El cannabis ha sido considerada una sustancia adictiva durante mucho tiempo. No obstante, esto está cambiando. Estudios recientes revelan que el cannabis es en realidad mucho menos adictivo que muchas otras sustancias legales e ilegales.

Se ha demostrado que el CBD, uno de los principales cannabinoides de la marihuana, podría de hecho ayudar a tratar la adicción y los comportamientos adictivos. Si quieres saber más, continúa leyendo.

¿CÓMO FUNCIONA LA ADICCIÓN?

Para comprender mejor cómo ayuda el CBD a gestionar la adicción, primero es importante comprender la ciencia que se esconde detrás de las adicciones y del comportamiento adictivo.

El cerebro humano posee un sistema de recompensa basado en la dopamina, un complejo neurotransmisor. La dopamina es un químico muy potente, capaz de crear deseos intensos en el cerebro. En un principio, estos antojos están diseñados con el fin de ayudarnos a sobrevivir, e incluyen los deseos de comida, sexo o interacción social.

Una vez sucumbimos a estos deseos, experimentamos sensaciones de placer. Esto viene provocado por otros neurotransmisores que actúan en áreas específicas del cerebro, como el tallo cerebral, el pálido ventral, el núcleo accumbens y la corteza orbitofrontal. Estas áreas se denominan a menudo "puntos hedonistas".

Los deseos se desencadenan primero cuando la dopamina (que se forma en la parte superior del tallo cerebral) comienza a fluir a través de una vía compleja que conecta estas distintas áreas del cerebro. Desde el tronco cerebral, la dopamina viaja primero al estriado dorsal, en el que las neuronas del cerebro identifican las experiencias de recompensa (como comer, beber, fumar o mantener relaciones sexuales), y comienzan a desarrollar hábitos a partir de las mismas.

La dopamina también fluye a través de la corteza prefrontal, en la que se combina con un aminoácido conocido como glutamato, para desencadenar visualizaciones intensas que impulsan tus antojos. La dopamina viaja a continuación a la amígdala, en la que estimula aún más tu cerebro mediante respuestas emocionales aprendidas. Esto podría incluir recuerdos agradables de momentos en los que caíste en la tentación de tus deseos en el pasado.

Muchas cosas pueden provocar adicción: el sexo, las drogas, la comida, la pornografía, el juego, etc. La mayoría de estas sustancias/actividades aumentan el flujo de dopamina a través del cerebro. Como resultado, básicamente pueden reconectar este circuito del cerebro y provocar adicción en personas vulnerables.

No obstante, la forma en que estas sustancias o comportamientos interactúan con el sistema de recompensa de la dopamina en nuestro cerebro varía. La cocaína, por ejemplo, bloquea los transportadores de dopamina y detiene temporalmente la eliminación del exceso de dopamina en el cerebro. La nicotina, por otro lado, estimula temporalmente la producción de dopamina, aumentando las sensaciones de placer después de fumar.

Sendas De Cerebro Y Dopamina Cannabis

EL CBD Y LAS ADICCIONES: ¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

Existe un conjunto sólido de pruebas que demuestran que el CBD tiene la capacidad de ayudar al consumidor a contener una serie de adicciones.

Por ejemplo, un estudio de 2013 publicado en la revista médica Pharmacology, Biochemistry and Behaviour ha revelado que el CBD podría ayudar a tratar el alcoholismo.

El estudio evaluó los efectos del CBD transdérmico en un modelo de alcoholismo sobre un roedor. Más concretamente, se observó la manera en que el CBD afectaba a la neurodegeneración provocada por la adicción al alcohol. Se cree que la neurodegeneración es el factor principal que provoca el trastorno del abuso del alcohol. Al dañar las células cerebrales e inhibir la creación de nuevas neuronas, parece ser que el alcohol afecta a la cognición, al comportamiento y al funcionamiento adecuado del cerebro, lo que termina por provocar el comportamiento adictivo.

El estudio descubrió que el CBD ayudaba a proteger frente a esta neurodegeneración, reduciéndola hasta en un 40% en ciertos casos. Los investigadores concluyeron que sus resultados sugieren que el CBD es una alternativa factible para tratar y prevenir la neurodegeneración inducida por el alcohol.

De manera similar, la investigación también sugiere que el CBD puede reducir la adicción al tabaco. En 2013, un estudio publicado acerca de los comportamientos adictivos reveló que el CBD puede ayudar a disminuir el consumo de tabaco entre los fumadores.

El estudio se centró en 24 fumadores que querían dejar de fumar. Los fumadores fueron escogidos de manera aleatoria para recibir durante una semana o bien un inhalador de CBD, o bien un placebo. Se les pidió que utilizasen el inhalador cada vez que tuvieran ganas de fumar un cigarrillo.

Durante la semana de tratamiento, los fumadores que habían recibido un inhalador con placebo no mostraron ninguna diferencia en la cantidad de tabaco que consumieron. Sin embargo, quienes recibieron un inhalador de CBD, mostraron un descenso significativo en la cantidad de cigarros que fumaron (de hasta un 40%).

Los autores del estudio sugieren que, en combinación con otras investigaciones sobre el CBD y sus propiedades antiadictivas, estos resultados revelan que el CBD es una opción prometedora como tratamiento para la adicción al tabaco.

Otros estudios también han analizado los efectos del CBD sobre otros tipos de adicción, incluidos los opiáceos, el cannabis rico en THC y las anfetaminas. A continuación hemos incluido enlaces a algunos de estos estudios:

  • El CBD inhibe el efecto que facilita las recompensas de la morfina
  • El cannabidiol, un componente no psicotrópico del cannabis, inhibe la búsqueda de heroína inducida por la adicción y normaliza las alteraciones neuronales mesolímbicas discretas.
  • La desregulación del receptor cannabinoide CB1 y de las redes de señalización asociadas en los cerebros de adictos a la cocaína y de roedores tratados con cocaína.
  • El CBD como tratamiento del síndrome de abstinencia del cannabis

Efectos De Cocaína Y Nicotina

¿CÓMO PUEDE AYUDAR EL CBD A TRATAR LA ADICCIÓN A LA NICOTINA?

Nuestros conocimientos acerca del CBD, el sistema endocannabinoide y cómo interactúan los dos no están completos. De ahí que no se conozca con seguridad la manera en la que el CBD ayuda a contener la adicción y/o el comportamiento adictivo.

Tal y como mencionamos antes, algunos estudios sugieren que el CBD puede ayudar a proteger frente a la neurodegeneración provocada por sustancias como el alcohol. La neurodegeneración está considerada un factor principal a la hora de provocar trastornos relacionados con el abuso del alcohol.

Otros estudios también ha demostrado que el CBD puede reducir la gravedad y la intensidad de los síntomas de la abstinencia. Sabemos que los síntomas provocados por la abstinencia de drogas como la cocaína, la heroína y las metanfetaminas son muy graves, y a menudo provocan que los pacientes recaigan.

Estos estudios también han probado que el CBD puede afectar de manera positiva a las vías de la dopamina, y que están tan íntimamente ligadas con la aparición de adicciones y hábitos. Para leer un artículo más detallado sobre el CBD y las muchas formas en que puede ayudar a tratar las adicciones, échale un vistazo a este análisis en el diario Substance Abuse.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar