El cannabis medicinal es legal en Italia desde 2007, aunque conseguir la prescripción de un médico, encontrar una farmacia que vendiese la hierba y cumplir los requisitos del procedimiento era complicado, por no decir imposible, hasta recientemente.

Hasta hace unos meses, los únicos productos con contenido de THC autorizados eran los diferentes "Cannabis Flos" de la compañía holandesa Bedrocan. A día de hoy, el departamento farmacéutico del ejército está suministrando una nueva cepa medicinal a hospitales y farmacias. Es más, las farmacias italianas están autorizadas a preparar dosis exactas para vaporizar, tés herbales, tinturas, resinas, aceites, cápsulas micronizadas, lágrimas oftálmicas, supositorios, líquidos para cigarrillos electrónicos o geles transdérmicos. Todo ello a partir de marihuana medicinal registrada oficialmente. Esto es la teoría sobre el papel, pero la realidad es ligeramente distinta.

cannabis medicinal médico prescripción de farmaciaTEORÍA Y PRÁCTICA

Para acceder al cannabis terapéutico se necesita una prescripción. Los médicos italianos tienen permitido recetar la hierba "para tratar cualquier enfermedad para la cual existe literatura científica suficiente". La cuestión es cuánto es suficiente, y la importante carencia de información acerca de la dosificación, ratios THC:CBD, plazos y métodos de administración, limita a la mayoría de doctores para prescribir cannabis. Desde el punto de vista del médico, un tratamiento para el dolor basado en la amplia literatura sobre los calmantes tradicionales es mucho más fácil de asumir.

El coste de los tratamientos con cannabis está cubierto por la sanidad pública para esclerosis múltiple, cáncer y dolores crónicos, anorexia, SIDA, efectos secundarios de la quimioterapia, glaucoma y el síndrome de Tourette. Pero esto sólo ocurrirá en el caso de que el paciente no experimente mejoría con medicación convencional, que sigue siendo el tratamiento preferente. Además, cada una de las 20 regiones del sistema sanitario italiano (SSR: Sistema Sanitario Regionale) tiene autonomía en sus políticas, por lo que pueden decidir en última instancia rechazar el coste del tratamiento para ciertas enfermedades. Por último, muy pocos médicos de cabecera o especialistas asumen la responsabilidad de prescribir cannabis terapéutico para tratar cualquier otra dolencia no incluida en la lista del SSR, a pesar de que pueda parecer que existe "suficiente" literatura sobre esa enfermedad concreta.

EL EJÉRCITO MEDICINAL

El "Stabilimento Chimico Farmaceutico Militare" es una división farmacéutica del Ministerio de Defensa. Entre sus funciones, esta institución está al cargo de la producción de medicamentos "huérfanos" para enfermedades raras, aquellas que las compañías farmacéuticas no quieren desarrollar, porque su potencial económico no resulta atractivo. Dado el interés creciente por las aplicaciones terapéuticas del cannabis, intentar asignar la licencia de producción de marihuana medicinal a unos pocos operadores privados mediante una licitación pública probablemente hubiese derivado en una guerra civil, así que el ejército entró en escena.

Acompañado de una gran cobertura en los medios de comunicación, el Stabilimento Chimico Farmaceutico Militare produjo, probó e inició la distribución de su primera variedad medicinal, llamada FM2 en honor de un misil balístico o de una radio privada. Este cruce se desarrolló en otro centro de investigación pública, el CREA-CIN, liderado por el doctor Gianpaolo Grassi. Su perfil cannabinoide es similar al de la Dutch Bediol, con un 6% de THC y un 8% de CBD.

Tras quemar un par de cosechas experimentales, el ejército comenzó a invadir las farmacias y hospitales italianos con su FM2. Su objetivo es cubrir toda la demanda nacional en unos años. Por el momento, la producción anual del ejército ronda los 100kg, aproximadamente la misma cantidad de cannabis "recreativo" casero que se quema al día en Roma o en Milán.

En cualquier caso, 100kg de marihuana medicinal de interior y libre de moho es un buen comienzo, incluso para un país con un clima que permitiría unas producciones de gran calidad en exterior y en invernaderos durante todo el año. La FM2 aparentemente permite a los pacientes ahorrar un 30% del precio de sus medicamentos, en el caso de no estar cubiertos por el SSR. El cannabis terapéutico holandés cuesta entre 18 y 24 euros, mientras el italiano tiene un precio inferior a los 15.

SI QUIERE SE LO PODEMOS PICAR

Las farmacias deben llevar un control muy estricto de sus existencias de cannabis medicinal, y los médicos que lo prescriben tienen que enviar un formulario al Ministerio de Salud con los datos clínicos y las justificaciones para su elección de tratamiento. Prescribir y adquirir muchas otras drogas psicotrópicas es mucho más fácil. Además, las farmacias no pueden vender el bote de Bedrocan 5g Flos sellado a un único paciente. El medicamento se debe preparar, lo que supone que un especialista sanitario tendrá que picar el cogollo para cada paciente y sólo administrará unos pocos porros en cada visita.

Una vez los médicos reciban la información necesaria, podrán prescribir 5 variedades terapéuticas diferentes, con distintas ratios y concentraciones de THC y CBD: Bedrocan, Bediol, Bedica, Bedrobinol y Bedrolite. Además de la nueva cepa autóctona FM2. A diferencia de los productos de Bedrocan, parece que el misil FM2 se lanzará desde tierra firme, probablemente para ahorrar a los farmacéuticos el tiempo dedicado a la preparación comentada anteriormente. Esto se justifica porque picar el material en pedazos de menos de 4mm lo hace "uniforme". Por favor, no queremos tallos ni hojas en la marihuana italiana. Y no es un gran problema que picar provoque la descomposición de los tricomas y aumente la exposición al aire y a la luz, degradando los principios activos.

Italia farmacéutica medicina salud de su médico FM2 BedrocanEL FUTURO Y EL DERECHO AL AUTOCULTIVO

Justo cuando el cultivo casero estaba despegando en Italia, al igual que en casi cualquier parte del mundo, los pacientes italianos solían sufrir problemas de abastecimiento de cannabis terapéutico. Durante los próximos años, el mercado de la marihuana terapéutica estará repartido entre Bedrocan y el Stabilimento Chimico Farmaceutico Militare, dado que es bastante improbable que se concedan nuevas licencias a productores privados, ya sean nacionales o internacionales. Aunque seguramente reduzca la dependencia italiana de la hierba holandesa, no parece que el ejército vaya a ser capaz de mantener el pulso a la demanda de un número de pacientes que crece drásticamente.

Por otra parte, una ley reciente ha impuesto a las farmacias la preparación de derivados cannábicos para calcular exactamente el perfil cannabinoide para cada bote o extracto suministrado al paciente. Por tanto, muy pocas farmacias producirán extractos de cannabis a medida de las necesidades de cada paciente. Y aunque la propuesta de legalización total sigue a la espera de ser debatida en el parlamento, a los pacientes todavía se les niega el derecho a cultivar su propia marihuana terapéutica, ya sea a nivel particular o mediante asociaciones.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar