¿QUÉ ES EL ACNÉ?

“Acné” es un término que engloba una serie de problemas dermatológicos, que incluyen granos, puntos negros, puntos blancos y quistes. Es la afección cutánea más común en los EE.UU. y posiblemente en todo el mundo.

La mayoría de personas han sufrido algún tipo de acné en algún momento de su vida. El acné se produce cuando las secreciones de la piel obturan los poros. Este problema puede ser mucho más evidente si tienes la piel grasa, lo que sucede especialmente durante la adolescencia, como consecuencia del aumento de actividad hormonal durante esta etapa de la vida. Si no recibe tratamiento, el acné puede dejar cicatrices y es una causa muy común de depresión entre los adolescentes. En respuesta a esto, durante muchos años, el mercado ha estado inundado de productos de limpieza, hidratación o exfoliación para combatir y prevenir el acné. Pero estos productos no funcionan para todo el mundo y no parecen eliminar completamente el problema. Por este motivo, los investigadores han empezado a explorar el cannabis como una posible opción de tratamiento.

CANNABIS Y ACNÉ

El sistema endocannabinoide (SEC) se encuentra a lo largo de todo el cuerpo: en el sistema nervioso central, el sistema inmunológico e incluso en la piel. Entre otras funciones, se cree que el SEC ayuda a controlar la producción y salud de las células de la piel. De hecho, se ha mostrado que las glándulas sebáceas (responsables de secretar sebo o grasa en los folículos capilares) contienen receptores cannabinoides. Por tanto, esto sugiere que los cannabinoides (internos y/o externos) podrían afectar su funcionamiento habitual. Teniendo en cuenta que la función del sistema endocannabinoide es mantener todo en equilibrio, es posible que se convierta en el blanco de futuros tratamientos para normalizar la producción de grasa en las glándulas sebáceas.

Kinds Of Acne And CBD

QUÉ DICE LA CIENCIA SOBRE EL CBD Y EL ACNÉ

En 2014, la revista _Journal of Clinical Investigation_ publicó un artículo de investigación que afirma que el CBD produce “una ‘trinidad de acciones celulares anti-acné’ única”. Estas acciones incluyen: normalizar la formación metabólica de grasas producida por agentes “pro-acné”, suprimir la proliferación de células cutáneas y evitar la producción de citocinas proinflamatorias. Sobre el efecto antiproliferativo del CBD en los sebocitos humanos, los autores de este estudio sugieren que “se prevé que reduzca enormemente la producción de sebo in vivo”. También destacan el posible potencial antibacteriano del CBD, haciendo referencia a un estudio donde el CBD mostró una “actividad antibacteriana extraordinaria” en queratinocitos hiperproliferativos.

Sin embargo, incluso con estos resultados tan interesantes, hay demasiados estudios que hacen referencia a datos preclínicos y datos clínicos preliminares. Es necesario realizar estudios más detallados.

Ahora que sabemos un poco más sobre qué dice la ciencia respecto al CBD, echemos un vistazo a su primo psicotrópico: el cannabinoide THC. Al fin y al cabo, planta de cannabis contiene mucho más que CBD - y mucho más que cannabinoides.

¿QUÉ HAY DEL THC Y EL ACNÉ?

En una entrevista con Huffington Post, la Dra. Ariel Ostad afirma que el THC aumenta los niveles de grasa indirectamente, como consecuencia del aumento del nivel de testosterona producido al fumar. Por tanto, la Dra. Ariel sugiere que quienes tienen tendencia a sufrir acné podrían tener un mayor riesgo de sufrir brotes al fumar marihuana rica en THC. Dicho esto, el dermatólogo Dr. Bobby Buka menciona que este aumento de testosterona, del 3-5%, no es suficiente para estimular directamente la aparición de acné o un crecimiento de pelo inusual.

Estos hallazgos científicos son consistentes con otros hallazgos en su _inconsistencia_. Puesto que el cannabis es ilegal en muchas partes del mundo, no se han realizado ensayos clínicos lo suficientemente grandes, o ensayos preclínicos, sobre el THC para tratar el acné y otras afecciones de la piel. En general, quienes sufren acné y quieren consumir cannabinoides deberían proceder con cuidado.

ACEITE DE CBD Y ACEITE DE SEMILLAS DE CÁÑAMO

Mucha gente vive en lugares donde no existe un mercado de cannabis y un marco legal establecido. Pero el aceite de CBD está adquiriendo cada vez más relevancia y puede comprarse legalmente en tiendas físicas y tiendas online. Eso sí, procura adquirir un aceite de CBD de buena calidad, derivado de cáñamo, que contenga niveles insignificantes de THC (la cantidad exacta variará según la legislación vigente en la región).

Además de los cannabinoides, podemos aprovechar las propiedades nutricionales del aceite de semillas de cáñamo. Este aceite está lleno de antioxidantes, es rico en ácidos grasos omega y contiene más del 50% de la aportación diaria recomendada de ácido linoleico. Este último es especialmente interesante, ya que los niveles bajos de ácido linoleico están relacionados con los brotes de acné. Los autores de una revisión publicada en _Dermato-Endocrinology_ en 2009, proponen que “el ácido linoleico está implicado directamente en la síntesis de lípidos sebáceos”. También proponen que los niveles bajos de este ácido son un factor de riesgo para la producción de comedones (puntos blancos/puntos negros) y podrían aumentar “el deterioro de la función de barrera epidérmica”.

Aunque, por sí solo, el aceite de semillas de cáñamo no contiene cannabinoides, puede mezclarse con CBD para crear una fórmula rica en componentes naturales procedentes del cáñamo.

Aunque no podemos sacar conclusiones definitivas sobre las aplicaciones del cannabis para el acné, podemos consultar las investigaciones y estudios científicos actuales, así como las recomendaciones de los dermatólogos y otros profesionales médicos. Con suerte, el futuro del cannabis para el tratamiento del acné será nítido y brillante.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.