La marihuana tiene muchas aplicaciones y, desde que ha vuelto a ser aceptada por sus propiedades medicinales, prácticamente ha penetrado en cada rama de la medicina. Uno de los errores frecuentes es pensar que la única forma de sentir los efectos del cannabis es fumándolo. Y es que aunque este mecanismo sea útil para algunas personas, las aplicaciones de esta hierba van mucho más allá de este método.

El cannabis puede aplicarse sobre la piel, mejorando la salud de este gran órgano. El THC y CBD interactúan con el sistema endocannabinoide, donde producen un efecto modulador de los sistemas fisiológicos. Las investigaciones sugieren que el sistema endocannabinoide también se halla dentro de la piel, donde está fuertemente implicado en la proliferación, crecimiento, diferenciación, apoptosis y producción hormonal.

Lo interesante es que ahora el cannabis también apunta a ser un tratamiento prometedor para heridas y quemaduras, cuando se aplica de forma tópica. Los cannabinoides ofrecen propiedades antiinflamatorias, asistiendo potencialmente al proceso de curación y control del dolor de estas lesiones. También se ha descubierto que algunos cannabinoides tienen propiedades antibacterianas, convirtiéndolos en un tratamiento potencial de primeros auxilios en caso de producirse estos daños.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE Y LA CICATRIZACIÓN DE HERIDAS

Se ha demostrado que el sistema endocannabinoide participa directamente en el proceso fisiológico de cicatrización de heridas. Las investigaciones realizadas en la Universidad Médica de China analizaron la influencia de los receptores cannabinoides en heridas de ratones.

Los investigadores provocaron heridas a los ratones mediante pequeñas incisiones. En la zona lesionada, se hallaron receptores CB1 en células mononucleares y células fibroblásticas. Se encontraron células positivas CB1 en el sitio de la herida, entre 6 horas y 14 días después de producirse la lesión. Este descubrimiento llevó a los investigadores a afirmar que el receptor CB1 se activa durante el proceso de cicatrización de una herida, concluyendo que está implicado en el proceso de inflamación.

La presencia de receptores CB1 en las zonas heridas podría actuar como zona de unión, para que el THC pueda ejercer posibles efectos analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos.

Efectos Analgésicos, Antiinflamatorios Y Antibióticos.

LOS CANNABINOIDES COMO ANTIBIÓTICOS

Una de las principales preocupaciones al producirse una herida es mantenerla limpia. Prevenir que las bacterias se establezcan en la herida es esencial para evitar una infección. Este es otro aspecto de la curación de heridas en que los cannabinoides podrían desempeñar una función.

Los cannabinoides como el THC, CBD, CBN, CBC y CBG exhiben una acción antibiótica. Un artículo de investigación, del 2008, afirma que todos estos cannabinoides han demostrado tener una actividad potente contra el estafilococo áureo (SARM) resistente a la meticilina.

El estafilococo áureo (Staphylococcus aureus) es un patógeno dañino para los humanos, que infecta las heridas. Esta bacteria puede causar infecciones de tejidos blandos, como el impétigo, celulitis, abscesos cutáneos, fascitis necrosante y piomiositis.

HERIDAS MALIGNAS

Las heridas malignas son el resultado de las células cancerosas invadiendo el epitelio (las células que recubren las superficies externas de los órganos) y penetrando la epidermis (la capa externa de la piel). Cuando ocurre esto, se reduce la circulación sanguínea a las zonas afectadas de la piel. Y debido a que la sangre transporta nutrientes, la falta de sangre puede provocar la muerte de los tejidos, ya que las células están privadas de sus elementos básicos.

Hay muchos relatos anecdóticos que confirman la eficacia del cannabis, en forma tópica, para tratar las heridas malignas. El caso de Rick Simpson es muy conocido.

Un artículo del 2017, publicado en la “Revista del control del dolor y los síntomas”, afirma que las heridas malignas afectan aproximadamente al 15% de los pacientes de cáncer. Los autores del artículo describen que las células cancerosas muestran niveles más elevados de receptores CB1 y CB2, añadiendo que la apoptosis de células tumorales se produce por medio de la activación de los receptores cannabinoides.

Este artículo documenta el caso práctico de un hombre de 44 años con una herida en la zona de la mejilla derecha, que había sido diagnosticado con cáncer escamocelular tres años antes. Su herida crecía rápidamente. Tras aplicar aceite de cannabis, se observó una regresión en la herida maligna. También se logró controlar el dolor, gracias al uso de marihuana. Los investigadores afirman que los efectos analgésicos podrían haberse logrado mediante la absorción de THC y CBD, y mediante la forma en que estos cannabinoides interactúan con los nociceptores periféricos (neuronas sensoriales que responden al dolor), células inmunológicas y células cancerosas.

Loción Cannabis

CANNABIS PARA QUEMADURAS

Las quemaduras se clasifican por su profundidad, dividiéndose en las categorías de quemaduras de primer, segundo y tercer grado. Estas tres clasificaciones se asocian al dolor. Las quemaduras de tercer grado podrían requerir un tratamiento con injertos de piel. Pero las de primer y segundo grado podrían tratarse con aplicaciones tópicas, como una crema antibiótica o una crema de Aloe vera. La marihuana es conocida por su eficacia para tratar el dolor, y tanto el CBD como el THC ofrecen potencial en este ámbito.

El cannabis también contiene una clase de compuestos llamados terpenos. Estos químicos se hallan en muchas especies de plantas y son responsables de los agradables aromas asociados con las diferentes variedades de marihuana. Algunos terpenos han demostrado ofrecer potencial para el tratamiento de quemaduras, exhibiendo una actividad antimicrobiana en modelos animales. El terpeno linalool también está asociado con propiedades analgésicas y refrescantes, por lo que es un complemento potencial para el tratamiento.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar