El mercado del cannabis está creciendo exponencialmente gracias a la legalización de la marihuana medicinal y recreativa en muchos lugares del mundo. Un ejemplo es EE.UU., donde cada vez más estados legalizan ambas formas de consumo de cannabis.

Canadá elevó el listón aún más al aprobar la legalización del cannabis a nivel nacional, que entrará en vigor a finales de octubre de 2018. Como consecuencia, los estados y provincias están exigiendo que todos los productos del cannabis cumplan con determinadas regulaciones y sean analizados para garantizar la seguridad de los consumidores.

Muchas de estas regulaciones exigen que los cultivadores analicen sus plantas para determinar la presencia de plaguicidas, solventes y metales pesados. Analizar la intensidad y el contenido de cannabinoides es otro paso importante exigido por las regulaciones.

Esto garantiza que los niveles de tetrahidrocannabinol (THC) y de cannabidiol (CBD) estén por debajo de determinados umbrales y no excedan los estándares estipulados. El THC es el cannabinoide responsable de los efectos psicoactivos del cannabis, mientras que el cannabidiol posee otras propiedades beneficiosas.

LA DEMANDA DE CULTIVO REQUIERE DE ESTÁNDARES DE ANÁLISIS MÁS ESTRICTOS

¿Cómo se realizan estos análisis? Existen varios métodos, pero uno de los mejores y más extendidos es la cromatografía.

CROMATOGRAFÍA LÍQUIDA DE ALTA EFICACIA (HPLC)

Casi la mitad del mercado de análisis de cannabis utiliza la cromatografía líquida de alta eficacia (HPLC, por sus siglas en inglés). En cambio, los demás prefieren implementar la cromatografía en capa fina (TLC), la cromatografía de gases (GC) y la cromatografía de fluidos supercríticos (SFC).

La HPLC es el método preferido a la hora de evaluar la potencia, ya que no requiere procedimientos térmicos. Además, proporciona un análisis más preciso en comparación con otros métodos.

Por otro lado, la cromatografía de gases se utiliza para pruebas de residuos de solvente debido a que puede detectar con exactitud la presencia de compuestos volátiles peligrosos. Todo esto se hace para garantizar la seguridad de los consumidores y con el conocimiento de que el mercado cannábico se está volviendo muy popular.

Cromatografía

CROMATOGRAFÍA CENTRÍFUGA DE PARTICIÓN (CPC)

La cromatografía centrífuga de partición (CPC) es otro método utilizado para extraer y purificar el CBD con fines de investigación. Aunque no es un método muy utilizado, su popularidad va en aumento porque su coste es inferior en comparación con otros métodos. Esto se debe a que no utiliza silicio como la HPLC y otras cromatografías. En cambio, utiliza una fase inmóvil líquida para facilitar el proceso de análisis.

Lo mejor de este método es que se pueden reutilizar las columnas de CPC sin riesgo de residuos. Otra característica atractiva de la CPC es que solo requiere alrededor de media hora de procesamiento, lo cual ahorra mucho tiempo (y, por lo tanto, dinero) en comparación con otros métodos. La CPC es similar a la HPLC en que utiliza una fase móvil y una fase inmóvil, solo que la CPC utiliza líquido en la fase inmóvil. Además, la CPC produce un compuesto más puro que la HPLC, alcanzando sus extractos casi un 100% de pureza.

MÉTODOS DE ANÁLISIS DE CANNABIS

Los métodos que aplican los laboratorios que analizan cannabis no son exclusivos del ámbito cannábico; no obstante, cada vez hay más proveedores que ofrecen instrumentos de análisis específicos para cannabis. Por ejemplo, el Cannabis Analyzer for Potency de Shimadzu, que analiza los niveles de cannabinoides mediante HPLC.

Incluye un software de análisis e informe en el que se puede seleccionar entre tres métodos de análisis diferentes. Son de alta sensibilidad, alto rendimiento y alta resolución. El G908 3-in-1 GC-HPMS de 908 Devices es otra herramienta que detecta niveles de terpenos, potencia total y residuos de solventes. Lo hace combinando cromatografía de gases y espectrometría de masas de alta presión.

Está claro que el sector de análisis de cannabis aún está en pañales, pero se esperan más avances en los dispositivos cromatográficos. Cuantas más regulaciones se implementen, mayor será la demanda de instrumentos de análisis.

Laser Chromatography For Cannabis Cannabinoids

LIMITACIONES

No hay dudas de que la CPC es fabulosa para extraer CBD. Sin embargo, es importante que los cultivadores sepan que el método tiene ciertas limitaciones. Hasta ahora, y a pesar de los avances en el sector, la mayoría de los especialistas en purificación no logran encontrar una forma de optimizarla a su gusto. Además, la CPC no es apta para todas las situaciones, ya que no se considera una técnica analítica.

Por eso, en la actualidad se necesita una plataforma de HPLC analítica para producir identificadores de CBD cromatográficos de alta calidad.

CONCLUSIÓN

Es evidente que el mercado del cannabis está evaluando seriamente la situación de sus regulaciones. Vamos en la dirección correcta, y diversos avances ya han logrado que el análisis sea menos costoso, más exacto y más fácil.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar