinoides son capaces de prevenir el deterioro de los huesos y estimular el crecimiento de los mismos, mejorando la densidad del tejido. Los hallazgos de la investigación incluso sugieren que el CBD tiene la capacidad de mejorar significativamente el proceso de curación de los huesos fracturados. Un estudio realizado en 2015 por varios laboratorios se basó en investigaciones anteriores para demostrar la acción del CBD ante la formación ósea[5] y la inhibición de los procesos de degradación del tejido óseo.

Osteoporosis CBD

TRASTORNOS NEURODEGENERATIVOS

Muchos estudios de laboratorio apoyan el CBD como antioxidante y neuroprotector. Se ha demostrado que el CBD y el THC previenen el daño oxidativo inducido por hidroperóxido de igual o mejor manera que otros antioxidantes. Los resultados de las investigaciones muestran que el cannabidiol puede ser un agente terapéutico en potencia para el tratamiento de trastornos neurológicos oxidativos, como la isquemia cerebral. El CBD se considera hoy en día como una herramienta farmacológica prometedora, capaz de atenuar las respuestas inflamatorias neurales. Los pacientes con Alzheimer, demencia y otros trastornos neurodegenerativos informaron de una mejoría en cuanto a memoria, mejor capacidad cognitiva y salud mental en general, durante y después de los tratamientos con CBD.

Una reseña de una investigación reciente titulada "Aspectos neurológicos del uso médico del cannabidiol[6]" recopiló todos los hallazgos preclínicos y clínicos realizados investigando los efectos del CBD por separado. Se examinó el papel potencial del CBD en Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, enfermedad de Huntington, esclerosis lateral amiotrófica e isquemia cerebral. Los resultados indicaron que la evidencia preclínica mostraba que el CBD produce efectos beneficiosos en todas estas afecciones graves, pero se necesitan más estudios clínicos bien diseñados para poder confirmar su aplicación.

Probablemente a raiz de leer algunos estudios que muestran resultados prometedores del CBD en neurología, el gobierno de los Estados Unidos publicó en 2003 una patente titulada "Cannabinoides como antioxidantes y neuroprotectores", afirmando que los cannabinoides son útiles en el tratamiento y la profilaxis de un amplio abanico de enfermedades asociadas con la oxidación, como las isquémicas, las relacionadas con la edad, las inflamatorias y las autoinmunes. La patente también defiende que los cannabinoides limitan el daño neurológico después de los episodios isquémicos.

TRASTORNOS DEL SUEÑO

Durante el sueño, nuestro cerebro elimina toxinas, como los radicales libres, que ha producido durante el día. La calidad del sueño es importante para prevenir enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la edad, y los problemas del sueño son muy comunes entre las personas mayores. Por eso se les recetan pastillas para dormir con frecuencia, lo que causa dependencia y un montón de efectos secundarios.

Se ha demostrado que el CBD disminuye los espasmos musculares causados por trastornos neuromusculares que pueden interrumpir el sueño. El cannabidiol calma la mente y relaja los músculos, y también parece influir positivamente en el ciclo de sueño-vigilia, favoreciendo un descanso nocturno sano y natural.

CBD Dormir Medico

FUNCIONES CARDIOVASCULARES

Varios estudios indican el potencial del CBD para favorecer una buena salud cardiovascular. Su efecto vasodilatador puede contribuir a una presión arterial saludable[7] y aumentar el flujo sanguíneo. En la investigación preclínica, se ha demostrado que el CBD alivia el daño isquémico del tejido, algo que puede dificultar que el corazón reciba oxígeno. Se ha observado que el cannabinoide reduce la magnitud de los infartos[8] en el corazón de ratas y protege contra la lesión isquémica del miocardio.

El mismo efecto antiisquémico en ratas también afecta al tejido cerebral. Un estudio mostró que la administración de cannabidiol después de los episodios hipóxico-isquémicos reduce la lesión cerebral a largo plazo[9] y restaura la función neuroconductual. Tanto en laboratorios como en terapias clínicas, hoy en día el CBD se usa de manera efectiva como medicamento para la prevención de accidentes cerebrovasculares y en la recuperación del cerebro después de dichos accidentes.

Finalmente, los efectos antiinflamatorios y antioxidantes del CBD también parecen proteger contra el daño cardiovascular[10] causado por la diabetes tipo 2, donde la enfermedad cardiovascular es un efecto secundario.

SALUD GASTROINTESTINAL

Las complicaciones digestivas y gastrointestinales pueden añadirse al cuadro clínico como resultado del deterioro celular relacionado con la edad y la inflamación en el tracto digestivo. Además, las personas mayores a menudo sufren de pérdida de apetito, lo que causa problemas de peso, debilidad de los tejidos y trastornos psicológicos. El CBD ha demostrado ser un buen estimulante del apetito, y las enfermedades inflamatorias del intestino[11], la colitis y la enfermedad de Crohn podrían ser atajadas por el CBD de manera exitosa.

Gastrointestinal CBD Medico

CÓMO PUEDEN UTILIZAR LAS PERSONAS MAYORES EL CBD

Incluso si la mayoría de la población de tercera edad no ha experimentado todavía con el CBD, cada vez más pacientes, mayores o no, ya han podido reducir su consumo de medicamentos recetados al tomar cannabinoides. Todavía hay muchas personas de la tercera edad que no saben que el cannabis medicinal puede ayudarles mucho en su calidad de vida, y quienes ya han comenzado a tomar CBD están muy contentos con los resultados.

El CBD no tiene efectos secundarios, y si los tiene son muy leves, se usa como un sustitutivo o un suplemento para los analgésicos y relajantes musculares con receta. Los productos con CBD ayudan a las personas a lidiar contra el dolor, la inflamación e incluso las convulsiones, aunque los profesionales de la medicina todavía no están del todo seguros de las dosis para cada afección.

El CBD se presenta en una amplia variedad de formas, que incluyen píldoras, cristales de CBD, ungüentos, comestibles, esprays, aceites y tinturas, que se pueden tragar o disolver bajo la lengua. Esta variedad de métodos hace que el consumo y la dosificación sean muy fáciles, incluso para personas mayores o discapacitadas. Los aceites cannabinoides también se pueden mezclar en la comida y bebida habituales, y no producen los efectos asociados al THC. Con la demanda creciente de CBD, se están desarrollando constantemente nuevos productos para todo tipo de necesidades y problemas de salud, incluidas fórmulas específicamente diseñadas para el envejecimiento de la población.

Descargo de responsabilidad: Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.