Los cartuchos de marihuana han establecido un nuevo nivel de eficiencia en el mundo del cannabis. Se pueden comprar cargados o elaborar tus propias fórmulas.

Estos dispositivos son comparables a las cápsulas de las máquinas de café. Ofrecen un subidón instantáneo sin necesidad de liar un porro, llenar un bong ni preparar un vaporizador. Estos cartuchos ofrecen mucha portabilidad, discreción y versatilidad.

Aunque los cartuchos de cannabis todavía se están abriendo camino en Europa, al otro lado del charco son muy habituales y fáciles de conseguir. Los consumidores de marihuana de los estados donde son legales disfrutan del lujo de comprar cartuchos ya cargados en dispensarios autorizados, y pueden elegir entre una gran variedad de perfiles cannabinoides y terpenoides.

Aunque son menos habituales, estos cartuchos también están disponibles en Europa. Los clubes de cannabis y los coffeeshops ofrecen la experiencia tanto en zonas reguladas como sin legalizar.

Sigue leyendo para aprender todo lo que hay que saber sobre los cartuchos de marihuana. Descubre cómo funcionan, qué ofrecen, y cómo hacer tu propio cartucho en la comodidad de tu hogar.

¿Cómo se usan los cartuchos de marihuana?

Los cartuchos de marihuana son uno de los métodos más fáciles y rápidos para inhalar los fitoquímicos del cannabis. El uso de estos dispositivos varía en función del tipo de cartucho y vaporizador que elijas. Echa un vistazo a las diferentes opciones a continuación.

  • Desechables

Los cartuchos para vaporizadores desechables vienen integrados en un vaporizador bolígrafo fino y elegante. Estas herramientas de un solo uso son, con diferencia, la forma más sencilla y eficaz de consumir aceite y destilados de cannabis; solo tienes que pulsar un botón e inhalar. Cuando el cartucho se seque, deshazte de todo el dispositivo. A pesar de ser un despilfarro para algunas personas, los modelos desechables ofrecen un subidón instantáneo que es ideal para quienes no disponen de mucho tiempo.

  • Bolígrafos reutilizables

Los bolígrafos reutilizables funcionan con un cartucho y una batería recargables. Estos dispositivos suelen ser más grandes que los desechables, y a menudo tienen controles y pantallas LED que permiten cambiar los parámetros. Pero, a la hora de dar caladas, son igual de fáciles de usar. Selecciona los ajustes adecuados, mantén pulsado el botón, y empieza a inhalar.

¿Cómo se usan los cartuchos de marihuana?

Consejos a tener en cuenta

Aunque son fáciles de usar, cuando se usan cartuchos de marihuana, hay que tener en cuenta ciertos aspectos para garantizar que todo salga según lo previsto. Estos incluyen:

  1. Familiarízate con el dispositivo: aprende a encenderlo y apagarlo. En la mayoría de los casos, esto implica pulsar el mismo botón cinco veces para encenderlo, y otras cinco para apagarlo.
  2. Mantenlo en posición vertical: mantén el vaporizador bolígrafo en posición vertical en todo momento. A pesar de estar bien hechos, algunos dispositivos podrían gotear al inclinarlos o colocarlos en posición horizontal. ¡No desperdicies cannabinoides!
  3. Asienta bien tus cartuchos: un cartucho nuevo significa que te esperan muchas fumadas agradables. Solo tienes que acoplarlo correctamente para evitar que ocurra un desastre.

¿Por qué usar cartuchos de cannabis?

1. Discreción

Algunos podrían pensar que han conseguido dominar el arte de fumar al estilo ninja. Encenderte un porro entre las manos ahuecadas o fumártelo en plena oscuridad puede funcionar durante un tiempo, pero la llama y el olor del humo acabarán llamando la atención de los demás. Esto no será un problema cuando utilices los cartuchos, gracias a su naturaleza discreta.

2. Variedad

Si estás cansado de tus cepas habituales, lo que necesitas es un cartucho de cannabis. Hay un montón de tipos diferentes para probar. Es un mundo amplio y tienes la libertad de elegir, dependiendo de lo que te apetezca cada día y del nivel de legalización en tu país. La oferta de cartuchos es muy variada; y no te preocupes si eres nuevo en esto, suelen venir con códigos de colores y marcas para facilitar su uso.

3. Durabilidad

Puede que ya te haya pasado alguna vez, que nada más abrir la bolsa ya notas el olorcillo de tus cogollos. Pero ese olor se va degradando con el tiempo, y a nadie le gusta inhalar un cogollo demasiado seco, porque sería como no fumar nada. Para empeorar las cosas, no solo pierdes aroma, sino también sabor y potencia.

Pero eso tampoco es un problema con los cartuchos, porque tienen recargas concentradas que pueden mantener el sabor y la potencia durante mucho más tiempo. Tampoco desperdiciarás tu marihuana tan valiosa como cuando fumas cogollos que se carbonizan y se desmoronan nada más encenderlos.

4. Rentabilidad

En algo nos tenemos que gastar el dinero, ¿no? Ya sea en una pipa nueva o en un rig para dabbing, son cosas en las que el dinero se te va volando. Sin embargo, los cartuchos de cannabis no cuestan tanto y contienen concentrados muy potentes que duran más tiempo que las flores normales. Además, la batería recargable cuesta entre 10 y 20€ como mucho.

Diferentes tipos de cartuchos de cannabis

Independientemente del tipo de diseño de cartucho que elijas, lo más importante es que el producto tenga un concentrado probado en un laboratorio de gran calidad. Incluso aunque los cartuchos tengan un aspecto chulo, no molarán tanto si el aceite está degradado.

  • Mecha de plástico

Los cartuchos de mecha de plástico son algunas de las opciones más asequibles del mercado. Compuesto por un tanque de plástico y un sistema de mecha, estos dispositivos son los más adecuados para concentrados con una viscosidad más baja, ya que la mecha no soporta adecuadamente el aceite más denso que pueden contener otros productos.

Como resultado, estos cartuchos a veces no son de la mejor calidad, y se sabe que los materiales de menor calidad afectan al sabor del vapor y a la facilidad general de uso. Si estás pensando en probar un cartucho por primera vez, esta podría ser una buena manera de empaparte del tema y experimentar.

Pax pods

  • Pax pods

Pax Pods son cartuchos de cannabis de nueva generación, aunque solo sea por el simple hecho de rechazar el diseño tubular clásico. Sin embargo, todavía están hechos de plástico y metal, al igual que otros cartuchos estándar. El atomizador, que generalmente está hecho de metal, es el que se encarga de conservar el sabor.

Estos cartuchos funcionan con la aplicación Pax para controlar la temperatura, algo por lo que la marca se ha hecho famosa. Si estás buscando un cartucho innovador con un toque distinto, echa un vistazo a Pax Pods.

  • Vidrio y metal

Luego están los cartuchos de vidrio y metal que se consideran lo mejor en cuanto a diseño de cartuchos. A diferencia de los sistemas de mecha, estos cuentan con un atomizador hecho de diferentes materiales. Como era de esperar, estos productos son más caros, pero suelen ser más efectivos y económicos a largo plazo. Otra ventaja de estos cartuchos es que soportan viscosidades de aceite variables. Tampoco tienes que preocuparte de si lo estás calentando demasiado porque los cartuchos de vidrio y metal no se derriten. Al ser materiales de mejor calidad, el resultado es un sabor más logrado y sin contaminar, aunque no todos los tipos de metal son iguales.

Es importante comparar los productos por su valor y rendimiento. Y, de nuevo, lo más importante es que el aceite que contengan sea de buena calidad.

Vaporizadores Royal Queen Seeds

  • Cartuchos de CBD

El CBD ha revolucionado el sector de la marihuana. Este cannabinoide no psicoactivo ofrece una experiencia relajante y lúcida sin el efecto psicotrópico. Los consumidores ya pueden conseguir cogollos y concentrados ricos en CBD para saturar sus sistemas endocannabinoides con esta molécula. Ahora, los cartuchos de CBD ofrecen unas cantidades enormes de este cannabinoide en cada calada.

Los cartuchos de CBD llevan aceite o destilados de CBD. Ambos productos se crean en un laboratorio con equipos de última generación que extraen el CBD y los terpenos sinérgicos de un material vegetal de calidad. Este método separa y recoge los fitoquímicos más valiosos y deja atrás la fibra, las ceras y otras impurezas.

Los cartuchos de CBD ofrecen dosis altas de CBD junto a cócteles de terpenos personalizables que potencian sus efectos. Dado que los cartuchos son fáciles de usar y mucho más puros que los porros, son la mejor opción para consumir CBD de la forma más holística posible.

Infórmate sobre lo que vas a inhalar

No hace falta decir que no todos los cartuchos se fabrican de la misma forma. El mercado actual ofrece una calidad muy diversa, desde aceites mal regulados y fabricados en algún sótano, hasta destilados de alto grado elaborados en estrictas condiciones de laboratorio.

Por el bien de la salud de tus pulmones, deberás saber exactamente lo que estás introduciendo en tu cuerpo. Los lotes contaminados son un riesgo para la salud y proporcionan una experiencia menos placentera. Compra tus cartuchos en tiendas de confianza y lee la etiqueta para informarte del contenido.

Esto es lo hay que buscar en la etiqueta de un cartucho:

  • Porcentaje de cannabinoides: echa un vistazo a los niveles exactos de THC, CBD y otros cannabinoides. Si te gusta viajar por las nubes cada vez que fumas, elige una fórmula con un alto contenido de THC. Si prefieres conservar la concentración y funcionalidad, opta por una mezcla rica en CBD.
  • Perfil terpenoide: los terpenos no solo proporcionan una gran variedad de sabores y olores, sino que además interactúan con los cannabinoides alterando la experiencia psicoactiva. Echa un vistazo a los efectos de diferentes terpenos para descubrir cuál prefieres.
  • Ingredientes a evitar: la mayoría de aceites para vapear contienen agentes de dilución que favorecen la vaporización. Sin embargo, se ha demostrado que algunos de estos compuestos se degradan y se convierten en sustancias químicas potencialmente nocivas. Aunque todos los agentes de dilución se degradan a ciertas temperaturas, algunos parecen ser más perjudiciales que otros. Por ejemplo, el polietilenglicol 400 (PG 400) produce unos niveles mucho más altos de acetaldehído y formaldehido.

Infórmate sobre lo que vas a inhalar

Cómo hacer tus propios cartuchos de aceite de THC/CBD

Crear tu propio cartucho de marihuana requiere de cierto esfuerzo, pero a la larga proporciona un alto grado de satisfacción. Aprende a preparar tus propias mezclas en casa. Hay numerosas formas de elaborar tus propios aceites; echa un vistazo al método más fácil y rápido a continuación.

Extracción con glicerina vegetal

La glicerina vegetal funciona muy bien para separar los cannabinoides y otros fitoquímicos del material vegetal. Este método en particular ahorra tiempo y reduce la extracción total en unos dos meses.

Para este método se necesitan:

  • Cogollos de marihuana
  • Glicerina vegetal (GV)
  • Aceite vegetal
  • Jarra mediana de Pyrex
  • Olla grande
  • 2 frascos de vidrio
  • 2 termómetros
  • Colador de malla fina
  • Estopillas
  • Varilla para mezclar
  • Espátula de goma

Ahora que ya tienes lo que necesitas, sigue los pasos que se indican a continuación.

1. Desmenuza los cogollos de marihuana en trozos pequeños y ponlos en la jarra de Pyrex. Echa suficiente glicerina vegetal para saturar los cogollos, pero sin pasarte. Revuelve la mezcla hasta que los cogollos estén cubiertos de GV.

2. Vierte el aceite vegetal en la olla, con una profundidad de 2,5-5cm. Coloca dentro un termómetro y calienta el aceite a 104°C. Cuando alcance una temperatura estable, pon el segundo termómetro en la jarra con los cogollos saturados. A continuación, coloca la jarra llena de hierba dentro del baño de aceite.

3. Intenta que el segundo termómetro marque una temperatura estable de 82°C durante 45 minutos, para que el THCA y el CBDA se mezclen con la GV. Revuelve la mezcla a menudo para distribuir bien los tricomas y favorecer la extracción.

4. Después de 45 minutos, saca la jarra del baño de aceite y deja que se enfríe durante cinco minutos. A continuación, sujeta el colador sobre el segundo frasco y echa la GV en él. Usa la espátula para comprimir los cogollos y extraer el máximo posible de GV.

Extracción con glicerina vegetal

5. Repite todo el proceso dos veces más con los mismos cogollos y GV nueva, para extraer tanto THCA y CBDA como sea posible. Después de finalizar la tercera ronda, tendrás que refinar la GV resultante. Coloca varias estopillas sobre el segundo frasco y vierte el extracto en él para deshacerte de los residuos que queden.

6. Ahora debes descarboxilar el extracto para convertir el THCA y el CBDA en THC y CBD. Para ello, vuelve a poner la GV en un baño de aceite que esté lo suficientemente caliente para estabilizar la GV a 104°C durante otros 30 minutos.

7. Deja enfriar la mezcla y ponla en un frasco de vidrio limpio. Llena el cartucho y continúa cargándolo con el contenido del frasco según sea necesario.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.