El CBD, el THC y probablemente otros muchos cannabinoides son agentes anti-psoriasis. Con esta enfermedad, las células de la piel se reemplazan cada 3 a 5 días, en lugar del plazo habitual de 30 días. Este crecimiento excesivo y acelerado de la capa epidérmica de la piel provoca rojeces, picores y parches escamosos. Puede tratarse de un problema localizado o cubrir todo el cuerpo.

La psoriasis generalmente se considera una enfermedad autoinmune y genética, desencadenada por factores ambientales. El frío, medicaciones, infecciones, traumas, estrés psicológico o físico, pueden jugar un papel importante en los inicios de la dolencia. La psoriasis no es contagiosa, y no hay cura hasta el momento. Sin embargo, hay diversos tratamientos que pueden controlar los síntomas. La psoriasis se asocia a un mayor riesgo de artritis psoriásica, linfomas, enfermedades cardiovasculares, enfermedad de Crohn y depresión. La artritis psoriásica afecta hasta a un 30% de los sujetos con psoriasis.

LA REACTIVIDAD DE NUESTRA PIEL

El mecanismo detrás de la psoriasis afecta al sistema inmunológico. La investigación ha descubierto recientemente, que el sistema endocannabinoide se adhiere a algunas de las moléculas mensajeras de nuestro sistema inmunitario, regulando de esa forma una serie de funciones fisiológicas primarias. La función principal del sistema endocannabinoide parece ser contribuir al equilibrio de las células, su proliferación, diferenciación, tolerancia y muerte. Esto también es válido en lo que respecta a células de la piel y problemas dermatológicos.

Los canales de comunicación a través de los cuales los cannabinoides endógenos, vegetales o sintéticos afectan a nuestro sistema inmunológico están comenzando a ser comprendidos. Estos mecanismos bioquímicos influyen en cuatro acciones diferentes, que son la apoptosis celular, la inhibición de la proliferación celular, la supresión de la producción de citocina y la reducción de los glóbulos blancos o leucocitos. Las citocinas son las señales químicas principales de la inflamación, segregadas por las células inmunes en casos de emergencia, y todas estas acciones son parte de la estrategia defensiva habitual (en constante evolución) que nuestro cuerpo aplica en todo momento. Este mecanismo, comprobado en laboratorio, confirma que la actividad del sistema endocannabinoide podría prevenir, o al menos mitigar, el desarrollo de enfermedades de la piel y otras dolencias.

ELIMINANDO LA INFLAMACIÓN

Inflamación sistema canabinoide psoriasis dolor rotura de tejidoCon la psoriasis, el estado inflamatorio de la dermis causa una maduración prematura de las células de la piel, provocando dolores y daños en los tejidos cutáneos. La investigación científica ha demostrado que el cannabis es un potente antiinflamatorio. Si nos centramos en el cannabinoide no psicotrópico CBD, una revisión de varios estudios en 2010, sugería que las sustancias que actúan sobre los receptores CB2 del sistema endocannabinoide pueden constituir un tratamiento para trastornos inflamatorios y autoinmunes. Este descubrimiento confirma el potencial del CBD frente a la psoriasis, ya que se adhiere al receptor CB2 para ejercer su acción bioquímica sobre la red de señalización de nuestro sistema inmune.

Una de las pruebas científicas más claras acerca de la acción del CBD sobre la inflamación cutánea se titula "El cannabidiol produce efectos sebáceos y antiinflamatorios en los sebocitos humanos". Este estudio demuestra que el CBD desarrolla una fuerte acción anti-acné, al ralentizar la producción lipídica anormal bajo la piel, suprimiendo la proliferación celular y evitando que los agentes seborreicos eleven los niveles de citocinas y por tanto causen inflamaciones.

EQUILIBRIO DEL SISTEMA CANNABINOIDE ENTRE CAPAS DE LA PIEL

La acción de los cannabinoides va mucho más allá de combatir inflamaciones. Los recientes estudios que descubrieron las funciones del sistema endocannabinoide en la piel, también demostraron que el desequilibrilo de los endocannabinoides puede facilitar el desarrollo de enfermedades de la piel, leves y graves. Estos hallazgos abren nuevas posibilidades para tratamientos basados en el cannabis, como se menciona en un estudio titulado "El sistema endocannabinoide de la piel en la salud y la enfermedad: nuevas perspectivas y oportunidades terapéuticas".

Si seguimos avanzando en el estudio de los endocannabinoides, otro informe titulado "Control epigenético de los genes de diferenciación cutánea con fitocannabinoides" confirma que el sistema endocannabinoide juega su papel en la fisiología epidérmica. La anandamida, es un cannabinoide producido por nuestro cuerpo que regula la expresión de los genes de diferenciación cutánea, mientras el cannabidiol (CBD) y cannabigerol (CBG) son fitocannabinoides que pueden controlar tanto la proliferación como la diferenciación celular. Esto fue confirmado en un estudio llevado a cabo en 2007 y publicado por la Revista de la Ciencia Dermatológica. Los científicos descubrieron que los cannabinoides ayudan a prevenir la acumulación de células epidérmicas muertas al inhibir la proliferación de células vivas. Este efecto respalda la idea de que los extractos de marihuana podrían ser compuestos efectivos para el tratamiento de enfermedades de la piel.

LAS VENTAJAS DE LOS EXTRACTOS DE CBD PARA LA PIEL

Los cannabinoides han demostrado actuar como agentes inmunodepresores y antiinflamatorios en enfermedades de la piel, así como en muchas otras patologías del sistema inmunológico, como la esclerosis múltiple, diabetes, artritis reumatoide y asma alérgica. Tanto el CBD como el THC amortiguan la respuesta inmune del cuerpo, lo cual es positivo en condiciones relacionadas con un sistema inmune hiperactivo. Dado que existen receptores cannabinoides en las células a lo largo de nuestra piel, es posible tratar problemas dermatológicos con remedios sistémicos y tópicos. Debemos recordar que el potencial terapéutico real de la marihuana está lejos de ser aprovechado y, a día de hoy, nadie es capaz de trasladar los resultados de laboratorios y las experiencias de los pacientes a una práctica clínica estandarizada.

Dicho esto, la total ausencia de efectos adversos convierte al CBD en un cannabinoide perfecto como compuesto fitoterapéutico. El aceite de CBD tiene una serie de propiedades antiinflamatorias y antiproliferativas que pueden combatir los síntomas de la psoriasis. Otros tópicos cannábicos que pueden aliviar los signos de la psoriasis son bálsamos, cremas o pomadas que contengan CBD, THC u otras combinaciones de cannabinoides. Aunque los remedios cannábicos por vía tópica u oral prácticamente no tienen factores de toxicidad, fumar marihuana podría en realidad agravar condiciones como la psoriasis. La mejor elección para inhalar cannabis sería un vaporizador.

En la mayoría de los casos, los bálsamos y aceites de CBD calman la piel dañada, aunque los resultados de la utilización de esta hierba dependen en gran medida de la calidad del extracto, tanto como del estado particular del paciente. Algunos individuos han visto como su psoriasis desaparecía, otros aprecian menor inflamación y picores. En muchos casos, el extracto de base cannábica no parecía funcionar porque su concentración de CBD era demasiado baja. Esta variable se debería tener en cuenta cuando se prueban extractos de marihuana caseros para tratar problemas cutáneos. Aquí os dejamos una gran receta para preparar potentes lociones con cannabis.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar