La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) es una fundación creada en 1999 a través de una iniciativa liderada por el Comité Olímpico Internacional.

Su misión consiste en obstruir y vigilar el consumo de sustancias sospechosas o ilegales que mejoren el rendimiento deportivo. La marihuana ha estado incluida en la lista de sustancias vetadas durante mucho tiempo, principalmente debido a su prohibición a nivel internacional. Y esto a pesar de sus conocidos beneficios terapéuticos para la recuperación muscular, la inflamación y el tratamiento del dolor crónico.

No obstante, todo cambiará a partir de enero de 2018. El cannabidiol (CBD) ha sido eliminado oficialmente de la lista de sustancias controladas. Ahora, los deportistas de élite de todo el mundo no tendrán nada que temer por experimentar con extractos de aceite ricos en CBD, infusiones o comestibles.

EL CANNABIS Y EL DEPORTE

El cannabis tiene una relación muy estrecha con el deporte, más de lo que nos podemos imaginar. En un estudio de la AMA de 2015, de 300.000 deportistas examinados a nivel mundial, el 4% del total dio positivo debido a la existencia de cannabinoides (o de sus metabolitos) en su organismo.

Numerosos deportistas han perdido sus títulos y su reputación por haber admitido que consumían cannabis.

Michael Phelps, el deportista olímpico más galardonado de todos los tiempos (28 medallas) fue suspendido durante 3 meses por consumir cannabis. El gimnasta español Gervasio Deferr perdió todos los títulos que había conquistado entre mediados de 2002 y principios de 2003 por la misma razón. Y Eugene Monroe, un jugador de la NFL retirado con tan solo 29 años, habla abiertamente de cómo el cannabis le ha ayudado a aliviar el dolor crónico que padece como consecuencia de un trauma craneal.

Nate Diaz, boxeador y campeón de artes marciales mixtas por la UFC, es un reconocido defensor del uso del CBD como analgésico. Hasta concedió entrevistas vapeando CBD mediante un vaporizador portátil en una conferencia de prensa organizada por la UFC en Las Vegas en 2016. Preguntado por ello, respondió que "ayuda con el proceso de curación y de inflamación, ese tipo de cosas. Así que es importante recurrir a esto antes y después de las peleas, de los entrenamientos. Hace que tu vida sea mejor".

El ex quarterback de la NFL Jake Plummer se sorprendió tanto por el alivio que le proporcionaba el CBD con una lesión que acarreaba desde hacía diez años, que se convirtió en portavoz y defensor público del consumo de CBD.

A Kyle Turley le diagnosticaron un encefalopatía traumática crónica tras diez años sufriendo lesiones. Habían sido tan graves que comenzó a tener pensamientos suicidas y violentos. Pero puso freno a todo ello al comenzar a consumir cannabis medicinal, hasta el punto de reconocer que le había salvado la vida.

Ross Rebagliati, snowboarder canadiense y oro en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998, no pudo disfrutar de su medalla al dar positivo por marihuana. A pesar de ser descalificado, acabó logrando su medalla porque el cannabis no figuraba en la lista oficial de sustancias prohibidas en las Olimpiadas. Si le hubiera ocurrido un año más tarde, cuando se creó la AMA, no habría tenido tanta fortuna.

Micheal Phelps Cannabis

LOS TIEMPOS ESTÁN CAMBIANDO

Cuando un organismo como la AMA declara abiertamente que los deportistas de élite de todo el mundo pueden consumir CBD en los prestigiosos Juegos Olímpicos, entonces nos damos cuenta de que estamos a punto de presenciar un cambio significativo en los cimientos sobre los que se sostiene la sociedad.

Los gobiernos del mundo tendrán que procesar y digerir esta información. Si la mayor agencia antidopaje internacional dice que no hay problema con ello, ¿cómo es posible negarle de forma legítima un extracto de aceite de CBD a un deportista olímpico o a un ciudadano corriente para tratar el dolor derivado de la recuperación muscular?

Por tanto, los deportistas procedentes de China, Suráfrica y Mongolia, entre muchos otros, están ahora mismo en desventaja, pues el CBD sigue siendo ilegal en sus países de origen. Una lástima, dado que en muchos casos el CBD puede ser más efectivo (y acarrear menos efectos secundarios) que las sustancias farmacológicas tradicionales.

Agencia Mundial Antidopage CBD

EL DOPAJE EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Si algunos deportistas tienen el privilegio de recuperarse más rápido y de reducir el dolor mientras otros no pueden, ¿están compitiendo en igualdad?

Esto se convierte en una paradoja instantánea, muy parecida a la relación existente entre los esteroides y los Juegos Olímpicos, pero a la inversa.

La historia de los esteroides y de otras drogas en las Olimpiadas es similar a los dibujos de Tom y Jerry, pues se trata literalmente de un juego del gato y del ratón. Desde que se produjeron los primeros controles en 1960, los Juegos Olímpicos han estado plagados de positivos por todo tipo de sustancias que mejoran el rendimiento deportivo.

Cada año aparecen nuevos controles, y cada año surgen nuevas sustancias químicas creadas para engañar a los laboratorios. El juego del gato y el ratón continúa hasta nuestros días.

Pero la paradoja está clara: utilizar drogas o sustancias para potenciar nuestro rendimiento por encima del máximo es una cosa, hacer trampa. Y emplear derivados de una planta para recuperarnos de la intensidad de la práctica deportiva es otra cosa completamente distinta.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar