En febrero de 2019 Bernie Sanders anunció formalmente su intención de participar en las primarias del Partido Demócrata con el objetivo de concurrir a las elecciones presidenciales de 2020. En la anterior campaña perdió en las primarias frente a Hillary Clinton, quien posteriormente sería derrotada por Donald Trump.

Pese a que oficiosamente se convertiría en el candidato demócrata en caso de ganar las primarias, el señor Sanders no ha estado afiliado al partido demócrata ni al republicano durante la mayor parte de su trayectoria política. Por contra, siempre ha mantenido su estatus independiente desde la década de los 70, pese a lo que ha logrado ser escogido para todo tipo de puestos, incluso al enfrentarse a candidatos adinerados y con grandes presupuestos para sus campañas.

Aunque se da por hecho que Bernie se mantendrá fiel a sus ideales, también considera que unirse a uno de los principales partidos es una "necesidad política" en su campaña hacia la presidencia. Esto lo expuso con claridad en una entrevista con USA Today: "tan solo conseguir que la papeleta esté presente en los 50 estados requiere de una ingente cantidad de tiempo, energía y dinero. Debido a ello, tiene todo el sentido del mundo trabajar dentro del sistema del Partido Demócrata, gracias al cual es mucho más sencillo poder aparecer en las papeletas y debatir con otros candidatos".

¿LEGALIZARÁ LA MARIHUANA EL PRESIDENTE ELECTO DE MAYOR EDAD?

Si consigue ser elegido, Bernie tendrá 79 años el día de su investidura, y 83 cuando concluya su primer mandato cuatro años más tarde. De esta forma se convertiría en el presidente electo de mayor edad. Pese a su edad, Bernie parece estar en plena forma, y su plataforma progresista atrae tanto a la juventud estadounidense como a las comunidades más humildes del país.

Bernie Sanders se describe sí mismo como un demócrata socialista que siempre ha defendido el reformismo y la igualdad económica. Si tenemos en cuenta su anteriores campañas y sus declaraciones públicas, no estamos ante alguien que se pliegue en sus opiniones, sino que mantiene sus principios sin importar la oposición a la que se enfrente. Está a favor de que el estado financie la cobertura sanitaria, de aumentar el salario mínimo y de un sistema público de universidades con matrículas gratuitas. Pero además Bernie también se convertiría en el primer presidente de la historia en apoyar abiertamente la legalización total del cannabis tanto a nivel estatal como federal.

Bernie no solo está a favor de la legalización total, sino que esta es una de sus prioridades. Al anunciar su intención de unirse a la carrera presidencial, dejó bien claro que el gobierno de los EEUU debía "poner fin a la destructiva guerra contra las drogas". Y en Twitter ha declarado que "me presento a la presidencia porque necesitamos invertir en trabajos y en educación para nuestros hijos, prescindiendo de prisiones y de encarcelamientos. Hay que terminar con la destructiva guerra contra las drogas, las cárceles privadas y las fianzas en efectivo, y llevar a cabo una reforma integral del departamento de policía".

Además de estas promesas electorales, acaba de publicar un nuevo libro titulado Where We Go from Here: Two Years in the Resistance, que habla sobre los problemas de la prohibición del cannabis. Además también es uno de los cofirmantes de la Marijuana Justice Act. Esta nueva ley, en caso de ser aprobada, no solo eliminaría la marihuana de la lista de sustancias consideradas como drogas, sino que también penalizaría a aquellos estados que consideren el cannabis ilegal, especialmente si los arrestos relacionados con la marihuana tienen que ver con la raza. Si Bernie es elegido, es prácticamente seguro que ocurrirá algo.

Bernie Sanders

¿POR QUÉ CONSIDERA BERNIE SANDERS QUE EL CANNABIS DEBERÍA SER LEGAL?

En caso de que nunca hayas oído el punto de vista de Bernie sobre el cannabis, te sonará muy familiar. Y es que su enfoque es muy lógico y rebosa sentido común. Se podría resumir así:

1. El cannabis no es peligroso, por lo que no debería considerarse una droga a la altura de la heroína o la cocaína.

Como la mayoría de personas con dos dedos de frente, Bernie no cree que la marihuana sea peligrosa. Incluso reconoce haberla probado en dos ocasiones durante su juventud, aunque tan solo consiguió "que no pudiese parar de toser". Bernie no se colocó ni sintió nada especial, pero admite que otras personas tienen experiencias bien distintas. Aunque no defiende el consumo de cannabis, sabe que no mata como la heroína. En palabras del propio Bernie durante un discurso:

"También sabemos, y no hay nadie ni ningún científico que pueda discutirlo, que la marihuana no es heroína... No estoy aquí para defender la marihuana, pero lo cierto es que está catalogada como una droga de tipo I junto a la heroína (se escuchan abucheos del público). Estoy de acuerdo con vosotros, y esta es la razón por la que creo que el cannabis debería desaparecer de la ley de sustancias controladas".

Cuando Hillary Clinton propuso pasar el cannabis del tipo I al tipo II, Bernie no tardó en afirmar que no había entendido nada. Esa ligera reclasificación haría que, a nivel legal, el cannabis fuera igual que la cocaína, en vez de la heroína, pero seguiría dando lugar a una persecución y encarcelamiento innecesarios a causa de su consumo.

2. Las condenas por culpa de la marihuana ya han hecho suficiente daño.

Las prisiones y cárceles de los Estados Unidos están llenas de personas condenadas por pequeños delitos relacionados con la marihuana. Algunos de ellos están condenados por ofensas más graves, pero muchos solo son culpables de cultivar su propia hierba, de vender pequeñas cantidades o de poseer unos pocos gramos. Se les trata exactamente igual que si hubiesen cometido un robo o una violación. Y en algunos casos, los condenados por delitos relativamente inofensivos relacionados con la marihuana pueden pasarse tanto tiempo, si no más, que criminales reincidentes.

E incluso en el caso de un simple delito menor por posesión que acarree libertad provisional o la suspensión de la condena, la multa suele ser excesivamente alta. Puede que el culpable no acabe pasando por la cárcel, pero los cargos podrían impedirle enviar una solicitud para la universidad, buscar trabajo o incluso alquilar un apartamento.

Bernie considera que en este caso el castigo no se ajusta al delito. En sus propias palabras, "se trata de una locura que estigmatiza a muchos jóvenes estadounidenses con antecedentes penales por fumar marihuana, mientras que ningún gran ejecutivo de Wall Street ha sido condenado por prácticamente quebrar toda nuestra economía. No tiene ningún sentido".

Bernie Sanders Cannabis

3. Las leyes sobre la marihuana tienen un impacto desproporcionado sobre las minorías.

El consumo de cannabis en los Estados Unidos no entiende de razas. No obstante, si eres negro y fumas hierba, es cuatro veces más probable que seas arrestado que tus amigos blancos. Y estas cifras podrían aumentar aún más si eres pobre. Pero esto no es ningún secreto, basta con que veas algún reality show estadounidense en el que las cámaras sigan a agentes de la policía. En cuanto dan el alto a un afroamericano, lo primero que suelen decir es "huele a marihuana".

Así lo explicaba Bernie en 2015 durante una charla con Killer Mike, activista y rapero conocido por su trabajo con Run the Jewels: "por lo que se ve, tanto los blancos como los negros consumen marihuana prácticamente por igual, pero la realidad es que los negros sufren cuatro veces más arrestos por posesión que los blancos, y es ahí cuando este tema se convierte en un asunto racial".

Y en un tweet de 2016 afirmó que "hemos estado librado durante décadas una guerra fallida contra las drogas con penas firmes y con prejuicios raciales que castigan de forma injusta a la gente de color".

¿CUÁL ES LA TRAYECTORIA DE BERNIE SANDERS RESPECTO A LA REFORMA DE LAS DROGAS?

A lo largo de su carrera política, Bernie Sanders ha mostrado su apoyo público para poner fin a la guerra contra las drogas. De hecho, es un defensor tan destacado que NORML le da una calificación de A+ en base a su trayectoria estelar.

En 1972, Bernie se presentó a la carrera para convertirse en gobernador de Vermont. Durante su campaña, sostuvo que el gobierno debía prescindir de las leyes en torno a la orientación sexual, las drogas y el aborto, ya que la propia noción de libertad americana estaba siendo erosionada mediante su existencia.

Cuando Vermont se embarcó en su lucha para legalizar la marihuana medicinal, Bernie apoyó esta idea. Finalmente la marihuana medicinal fue legalizada en este estado en 2004, pero el cultivo y el consumo con fines recreativos no serían legales hasta mediados de 2018. Actualmente la venta de cannabis continúa siendo ilegal en Vermont.

En 2005 Bernie votó a favor del Medical Marijuana Use Amendment en su condición de miembro del congreso de los Estados Unidos. Esta legislación no fue aprobada, pero buscaba evitar que el departamento de justicia persiguiera a las personas que consumen o distribuyen marihuana medicinal en los estados donde es legal.

Bernie Sanders fue el primer senador estadounidense en presentar una ley para poner fin a la prohibición del cannabis a nivel federal. Conocida como Ending Federal Prohition Act de 2015, no pudo ser aprobada. Desde entonces otros senadores y representantes han tratado de introducir leyes reformistas similares.

Cannabis Industry

Pero la ley más progresista que Bernie apoyó fue la Marijuana Justice Act de 2017. Aunque todavía no ha entrado en vigor, va más allá de la despenalización y de la reforma a nivel federal, y penalizaría mediante la retirada de fondos federales a aquellos estados que no legalicen el cannabis y continúen poniendo en práctica medidas policiales racialmente discriminatorias. Esta nueva ley también eliminaría los antecedentes penales por condenas federales relacionadas con el consumo o posesión de marihuana, y proporcionaría fondos a aquellas comunidades que hayan sido más afectadas por la guerra gubernamental contra las drogas.

Bernie apoyó la Marijuana Freedom and Opportunity Act de 2018 propuesta por el senador por Nueva York Chuck Schumer. Se trata de otra proposición de ley para despenalizar el cannabis, que además también pretende "igualar el terreno de juego económico" mediante la creación de un fondo de fideicomiso para ayudar a mujeres y a grupos grupos vulnerables para que pudieran poner en marcha pequeños negocios relacionados con el cannabis. Esta ley también pretende financiar estudios sobre la seguridad vial y en torno a los efectos del cannabis sobre la salud a largo plazo.

En 2018 Bernie Sanders también fue inflexible al responder públicamente al fiscal general Jeff Sessions en sus intentos de revertir una norma de la era Obama que evita que la DEA y otras agencias federales interfieran en aquellos negocios de cannabis legales a nivel estatal. Entonces afirmó:

"No, fiscal general Sessions. La marihuana no es lo mismo que la heroína. Nadie que haya estudiado con detenimiento esta cuestión cree que la marihuana deba clasificarse como una sustancia de tipo I frente a drogas asesinas como la heroína, sino más bien al revés. Deberíamos permitir que los estados avancen en la despenalización de la marihuana, y no hacer retroceder todo el progreso que hemos hecho en estos últimos años."

Es prácticamente imposible encontrar un único caso en el que Bernie Sanders no haya estado a favor de la legalización del cannabis.

BERNIE SANDERS: SU VIDA ANTES DE ASPIRAR A LA PRESIDENCIA

Bernie Sanders no es el típico político estadounidense. Aunque los candidatos independientes reciben cada vez más apoyo, rara vez ganan elecciones debido a que no disponen del respaldo financiero para difundir su mensaje. La mayoría de los votantes acuden a las elecciones sin saber quiénes son o qué defienden.

Pero Bernie no es uno de ellos, ya que se trata del maestro en conseguir financiación para los movimientos políticos comunitarios, y además es el congresista independiente que más tiempo lleva ocupando su puesto. ¿Pero cómo se ha convertido en uno de los mayores defensores de los necesitados en los Estados Unidos?

Bernie Sanders nació en Brooklyn, Nueva York, en 1941, en el seno de una familia de inmigrantes judíos polacos. Su padre era vendedor de pinturas, pero pese a tener un trabajo estable, su familia lo pasaba mal. Ya por aquel entonces, Bernie se dio cuenta de que los Estados Unidos estaban divididos entre los muy ricos y los muy pobres.

Tras estudiar en el instituto James Madison de Brooklyn, Bernie fue a clase en el Brooklyn College, y posteriormente a la University of Chicago. Comenzó a participar en el movimiento a favor de los derechos civiles y tomó parte en numerosas marchas y protestas. Fue aquí cuando comenzó a interesarse en corregir la disparidad racial de su país.

En el periodo comprendido entre su título en ciencias políticas en 1964 y su salto a la política, Bernie tuvo una vida interesante. Antes de mudarse a Vermont, vivió en un kibbutz israelí y estuvo dando tumbos de trabajo en trabajo, ejerciendo como escritor freelance, ayudante de un psiquiatra, director cinematográfico y profesor de escuela.

Bernie Sanders History

Bernie trató de presentarse como candidato presidencial en muchas ocasiones durante la década de los 70, pero fracasó totalmente. En 1981 ganó la elecciones para convertirse en alcalde de Burlington, Vermont, por tan solo 12 votos, gracias al apoyo de la organización popular Progressive Coalition. Volvería a ser elegido hasta en tres ocasiones antes de saltar de nuevo al panorama nacional.

En 1990 ganó las elecciones para convertirse en el único miembro independiente del Congreso en Washington D.C. Al tratarse de un outsider que no pertenecía a ninguno de los principales partidos, no contaba con demasiados amigos, pero eso no le impidió seguir dando voz a las injusticias.

En 2006 Sanders sorprendió a muchos al lograr ser elegido para el Senado pese a hacerlo frente a Richard Tarrant, un oponente tan adinerado que había contribuido a su campaña con 7 millones de dólares de su propio bolsillo. Durante su etapa en el senado, Bernie ha ejercido en diversos comités relacionados con temas de salud, educación, veteranos de guerra y asuntos presupuestarios. Y ahí continúa defendiendo aquellas causas que coinciden con sus ideales, ayudando a las personas más humildes y desfavorecidas, y defendiendo reformas legales allí donde observa injusticias.

En 2015 Bernie Sanders perdió en su primer intento de ser escogido presidente de los Estados Unidos, pero eso no le detendrá, por lo que continuará dando guerra en su vida de servidor público para lograr un mejor gobierno y un mejor país.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.