By Adam Parsons

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un nuevo informe[1] de su Comité de Expertos en Farmacodependencia. Este informe, que analiza solamente el cannabidiol (CBD), representa un gran paso para desmentir antiguos conceptos erróneos sobre este cannabinoide.

La Organización Mundial de la Salud es un organismo de las Naciones Unidas en el que confían países de todo el mundo. Por eso, este informe es fundamental para la imagen del CBD de ahora en adelante. Antes de analizar el informe, dejaremos en claro qué es el CBD/aceite de CBD y qué hace.

¿QUÉ ES?

El CBD es el segundo cannabinoide más abundante en la planta de la marihuana y es un componente que no produce efectos psicoactivos.Por esta misma razón, presenta aplicaciones más viables que el THC, el principal componente psicotrópico. Aunque las cepas de cannabis con alto contenido de CBD son cada vez más populares, muchas variedades aún tienen porcentajes de THC relativamente elevados. Incluso nuestras cepas CBD, como la Painkiller XL y la Euphoria, contienen un 9% de THC.

Sin embargo, el cáñamo industrial tiene concentraciones mucho menores de THC, cercanas al 0%. Por lo general, el CBD es el cannabinoide predominante, por lo que el aceite de CBD suele extraerse del cáñamo orgánico. Para preparar CBD seguro para el consumo, se utilizan técnicas de extracción con CO₂ para evitar subproductos tóxicos de solventes como el butano. El aceite de CBD de Royal Queen Seeds, extraído de cáñamo orgánico, tiene menos de un 0,2% de THC. Proporciona al consumidor todos los beneficios del CBD sin los efectos psicoactivos asociados a la marihuana rica en THC.

¿QUÉ HACE?

Hay muchas razones por las que el CBD está ganando tanta importancia tanto en el ámbito holístico como en el recreativo. Las lociones tópicas de CBD han arrasado en los comercios como ayuda para la piel a la hora de retener la humedad y aliviar el enrojecimiento y la sensibilidad. Este efecto probablemente se deba a la presencia del sistema endocannabinoide en la piel.

Aunque el CBD no presenta ningún efecto intoxicante, tiene igualmente el potencial de afectar a cuerpo y mente de una manera que fomenta el bienestar. En varias publicaciones se ha afirmado que el CBD es eficaz tanto de manera individual como en conjunto con el THC y otros compuestos de la planta. En el caso del THC, se dice que el CBD limita su efecto psicoactivo. Esto se debe, en gran parte, a que el CBD es un antagonista de los receptores CB1 del sistema endocannabinoide, mientras que el THC es un agonista.

También se han realizado investigaciones sobre el impacto potencial del CBD en las células cancerosas[2]. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este estudio se realizó en células fuera del cuerpo, no en roedores ni en seres humanos.

Aunque puede que no sea un sedante por sí solo, el CBD se está estudiando para ver qué impacto podría tener en los ciclos del sueño, especialmente junto con otros compuestos como la melatonina.

OMS THC y CBD

INFORME DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

Ahora que hemos dejado claro lo que el CBD ofrece a consumidores con fines terapéuticos y recreativos, podemos analizar en detalle el informe de la OMS. Te recomendamos que leas toda esta publicación[1], ya que aquí lo explicaremos en líneas generales. Este informe analiza qué es el CBD, su composición química, sus usos, farmacología, toxicología e incluso su potencial de producir dependencia y adicción. Son 27 páginas sobre este cannabinoide, justo lo que el mundo necesitaba: más información objetiva sobre el cannabis.

Las secciones sobre el potencial del CBD de producir dependencia y adicción representan una opinión sin precedentes de una organización con tanta influencia. En un artículo[3] complementario, el Comité de Expertos en Farmacodependencia resume la información de la siguiente manera: “La evidencia actual también demuestra que es improbable que el cannabidiol produzca dependencia o adicción como otros cannabinoides (como el tetrahidrocannabinol [THC], por ejemplo)”. Si bien el cannabis no contiene compuestos químicamente adictivos, el efecto producido por el THC puede asociarse de manera cognitiva al placer, que, a su vez, puede producir una forma de dependencia o adicción psicológica.

Pero la mejor noticia es la forma en la que el Comité de Expertos interpreta esta información. Continúan de la siguiente manera: “Por lo tanto, el Comité de Expertos en Farmacodependencia concluye que la información actual no justifica la inclusión del cannabidiol en las listas”. Con esto, el comité ha programado una revisión integral del cannabis y las sustancias relacionadas con el cannabis para mayo de 2018.

Estas son muy buenas noticias, ya que pondrá mayor presión sobre los países y las organizaciones de todo el mundo para que reconsideren la legislación en este ámbito. Este artículo no solo muestra lo inofensivo que es el CBD, sino que su estatus ilegal es algo irresponsable desde el punto de vista de la salud. No podemos afirmar con certeza qué consecuencias tendrá este artículo, pero de lo que estamos seguros es que es un gran paso para la comunidad cannábica y para las personas que quieran utilizar este compuesto.

Fuentes Externas
  1. CANNABIDIOL (CBD) Pre-Review Report http://www.who.int
  2. Cannabidiol Induces Programmed Cell Death in Breast Cancer Cells http://mct.aacrjournals.org
  3. WHO | WHO recommends the most stringent level of international control for synthetic opioid carfentanil http://www.who.int
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.