USA DAYS — Hasta 50% de descuento en variedades USA Comprar ahora

By Max Sargent

Hoy en día, es habitual encontrar productos de CBD en las tiendas naturistas y hasta en los supermercados. La mayoría de la gente ha oído hablar del cannabidiol, y millones de personas lo consumen por un motivo u otro. Incluso la Organización Mundial de la Salud ha confirmando su buen perfil de seguridad[1]. Pero, ¿existe la posibilidad de pasarse con el CBD? Si ingieres este cannabinoide con demasiada frecuencia, ¿es posible desarrollar tolerancia a sus efectos positivos?

Para responder a estas preguntas, comenzaremos con una breve descripción del desarrollo de tolerancia.

¿QUÉ ES LA TOLERANCIA?

La tolerancia es el proceso mediante el cual tenemos que aumentar el consumo de un medicamento para obtener los mismos efectos con los que habíamos empezado. La tolerancia es distinta de la adicción o la dependencia, que es el consumo compulsivo de una droga, o la necesidad de seguir tomando una droga para sentirse "normal". La tolerancia se puede formar a través de mecanismos múltiples: celular, donde la célula se vuelve menos sensible a la sustancia; metabólico, donde la sustancia alcanza en menor medida el lugar de interacción; o conductual, cuando el consumidor se acostumbra a los efectos de la sustancia.

Tolerancia al THC

UN VISTAZO AL THC

Tal y como pueden confirmar los fumadores de hierba, el consumo regular de THC genera tolerancia: los fumadores veteranos consumen con mucha más frecuencia que los principiantes. Además, la tolerancia se desarrolla de manera distinta y también varía según la fisiología de cada persona. Por lo tanto, la experiencia completa de colocarse será diferente cuanto más se fume. Muchos consumidores habituales se toman épocas de descanso o cambian de cepas para recargar su tolerancia después de mucho consumo.

La tolerancia al THC se genera principalmente a través de las células. El THC se activa uniéndose a los receptores CB1 en el cerebro. Si esto se repite con frecuencia, las células intentan revertir el efecto y mantener la actividad normal del CB1. Lo logran de dos maneras principalmente: la primera se llama desensibilización, donde los receptores CB1 se unen a los cannabinoides con menos facilidad. La segunda manera se llama internalización, y es el proceso mediante el cual los receptores CB1 se extraen de la superficie de la célula hacia su interior; a diferencia de los receptores desensibilizados, que aún pueden activarse con el THC, aunque en menor grado, las células internalizadas dejan de responder por completo.

Dado que este cannabinoide no se une a los receptores CB1, no produce los efectos psicotrópicos relacionados con el THC. Sin embargo, influye en el sistema endocannabinoide de diferentes formas: uniéndose a los receptores del "SEC expandido" y alterando los procesos enzimáticos. 

EL CBD Y TU SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

El CBD tiene una relación con el CB1 muy diferente a la de otros cannabinoides, ya que es antagonista. A través de una actividad llamada modulación alostérica negativa[3], el CBD reduce la afinidad con los receptores CB1, haciéndolos menos sensibles a otros cannabinoides. Como tal, los efectos del CBD funcionan en la dirección opuesta del THC: en lugar de activar en exceso el sistema endocannabinoide, le da un respiro. Y, de hecho, muchos problemas con el sistema endocannabinoide pueden deberse a su exceso de actividad, que causa problemas como ansiedad y comer impulsivamente.

El CBD también aumenta los endocannabinoides naturales del cuerpo, ya que compite con ellos por las proteínas de unión que los descomponen. El CBD se puede considerar como un tipo de inhibidor de la recaptación de endocannabinoides.

Esta combinación de antagonizar los receptores CB1 y aumentar los endocannabinoides naturales produce los efectos relajantes, la concentración y el "estado de flujo" característicos del CBD. ¿Pero puede este perfil de efectos generar tolerancia?

Interacción CBD

LAS PRUEBAS

Los estudios[4] parecen sugerir[5] que el CBD no genera tolerancia, y de hecho puede tener efectos de tolerancia inversa; Estos hallazgos podrían tener implicaciones importantes para la investigación del pleno potencial del cannabidiol. Parece que las células CB1 no resisten la modulación alostérica negativa de la misma manera que resisten la estimulación intensa directa. Además, dada la relación específica del CBD con los receptores CB1, es probable que ayude a modular el patrón de desarrollo de tolerancia al THC. Si fumas marihuana y te preocupa el tema de la tolerancia, deberías añadir un poco de CBD a tu ingesta de cannabinoides.

Se necesita más investigación para confirmar la hipótesis de la "tolerancia inversa", pero las pruebas sugieren que los consumidores de CBD probablemente no deben preocuparse por la tolerancia. Esto es muy importante, especialmente dada la amplia gama de efectos medicinales del CBD. Muchos de los problemas que puede abordar están siendo tratados con productos farmacéuticos bastante agresivos que además generan tolerancia. La ausencia de desarrollo de tolerancia al CBD es otro punto a favor para este cannabinoide milagroso.

Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.