5 SEMILLAS GRATIS para los 100 primeros en usar el código 22PED5 al pagar

La inflamación contribuye a una enorme cantidad de problemas de salud, pero no es una enfermedad en sí misma. Este proceso desempeña un papel clave en la respuesta a las lesiones e infecciones. Pero la inflamación crónica, causada por una gran variedad de factores (entre los que se incluye la dieta y las enfermedades subyacentes), puede causar estragos en el cuerpo.

Debido a que las enfermedades inflamatorias crónicas son la principal causa de muerte[1] en todo el mundo, los científicos están buscando terapias para combatir este trastorno fisiológico, y algunos tienen puestas sus miras en el CBD como posible candidato.

EL CBD Y EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El CBD se produce dentro de los tricomas de las plantas de cannabis, como metabolito secundario. Esta molécula interacciona con el cuerpo humano en varias maneras, ejerciendo sus efectos parcialmente a través de receptores de serotonina y vanilloides. De modo similar a otros cannabinoides, el CBD también influye en el sistema endocannabinoide. Este sistema se compone de receptores cannabinoides (CB1 y CB2), que se encuentran en las membranas celulares de muchos tipos de células diferentes distribuidas a lo largo del cuerpo.

Varios cannabinoides logran sus efectos medicinales uniéndose a estos receptores. Aunque el CBD no se vincule directamente a estos receptores (de hecho se sabe que es un antagonista), sigue influyendo en el sistema endocannabinoide de forma indirecta. El CBD tiene la capacidad de aumentar o reducir la acción vinculante de ciertos receptores, y también ejerce de inhibidor de recaptación de anandamida.

¿Te preguntas qué es la anandamida? Buena pregunta. La anandamida pertenece a una clase de moléculas conocidas como endocannabinoides. Estas moléculas comparten una forma muy similar a la de los cannabinoides de la planta de cannabis, o fitocannabinoides, y por este motivo pueden unirse a los mismos receptores.

 Inflamación del cuerpo CBD

¿QUÉ ES LA INFLAMACIÓN?

La investigación sobre el cannabinoide ha demostrado su potencial para ayudar a mediar la respuesta inmune asociada con enfermedades autoinmunes como las que hemos mencionado anteriormente, además del dolor neuropático, la hipertensión, la enfermedad de Alzheimer y la depresión. Un artículo científico sobre este mecanismo afirma que el CBD parece prometedor para el desarrollo de fármacos antiinflamatorios. La molécula podría actuar para combatir la inflamación y el estrés oxidativo asociado a la misma de muchas formas, que incluyen ejercer un efecto inmunosupresor en células macrófagas y microgliales, unas células que influyen en la inflamación y la inmunidad. 

Otra investigación publicada en la revista PLOS One analizó los efectos del CBD sobre la inflamación intestinal. Tras aplicar un tratamiento de CBD a ratones, se produjo una reducción en los niveles de macrófagos en los intestinos de los roedores, lo que apunta a futuras estrategias terapéuticas con CBD para el tratamiento de enfermedades intestinales inflamatorias.

EL CBD Y LA INFLAMACIÓN

¿Puede el CBD ayudar a calmar la inflamación del cuerpo? Esta es una buena pregunta que los investigadores se están esforzando por responder. La inflamación crónica causa estrés oxidativo, que a su vez provoca más inflamación. El estrés oxidativo se produce cuando los radicales libres (moléculas sin carga altamente reactivas) superan en número a los antioxidantes del cuerpo, lo que les permite infligir daños a las células. Aunque el cuerpo produce antioxidantes para aplacar los daños causados por los radicales libres, a veces no basta con nuestras defensas internas. Afortunadamente, muchos alimentos contienen antioxidantes (como la vitamina C) que ayudan a neutralizar estas moléculas perjudiciales. Curiosamente, la ciencia está investigando el potencial del CBD como antioxidante[2] en animales con inflamación.

Los estudios en curso también están analizando el potencial del CBD para frenar la inflamación al actuar sobre varios receptores[3] del cuerpo. Sin embargo, la acción del CBD sobre estos receptores sigue sin estar clara.

Los posibles objetivos moleculares son:

  • Receptores cannabinoides: los principales receptores del sistema endocannabinoide están diseminados por todo el sistema nervioso y el sistema inmunológico, y desempeñan una función reguladora en lo que respecta a la inflamación. Aunque el CBD tiene poca afinidad con estos receptores, sigue interactuando con ellos de varias formas importantes.
  • Canales TRP: el CBD se une a varios canales de receptores potenciales transitorios (TRP), algunos de los cuales están implicados en la inflamación y el equilibrio redox (equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes).
  • PPARy: considerado como un receptor cannabinoide por algunos científicos, este receptor nuclear modula la expresión de los genes proinflamatorios.

Además, la ciencia está analizando el efecto del CBD sobre la inflamación intestinal. Por ejemplo, en una investigación publicada en la revista PLOS One se administró este cannabinoide[4] a ratones con el fin de observar sus efectos sobre las células intestinales inflamadas.

Inflamación CBD

CBD PARA DEPORTISTAS

Los atletas representan una población con un riesgo elevado de sufrir lesiones musculoesqueléticas agudas y patologías crónicas. Las lesiones agudas comienzan siempre con una respuesta inflamatoria. Aunque los descubrimientos mencionados anteriormente son alentadores, todavía queda mucho por aprender sobre el impacto del CBD a la hora de combatir el dolor y de reducir la hinchazón y el malestar. Curiosamente, esto no ha impedido que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) haya eliminado recientemente el CBD de su lista de sustancias prohibidas. Esto significa que los atletas olímpicos y los deportistas profesionales ya no serán penalizados por consumir CBD antes o después de competir.

Exención de responsabilidad médicaLa finalidad de la información recogida en esta página, en enlaces externos o utilizada como referencia aquí es exclusivamente divulgativa y no debe considerarse como una recomendación profesional, médica o legal. Royal Queen Seeds no aprueba, defiende ni promueve el consumo de drogas legales o ilegales.

Royal Queen Seeds no se hace responsable del contenido de referencias incluidas en nuestras páginas o páginas a las que dirigimos nuestros enlaces, que aprueben, defiendan o promuevan el consumo de drogas legales o ilegales, o actividades ilegales. Por favor, consulta con tu médico o profesional de la salud antes de consumir cualquiera de los productos o seguir los métodos mencionados, referenciados o enlazados en esta página web.

Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.