Preparar té con marihuana es muy fácil una vez que se entiende el principio de la descarboxilación y la solubilidad de los cannabinoides - preparemos un té con THC y CBD.

¿Qué es lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en nuestra apreciada hierba? A menudo, la imagen de un canuto bien liado, el elegante aspecto de un bong, o el delicioso aroma de unas galletas recién horneadas. Aunque los avances tecnológicos han hecho que surjan otros métodos de consumo, como los vaporizadores de tecnología punta, los extractos de alta potencia, y todo tipo de comestibles con THC, se siguen utilizando métodos de la vieja escuela con los que se obtiene un prolongado y satisfactorio efecto - y uno de ellos es el té de cannabis.

Antes de triturar la hierba y verter agua hirviendo sobre ella, tenemos que tener en cuenta el principio de descarboxilación, y la solubilidad de los cannabinoides.

HISTORIA DEL TÉ DE CANNABIS

La demonización y prohibición de la marihuana por ser una droga peligrosa es un concepto bastante reciente. Los expertos creen que muchas culturas cultivaron cannabis durante al menos 12.000 años, lo que lo convierte en uno de los cultivos más antiguos de la humanidad.

Según los historiadores, la civilización india fue la primera en consumir cannabis en forma de té, aunque el bhang, la denominación india para una bebida/comestible típico, es completamente distinto a lo que nos imaginamos cuando pensamos en una taza de té.

El Bhang tradicional es una pasta de aspecto verdusco que se convierte en bebidas y comestibles ceremoniales. Los indios lo preparan triturando los cogollos, las hojas y las semillas de la planta madura de cannabis con un mortero, y le añaden especias, leche y ghee, la versión india de la mantequilla clarificada.

La pasta y las bebidas de bhang no se parecen en nada al té al que estamos acostumbrados, pero la mayoría de las recetas para preparar una infusión con cannabis están basadas en el mismo principio - mezclar los cannabinoides con algún tipo de grasa y añadirlos a la infusión.

La cultura jamaicana también es famosa por su té de ganja, que es completamente distinto al bhang. Los jamaicanos utilizan las hojas de las plantas jóvenes de cannabis, en lugar de cogollos y hojas maduros. Este tradicional té de ganja no es muy potente, debido a que se prepara sólo con agua caliente, sin grasas.

DESCARBOXILACIÓN Y SOLUBILIDAD DE LOS CANNABINOIDES

Si queremos preparar un té con un fuerte efecto, lo tenemos que hacer de forma parecida al bhang, en vez de al estilo jamaicano. Esto es debido al principio de descarboxilación, y al hecho de que los cannabinoides no son solubles en agua.

Piensa en la descarboxilación como un proceso que transforma la forma acídica y no psicoactiva de los cannabinoides, el THCA y el CBDA, en THC y CBD. La descarboxilación tiene lugar durante la combustión, y al aplicar calor durante el proceso de cocción.

Además, es muy importante que los cannabinoides se mezclen con grasas, debido al problema de la solubilidad - razón por la que los indios usan leche y mantequilla clarificada para preparar el bhang.

mantequilla de marihuana 

DOS FORMAS DE PREPARAR TÉ DE CANNABIS

1. El método de la Cannabutter (fácil y práctico)

Ingredientes para obtener 200ml:

• 1 cucharadita de cannabutter

• 1 taza de agua hirviendo

• 1-2 bolsitas de té

El mejor métodos para preparar una infusión de cannabis es también el más práctico - lo único que hace falta es una cucharadita de cannabutter. Si tienes la suerte de cultivar tu propia hierba, lo mejor es preparar un poco de cannabutter cada vez que coseches. Puedes dividirla en pequeñas porciones, colocarlas en recipientes de plástico, y congelarlas para conservar su frescura. Si tienes un suministro constante de cannabutter, podrás preparar comestibles y bebidas cuando te apetezca.

Disolver mantequilla en té es un poco extraño al principio, ¡pero merece la pena! La descarboxilación de los cannabinoides tiene lugar durante el proceso de preparación de la cannabutter, que lleva su tiempo, pero el alto contenido de grasa de la mantequilla hace que sea un excelente material portador de THC y CBD.

2. "Té Latte de Cannabis" (preparado desde cero y estupendo para grupos)

Ingredientes para obtener 4 lotes de 200ml de cada uno:

• 7g de cogollo finamente molido o 14g de recortes (preferiblemente descarboxilados)

• 15g de mantequilla reblandecida (o 30ml de aceite de coco caliente)

• 400ml de leche entera (o leche de almendras, etc.)

• 400ml de agua

• Hojas de té y un infusor de té de metal

• 1 cucharadita de extracto de vainilla, 4 cucharadas de miel, un poco de canela

Instrucciones:

1. Lo primero, es descarboxilar el cannabis en el horno a 105-110°C durante 1 hora. Este paso es obligatorio pero recomendable para obtener la máxima potencia. Nota: La mayoría de los hornos no son muy precisos, por lo que es esencial controlar la temperatura con un termómetro. Una temperatura superior a 115°C va a hacer más mal que bien. Algunos expertos afirman que la temperatura ideal para 1 hora de descarboxilación es 106°C.

2. Mezcla bien la materia vegetal, la leche, el extracto de vainilla y la mantequilla (o aceite de coco). Deja reposar a temperatura ambiente durante 1 hora.

3. Vierte la mezcla en una cazuela, añade agua y coloca el infusor lleno en el centro. Deja cocer durante unos 20 minutos a fuego medio, ¡que no hierva!

4. Cuela el "té latte" para eliminar la materia vegetal y adereza con una cucharada de miel, una pizca de canela, y cualquier otra cosa que te apetezca.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar