Pese a albergar una de las ciudades más liberales y progresistas del mundo, el estado de Nueva York se ha tomado su tiempo para suavizar las restricciones que pesaban sobre el cannabis. Aunque llega más tarde que otros estados como Colorado y California, Nueva York ha dado por fin el paso de legalizar la hierba para consumo recreativo.

El gobernador Andrew Cuomo firmó en la mañana del 31 de marzo de 2021 el proyecto de ley que permite a los adultos el consumo de cannabis con fines recreativos e incluso su cultivo casero. Aunque el cannabis se convirtió en legal de un plumazo, literalmente, la venta de hierba no empezará hasta pasados 1 o 2 años.

Junto a esta nueva libertad, la legislación catalizará un mercado enorme cuando las tiendas abran sus puertas a los consumidores. Se estima que los dispensarios empezarán a recaudar enormes cantidades de ingresos fiscales que beneficiarán a la educación, los proyectos comunitarios y a programas de tratamiento de la drogadicción.

La marihuana ha jugado un papel fundamental en la historia de la ciudad de Nueva York, en concreto por su influencia en la legendaria música jazz de los años 20 y 30 del siglo pasado, así como para la Generación beat que inspiró a la cultura estadounidense durante décadas.

El estado legalizó la marihuana medicinal en 2016, pero ahora por fin los activistas se han salido con la suya. Los antecedentes penales de quienes hayan sido encarcelados de forma injusta se borrarán, está previsto que la economía estatal se dispare, y los adultos responsables podrán disfrutar de la hierba sin temor a ser perseguidos por ello.

Sigue leyendo para descubrir cómo será la legalización del cannabis en Nueva York y los muchos beneficios que traerá.

Cancelación de antecedentes penales

El proyecto de ley aprobado cancelará automáticamente los antecedentes penales de quienes fueron detenidos por delitos relacionados con el cannabis. Este acto de justicia cambiará la vida de miles de personas, impulsará sus posibilidades laborales y cambiará la forma en la que el mundo los percibe.

Durante décadas, los ciudadanos de Nueva York han sido multados y condenados a prisión por delitos no violentos relacionados con la hierba. Cuomo afirmó que "durante generaciones, demasiados neoyorquinos han sido multados de manera injusta por el consumo y la venta de cannabis dirigido a adultos, arrestados arbitrariamente y encarcelados con penas mínimas severas". "Después de años de defensa incansable y de una labor extraordinariamente dura, este tiempo ha llegado a su fin en el estado de Nueva York", añadió.

El gobernador también recalcó el impacto que han tenido estas condenas en comunidades marginadas, y cómo estos grupos se beneficiarán de la nueva legislación.

Cancelación de antecedentes penales

Los residentes podrán fumar en paz

La legalización del cannabis en Nueva York significa que sus residentes podrán fumar en todos aquellos lugares donde es legal fumar tabaco. Siempre que los neoyorquinos fumen en los sitios designados para ello, no tendrán que estar vigilantes ni sufrirán la paranoia que suele generar el olor del humo de la marihuana.

No obstante, las leyes del tabaco son ya bastante estrictas en el estado. Los consumidores de cannabis no podrán fumar cerca de escuelas, centros de trabajo, en el coche, ni tampoco en playas o paseos marítimos. Para compensar esto, habrá nuevos "lugares de consumo" en las ciudades que permitirán a los consumidores ponerse cómodos en salas con todo lujo de comodidades.

Relajación del cannabis medicinal

Con la llegada de la legalización de la hierba recreativa en Nueva York, los pacientes medicinales también gozarán de un acceso más sencillo a la hierba. Ahora habrá una lista mucho más larga de enfermedades consideradas compatibles con el cannabis medicinal. El nuevo acuerdo también permitirá que los consumidores medicinales cultiven sus propias plantas en casa.

Posesión y cultivo casero

La nueva legislación ha relajado enormemente las leyes en torno a la posesión de cannabis. En espacios públicos, se permitirá a los residentes la posesión de hasta 85g de cannabis en cualquier momento, y 24g de concentrados.

Los aficionados al cultivo casero también se frotan las manos con las nuevas leyes sobre cultivo. Ahora podrán tener en sus hogares hasta tres plantas maduras y tres plantas por madurar, siempre que tengan 21 años o más. Sin embargo, existen límites por cada vivienda. Los cultivadores que vivan juntos tan solo podrán tener a la vez en la propiedad seis plantas maduras y seis plantas aún por madurar.

Licencias de doble nivel

Los legisladores han establecido un sistema de licencias de dos niveles con el objetivo de que no haya monopolios que controlen el mercado. Quienes entren en el mercado como productores y procesadores no podrán tener tiendas de cara al público.

De esta forma, los legisladores esperan que el mercado se diversifique, facilitando que mujeres, minorías, agricultores en dificultades y veteranos puedan entrar a formar parte de este lucrativo negocio.

En lo que respecta a las licencias de producción, el gobierno estatal ha trazado estrictos procesos de control de calidad, salud pública y protección del consumidor para garantizar un producto de alta calidad en las estanterías.

Enorme recaudación fiscal

Pero hablemos de la principal motivación para que el gobierno legalizase la hierba: ¡los impuestos! El propio Cuomo ha estimado que una vez que el nuevo mercado del cannabis esté totalmente establecido, generará en torno a 350 millones de dólares al año. Además de esto, el sector creará con casi toda seguridad entre 30.000 y 60.000 puestos de trabajo en el estado.

El acuerdo establece un IVA del 13%, además de un impuesto indirecto de 3 centavos por miligramo de THC, que dependerá de la potencia de cada producto que se venda. Por supuesto, estos impuestos fijarán un precio medio del cannabis bastante alto, pero esto también tiene sus propias ventajas.

Además de los gastos generados por la supervisión del programa estatal del cannabis, la recaudación tributaria se dividirá de la siguiente forma:

40% a educación
40% a subvenciones comunitarias
20% a programas de tratamiento contra la drogadicción y educación pública

Despertando el gigante dormido

Quizás algunos se estén preguntando, "¿pero está realmente preparada Nueva York para la marihuana legal?", a lo que la realidad responde con un atronador "¡sí!" Solo en la ciudad de Nueva York se consumen aproximadamente 77,74 toneladas de cannabis al año, lo que la convierte en el mayor consumidor de cannabis del mundo. No solo están preparados, sino que es probable que el estado de Nueva York exhiba el ejemplo más exitoso de cómo la marihuana puede remodelar y reconstruir una economía.

A medida que Nueva York abrace el cannabis y muestre su éxito al mundo, seguramente veremos cómo esta hierba sale del letargo de la prohibición en otras grandes ciudades, estados y países del todo el mundo.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.