La lista de enfermedades que el cannabis es capaz de aliviar, tratar e, incluso, de curar en un futuro, parece crecer constantemente. No obstante, la marihuana se ha utilizado durante miles de años como una medicina tradicional, empleada en el tratamiento de una amplia variedad de trastornos y enfermedades.

Sin embargo, en el mundo occidental moderno, a menos que exista un consenso unánime basado en pruebas científicas irrefutables que apoyen una afirmación, la mayoría de la gente seguirá siendo escéptica. Y no hay nada malo en esta postura, pues ayuda a filtrar métodos y sustancias que sencillamente no funcionan. Por suerte, existen multitud de pruebas que demuestran que el cannabis es una medicina efectiva, y que además se puede emplear para tratar una serie de trastornos de la piel, como el eccema.

¿QUÉ ES EL ECCEMA?

El eccema o eczema atópico, dependiendo de la ortografía escogida, también conocido como dermatitis atópica, es el tipo de eccema más común. Esta enfermedad hace que la piel esté seca, roja, agrietada y con picor. Estos síntomas pueden producir que haya zonas de la piel irritadas y muy desagradables, que provocan sensaciones que son desde simplemente molestas, hasta absolutamente insoportables. El eccema atópico es muy común en niños pequeños y es una enfermedad de larga duración que persiste durante la vida de un individuo. Dicho esto, el eccema atópico también puede mejorar muchísimo e incluso desaparecer por completo.

Hasta el momento se desconoce la causa del eccema atópico, un hecho que sin duda hace que la enfermedad sea muy difícil y frustrante para quienes la experimentan. No se ha hallado un único factor que la provoca, pero sí se cree que existen varios catalizadores diferentes que pueden desencadenar y agravar la enfermedad. Por ejemplo, la palabra "atópico" significa padecer una sensibilidad a los alérgenos.

Por tanto, el eccema atópico ocurre con frecuencia en quienes tienen alergias. Se puede desarrollar junto a otras enfermedades alérgicas, tales como la fiebre y el asma. Otros desencadenantes podrían ser el contacto o la exposición a sustancias como jabones y detergentes. Incluso el estrés y las condiciones climáticas pueden intensificar los síntomas del eccema atópico. Las alergias alimentarias también pueden desempeñar un papel importante.

Tipos de eccemas y su tratamiento con cannabis

TIPOS DE ECCEMA

Existen varios tipos distintos de eccema, un término general que designa una serie de enfermedades de la piel. La dermatitis de contacto es un tipo de eccema que aparece cuando la piel entra en contacto con determinadas sustancias que desencadenan una irritación.

El eccema varicoso o venoso afecta al tercio inferior de las piernas y puede provocar problemas del flujo sanguíneo en esta región del cuerpo. El eccema discoide o numular se puede producir en toda la piel y se manifiesta en forma de manchas circulares en la epidermis. El eccema seborreico se manifiesta en forma de zonas de la piel rojas y escamosas en áreas como la nariz, las orejas, el cuero cabelludo y las cejas. Por último, el eccema dishidrótico es una variante que provoca que se formen pequeñas ampollas en los dedos y las palmas de la mano, así como en los dedos y las plantas de los pies.

EL CANNABIS COMO TRATAMIENTO DEL ECCEMA

Cuando el eccema se desencadena a partir de una fuente externa que entra en contacto, la piel se irrita e inflama, lo que da lugar a muchas sensaciones molestas y a una apariencia igualmente desagradable. Al parecer, aplicar cannabis por vía tópica puede ayudar a calmar la inflamación al iniciar un efecto inmunosupresor. Los estallidos y la inflamación sobre la piel se producen cuando las células inmunes responden al desencadenante. Por lo que se ve, aplicar un preparado de cannabis ayuda a apagar este fuego inflamatorio y a aliviar los síntomas.

Un estudio científico publicado en la revista Experimental Dermatology ("Dermatología experimental") explora los posibles efectos terapéuticos del cannabis sobre la piel, en especial en relación con el sistema endocannabinoide. Los autores de este análisis afirman que la alteración de este sistema podría ser importante en el desarrollo de determinadas enfermedades de la piel.

Sostienen que "la pruebas actuales sobre el papel de los cannabinoides en la regulación del sistema inmunitario son incuestionables, e incluso se ha introducido el término ‘sistema inmunocannabinoide’". Esta afirmación es particularmente interesante si tenemos en cuenta la respuesta inmunitaria que se produce en la piel cuando se expone a determinados irritantes.

Los autores hacen referencia a este punto concreto y sostienen que el cannabis podría tener un lugar en el futuro de la medicina de la terapia de la piel, "... parece ser que los cannabinoides cuentan con propiedades inmunosupresoras y se podrían considerar como medicamentos antiinflamatorios potenciales". También añaden que el sistema endocannabinoide podría participar en la reducción de la respuesta alérgica que desencadenan los alérgenos.

Los autores del estudio concluyen que, "en base al conocimiento actual, las posibilidades terapéuticas de los cannabinoides para tratar enfermedades de la piel parecen incuestionables. Posiblemente, en el futuro, estará extendido el uso de los cannabinoides para el tratamiento del prurito, enfermedades inflamatorias de la piel e incluso el cáncer de piel".

OTRAS INVESTIGACIONES

Al parecer, las funciones de los cannabinoides en relación al tratamiento del eccema y del tratamiento general de la piel van más allá de usar la hierba como un remedio tipo apósito. Las alteraciones en la salud de la piel podrían perfectamente deberse a desequilibrios dentro del sistema endocannabinoide, un sistema altamente receptivo al aporte de los cannabinoides, ya sean ingeridos o aplicados. Las disfunciones y los desequilibrios en el sistema endocannabinoide podrían ser la causa de enfermedades de la piel como el eccema, y los cannabinoides podrían ser una forma de curar dichos desequilibrios.

Un artículo científico publicado en la revista Trends in Pharmacological Sciences ("Tendencias en ciencias farmacológicas"), señala que el sistema endocannabinoide que se encuentra en la piel juega un papel fisiológico importante en la salud de las células cutáneas. Los autores comentan que la alteración de este sistema podría provocar la aparición del eccema, así como de otras enfermedades de la piel. También señalan que manipular el sistema endocannabinoide con la intención de normalizar los síntomas podría ser beneficioso para numerosas enfermedades de la piel.

El cannabis se puede utilizar para manipular el sistema endocannabinoide, y numerosos estudios han demostrado la efectividad de los cannabinoides en el tratamiento del eccema. Un artículo publicado en el Journal of the American Academy of Dermatology ("Revista de la Academia estadounidense de dermatología") sostiene que "los cannabinoides podrían tener también propiedades antiinflamatorias útiles en el tratamiento tanto de la dermatitis de contacto alérgica como de la dermatitis atópica".

Los autores resaltan una serie de estudios que identifican la relación entre los cannabinoides y el sistema inmunitario. El papel de los cannabinoides en el tratamiento del eccema parece particularmente positivo. Los autores explican que "los cannabinoides tienen un papel prometedor en varias dermatitis eccematosas y pruritos, y los dermatólogos ya están implementando la terapia cannabinoide en sus propias prácticas".

cannabis aplicación tópica para eccemas

ESTADOS DONDE EL CANNABIS ES LEGAL

Los Estados Unidos están liderando en ciertos aspectos la batalla contra la prohibición del cannabis. Varios estados del país han votado para legalizar la hierba tanto con fines medicinales como recreativos. Hasta el momento, ningún estado ha aprobado su uso medicinal específicamente para el tratamiento del eccema, pero sin embargo los pacientes de algunos estados podrían estar de suerte.

Los médicos de Washington D.C. pueden aprobar el uso de cannabis terapéutico para una amplia lista de enfermedades, y en California ocurre lo mismo. Los pacientes que residen en los estados de Massachusetts, Oregón y Rhode Island también podrían optar al cannabis medicinal para el tratamiento del eccema si cuentan con la aprobación de un médico.

EL USO DEL CANNABIS PARA EL ECCEMA

Existen muchos productos que han sido diseñados para su aplicación tópica. Como el eccema se produce en la parte externa del cuerpo, tiene sentido aplicar los cannabinoides directamente sobre la piel para calmar la inflamación y hacer frente potencialmente a las causas subyacentes de la enfermedad. Utilizar un jabón de cannabis es una opción práctica y sencilla, en especial para quienes experimentan reacciones alérgicas al utilizar los tipos erróneos. Este tutorial para elaborar jabón de cáñamo también se puede utilizar con concentrados de cannabinoides más potentes para estimular su efectividad.

También se pueden aplicar bálsamos y lociones ricas en cannabinoides sobre las zonas irritadas de la piel. Además de proporcionar alivio, también se pueden fabricar a base de aceite de cáñamo, que básicamente contiene aceites grasos vitales para la salud de la piel.

Cuando aparece un brote de eccema y si el paciente no dispone de otras alternativas, incluso se pueden aplicar directamente sobre la piel aceites y concentrados. Los productos solubles en agua y las sales de baño con cannabis también pueden ser útiles para el cuidado de todo el cuerpo.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar