Una de las principales excusas para prohibir la hierba, es que los niños podrían acceder a ella con mayor facilidad si estuviera legalizada. Lo que en realidad significa es que tienen miedo de que sus hijos adolescentes empiecen a colocarse.

Aunque se trate de una preocupación comprensible, gran parte de este temor es infundado. En todos los estados de EE.UU. en los que se ha legalizado la marihuana, el consumo entre adolescentes se ha mantenido estable o ha disminuido. En Colorado, el estado más vigilado, el consumo entre adolescentes ha caído en picado.

Los adolescentes no son tontos, aunque cuatro décadas de propaganda antidroga dejan huella. Los chavales son más proclives a adoptar ciertos comportamientos por la emoción que acompaña a salirse con la suya y eludir las consecuencias. La legalización de la marihuana como droga recreativa y legal para adultos, elimina parte de esa emoción. A medida que el cannabis avanza en su normalización como sustancia terapéutica, desaparece la atracción por lo ilícito.

Dicho esto, es buena idea hablar con tus hijos sobre drogas, cannabis incluido. La forma de hacerlo, así como "dónde" y "cuándo", es otra historia. Al fin y al cabo, nadie puede decirte cómo educar a tus hijos, pero debes tener en cuenta que los niños reciben información de muchas fuentes, algunas de las cuales no son fiables en absoluto. Ya no se trata de "mis amigos del cole", sino de una red global de influencias a la que acceden a través de internet.

Cuanto más aprendan tus hijos de ti, mejor preparados estarán para tomar decisiones correctas. O al menos, decisiones que tú puedas entender o apoyar mientras sigan viviendo bajo tu techo.

chico fumando cannabis

SÉ SINCERO

La mejor opción como educador, padre/madre, o ambos, es ser honrado. Una vez más, los niños no son tontos, y te respetarán más si saben que no les mientes. Tanto si no te gustan las drogas como si fumas a diario, hay ciertos aspectos básicos a tener en cuenta a la hora de hablar con tus hijos sobre drogas. A continuación, te presentamos algunos ejemplos.

EMPIEZA CON LA CIENCIA

Este apartado es muy interesante. ¿Quién sabe? Tal vez tu hijo se anime a convertirse en investigador científico. ¿Por qué? La explicación científica del cannabis es fascinante. El descubrimiento de la existencia de los endocannabinoides y su funcionamiento dentro del cuerpo humano han revolucionado la industria del cannabis medicinal.

Esta es una excelente forma de enfocar el tema. También es una buena manera de explicar a los niños qué hacen los cannabinoides en el cerebro, sin prejuicios ni recurrir a estereotipos. Además, en el aspecto pasivo-agresivo, los científicos tienen que sacar buenas notas. ¿Fumar antes del examen de química? Probablemente no sea una buena idea.

INTENTA USAR EJEMPLOS REALES

Los padres estadounidenses están descubriendo que trabajar en el sector de la marihuana es especialmente arriesgado. No sólo por el peligro adicional que supone como padres. Hay quienes han perdido la custodia de sus hijos a consecuencia de haber llegado al trabajo colocados.

Trabajar en este sector también puede contribuir a juicios morales y estereotipos por parte de otros padres. Puede que a tu hijo no le vuelvan a invitar a casa de un amigo. ¿Te parece una locura? Pues suele pasar. Sin embargo, cuanto más preparados estén tus hijos para este tipo de cosas, menos les afectarán. Si les explicas tus motivos para trabajar en el sector, será más fácil de entender para otros adultos; y si no es así, al menos es un comienzo honesto.

padre trabajando en industria cannabis

Y en el caso opuesto, ¿cómo le explicas a un niño que no debe consumir marihuana si tú trabajas en el sector del cannabis? Fácil. De la misma forma que si trabajaras en una bodega.

Hay muchos productos que los niños no deben consumir y muchas cosas que no deben hacer. Los menores de 18 años no pueden conducir y los niños que no llegan a cierta altura no pueden montarse en algunas atracciones. Hay muchas cosas limitadas a los adultos y el cannabis es una de ellas. Si tus hijos te respetan, seguirán tus consejos.

Lo cierto es que el concepto de las "drogas" ya genera miedo de forma inherente en la mayoría de chicos. Si propicias un entorno adecuado para esta temática, lo más probable es que recibas tu recompensa. Siempre será preferible que tus hijos acudan a ti en primer lugar cuando tengan dudas.

¿QUÉ OCURRE SI YO CONSUMO MARIHUANA?

En esta situación, hablar de drogas con tus hijos puede ser un poco más difícil, pero no tiene por qué ser siempre así, sobre todo si la consumes por motivos terapéuticos.

Si fumas con fines recreativos, trata de ocultárselo a tus hijos hasta que tengan edad suficiente para entenderlo. Se han dado casos de padres que fueron denunciados a las autoridades por sus hijos, que los consideraban padres poco apropiados al no entender las implicaciones de lo que decían en el colegio. Tampoco deberías perder de vista tus brownies cargados de THC. Son precauciones que cualquier padre o madre debería tomar para proteger a sus hijos.

Como padre, hay muchas cosas que no son apropiadas para tus hijos; estas reglas son más fáciles de entender si no eres hipócrita ni condescendiente con ellos.

Sacarse el carnet de conducir es mucho más importante para cualquier adolescente que fumar con sus padres. Utiliza incentivos que sabes que serán efectivos.

¿CÓMO SACO EL TEMA?

Hay muchas formas de sacar el tema. Por lo general, ni siquiera hace falta planearlo; los niños suelen hacer preguntas. Pero si no lo hacen, acuérdate de mencionarlo cuando tu hijo/a tenga entre 10 y 14 años. Hazlo poco a poco y de forma que no resulte amenazadora, y tus hijos confiarán en tu opinión... normalmente.

También sentirán que pueden hacerte más preguntas en el futuro. Esto es exactamente lo que debes incentivar.

padre conversa con hijo

¿Y SI NADA FUNCIONA?

Si sospechas que tu hijo consume algún tipo de droga, cannabis incluido, es motivo de preocupación. Trata de no lanzar acusaciones a la ligera. Los adolescentes son, por definición, volubles, y atraviesan todo tipo de altibajos emocionales. ¿Te acuerdas?

Si estás seguro de que tu hijo tiene problemas, de drogas o de otra clase, tu deber como progenitor es involucrarte. Si tus hijos consumen drogas, tendrán un motivo; no es el tipo de cosa que un adolescente hace de forma espontánea. Suele ser un indicio de otros problemas. Tal vez se trate de una llamada de auxilio.

Intenta hacer frente a la situación de la forma más honesta que puedas. Como padre o madre, es fácil sentirse culpable. Trata de evitarlo. Sólo serás culpable si no haces nada.

Pero incluso en estos casos, las prohibiciones de los padres pueden tener sus límites. La drogadicción es un problema grave. En Estados Unidos, sobre todo, puede romper familias; por lo general, esto suele estar relacionado con el alto coste de la asistencia sanitaria. Pero la adicción es horrible en cualquier país para las personas más cercanas al problema. Si estás preocupado, haz lo que consideres más conveniente; es lo único que se te puede exigir.

Llegará un momento en el que tus hijos ya no sean niños.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar