Un reciente estudio, llevado a cabo por la University College de Londres, descubrió que estudiantes de 11 años de edad con grandes resultados académicos serán más propensos a colocarse en la adolescencia. El informe se basaba en las calificaciones escolares obtenidas en un examen de nivel realizado a esta edad. Esta prueba se centra en los conocimientos de matemáticas, ciencias e inglés.

El estudio fue publicado en la revista BMJ Open Journal, la primera plataforma online del sector médico que proporciona acceso libre a todo tipo de estudios de investigación. Analizaba los datos de 6.059 jóvenes de 838 colegios públicos y 52 privados de pago de Inglaterra durante un periodo de 7 años. Sugiere que aquellos con mejores resultados académicos eran "cautos en un primer momento con las sustancias ilegales al principio de la adolescencia, ya que son más conscientes de las repercusiones inmediatas y a largo plazo que podría conllevar incumplir la ley que aquellos con menores capacidades académicas."

Los chavales de 11 años de edad con mejores notas en el colegio mostraron menor tendencia a fumar tabaco durante la adolescencia. Pero aquellos alumnos con más éxito académico también eran casi dos veces más propensos a consumir cannabis a menudo y un 50% más propensos a consumirlo ocasionalmente. Lo mismo sucedía con el alcohol. Los patrones observados durante la adolescencia parecían mantenerse durante la edad adulta. "Los efectos observados y la frecuencia del consumo de cannabis son peores cuando se inicia en edad temprana."

Los investigadores creen que esos resultados podrían deberse a la mayor cautela expresada en la primera etapa de la adolescencia sobre los riesgos para la salud del tabaco (probablemente transmitido por los padres), mientras el consumo de sustancias psicoactivas responde a la curiosidad, aunque "dichas asociaciones persisten durante la madurez. Esto nos proporciona pruebas que respaldan la hipótesis de que las habilidades académicas se asocian con la 'experimentación' y el consumo de estas sustancias."

Estudio estudio adolescente fumar cannabis

Aunque el estudio ofrece una muestra de gran tamaño, sobre la que se efectuó un seguimiento anual durante 7 años, obviamente no se aportan datos sobre la cantidad de consumo exacta de alcohol, tabaco ni marihuana. Tampoco se conocen datos de la prueba de nivel del 1,7% de los estudiantes de colegios de pago. Sin embargo, el estudio nos ofrece un dato crucial sobre los hábitos de los jóvenes más inteligentes respecto al resto de la población de su franja de edad.

Especialmente en el caso de los alumnos más aventajados, este estudio sugiere que podría ser interesante educar a los niños sobre los riesgos para la salud asociados con el cannabis, el alcohol y el tabaco. De esta forma estarán más preparados para tomar decisiones mejor informadas sobre las elecciones que a las que se enfrentarán en su época adolescente.

Sin duda, escoger la marihuana en lugar del tabaco no es una mala idea. Los estudios indican que consumir cannabis podrían incluso reducir los perjuicios de fumar, sobre todo si se consumen correctamente, como vaporizando o en aceites de CBD. De hecho, el cannabis ha demostrado que reduce las infecciones y la formación de flemas con sus propiedades antiinflamatorias. Una gran alternativa al consumo de tabaco.

Esperemos que los padres mantengan la tendencia de educar a sus hijos sobre los peligros y riesgos para la salud de fumar y beber, para que los devastadores efectos del consumo de alcohol y tabaco se reduzcan en el futuro.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar