The RQS Blog

.



By Steven Voser


La legalización de la marihuana continúa avanzando poco a poco; pero aun así, en la mayor parte del mundo el cultivo, la posesión y el consumo de hierba siguen siendo delito. Esto significa que la mayoría de los fumadores compran hierba en el mercado negro en lugar de en un dispensario y, por tanto, es muy posible que encuentren semillas en el fondo de la bolsa.

Las semillas de bolsa (es decir, las que se encuentran en el fondo de las bolsitas de hierba) pueden ser una grata sorpresa para algunos cultivadores inexpertos. Al fin y al cabo, son semillas gratis con las que puedes cultivar esa estupenda hierba que te estás fumando ahora mismo, ¿no? Bueno, no exactamente. Cultivar semillas de bolsa es como jugar a la lotería, y podría no ser para todo el mundo. A continuación veremos las ventajas y desventajas del cultivo de semillas de bolsa y lo que puedes esperar si decides hacerlo.

Cannabis Bag Seed
Semillas de Bolsa

Conceptos básicos sobre la genética de la marihuana: Madres, padres, genotipos y fenotipos

Para sopesar adecuadamente las ventajas y desventajas de cultivar semillas de marihuana de bolsa, es necesario contar con unos conocimientos mínimos sobre genética cannábica y saber en qué consiste un proyecto de cría para crear variedades de marihuana modernas (todo, evidentemente, sin entrar en demasiados detalles técnicos).

En condiciones naturales óptimas, las plantas de marihuana se reproducen cuando una macho poliniza a una hembra. Sin embargo, en algunos casos, las hembras también pueden autopolinizarse (para lo que deben haber desarrollado sacos de polen o estambres además de sus flores pistiladas habituales). La autopolinización suele ocurrir en respuesta al estrés, como el último intento de una planta por asegurar la supervivencia de su especie. Este fenómeno se conoce como hermafroditismo y es bastante común en el cannabis.

Cuando una planta macho poliniza a una hembra, las semillas resultantes contienen una mezcla de información genética de ambas plantas parentales. Este modelo genético se conoce como genotipo. La forma en que una planta de marihuana expresa esta información genética se conoce como fenotipo, y puede variar mucho de una semilla a otra (igual que los hermanos no siempre se parecen mucho). En cambio, las semillas que descienden de una hembra autopolinizada solo conservan la información genética de la planta hermafrodita de la que proceden y, por lo general, presentan una probabilidad alta de convertirse también en plantas hermafroditas.

Dificultades a la hora de crear una hierba de alta calidad

Entonces, para crear una variedad de marihuana solo se necesita una planta hembra y un poco de polen, ¿verdad? Lamentablemente, la respuesta es no; de lo contrario, todos los cultivadores del planeta tendrían su propio banco de semillas. Los criadores de marihuana dedican mucho trabajo a crear nuevas variedades con ayuda de técnicas especiales como la endogamia, el retrocruzamiento, la autofecundación, etc., para destacar ciertas características relacionadas con la morfología de una planta, la estructura de los cogollos, el tiempo de floración, el aroma, el contenido de cannabinoides, etc.

En otras palabras, las técnicas anteriores permiten a los criadores afianzar la información genética de un determinado cruce, creando semillas que produzcan de forma sistemática fenotipos con las mismas características. Esto es muy importante, ya que ofrece la posibilidad de cultivar plantas con características estables que den lugar a cosechas excelentes de forma constante.

Hermafrodite cannabis

Semillas de bolsa: Una lotería genética

Hoy en día, la mayoría de los cultivadores de marihuana cultivan sinsemilla, es decir, cannabis que no produce semillas. Esto se debe a que las plantas femeninas no polinizadas producen flores más grandes, densas y resinosas, que ofrecen un humo muy potente, aromático y sabroso. En cambio, las plantas polinizadas desarrollan unos cogollos llenos de semillas y de calidad inferior. Así que, si has encontrado semillas entre tu hierba, lo más probable es que hayan acabado ahí de forma inadvertida.

Pero, si las germinas y cultivas, ¿qué puedes esperar? Lo más parecido a una lotería genética.

Las semillas de bolsa contienen la genética de las plantas parentales utilizadas en su proceso de creación (sean las que sean), y lo más probable es que expresen esas características con un alto grado de variación. Esto se debe a que la variedad no ha sido sometida a los distintos procesos que emplean los criadores para definir y estabilizar ciertos rasgos. Por tanto, si encuentras semillas en una bolsa, podrías terminar cultivando un fenotipo alto, larguirucho y de floración lenta junto a otro rechoncho, voluminoso y de floración rápida (aunque ambas semillas provengan del mismo cruce).

¿Qué puedes esperar si cultivas estas semillas?

Una mezcla de plantas macho y hembra
Si las semillas encontradas son cruces de plantas macho y hembra, las plantas resultantes contendrán genética tanto masculina como femenina. En este caso, hay una probabilidad muy alta de que acabes cultivando algunas plantas macho, por lo que tendrás que prestar mucha atención para identificarlas y separarlas lo antes posible.

Hembras hermafroditas
Si las semillas de la bolsa provienen de una hembra autopolinizada (en respuesta al estrés, por ejemplo), podrías tener plantas con una tendencia alta a producir flores tanto masculinas como femeninas. El hermafroditismo se transmite de generación en generación, y es realmente molesto para los cultivadores, ya que si no se identifica a tiempo, una sola planta hermafrodita podría producir cientos de semillas y echar a perder cosechas enteras.

Características aleatorias
Cuando se cultivan semillas de bolsa, no hay ningún tipo de información sobre la fase de floración, el tamaño de la planta, su productividad, etc. En su lugar, tendrás que adaptarte a las necesidades de las plantas sobre la marcha. Es verdad que podrías tener suerte y encontrar un diamante en bruto, pero también es posible que termines cultivando un ejemplar mediocre con cosechas pequeñas, poca potencia y aromas y sabores decepcionantes.

Germinación fallida
Olvídate de la garantía de germinación que ofrecen los criadores y bancos de semillas de confianza. Si intentas cultivar semillas de bolsa, puede que no germinen debido a su edad o estado de salud.

Un apunte sobre las enfermedades de las semillas de marihuana

Cuando un cultivador piensa en las enfermedades más habituales de la marihuana, lo primero que le viene a la mente es la pudrición de las raíces y de los cogollos, y el mildiú polvoriento, es decir, afecciones que producen signos o síntomas visuales en las hojas, flores o raíces de las plantas de cannabis. Sin embargo, también existen bacterias, hongos y viroides (como Rhizopus, Alternaria o el viroide latente del lúpulo) que pueden infectar las semillas de marihuana. Los criadores más respetados realizan pruebas de detección de este tipo de patógenos como parte de su control de calidad. Pero, lógicamente, las semillas de bolsa no se someten a estos controles y, por tanto, conllevan un mayor riesgo de ser portadoras de estos patógenos.

El cultivo de estas semillas puede aumentar el riesgo de que estas y otras enfermedades entren en tu espacio de cultivo y contagien a otras plantas.

Consejos para cultivar semillas de marihuana de bolsa

¿Quieres asumir el reto de cultivar semillas de bolsa? Puede ser una experiencia interesante para los aficionados al cultivo que saben cómo gestionar sus expectativas. Trata de seguir estos consejos para conseguir los mejores resultados:

  • Utiliza métodos de germinación comprobados (como la técnica del papel absorbente) para maximizar las tasas de germinación. En caso de tener semillas viejas, duras y oscuras, prueba distintos trucos de germinación como ponerlas en remojo con agua o peróxido de hidrógeno.
  • Vigila de cerca las plántulas para eliminar a tiempo las débiles y enfermizas. Esto te ayudará a centrar tus esfuerzos en las plantas sanas y a minimizar el riesgo de que las semillas propaguen enfermedades y patógenos en tu espacio de cultivo.
  • Identifica, separa o elimina las plantas macho a tiempo. Recuerda que es mucho más probable que las semillas de bolsa produzcan plantas macho en lugar de hembras. Teniendo esto en cuenta, aprende a identificar el sexo de las plantas de marihuana.
  • Busca que no haya hermafroditas. Una sola planta hermafrodita es suficiente para arruinar todo un cultivo y producir montones de semillas hermafroditas en lugar de cogollos de calidad. Por tanto, asegúrate de examinar tus plantas con frecuencia desde los primeros días de la floración, y de eliminar las hermafroditas lo antes posible. Algunas señales de este tipo de plantas son unas vainas de polen en forma de campana que crecen debajo de las flores pistiladas, y unos "plátanos" amarillos que salen del centro de los cogollos femeninos.
  • Evita cultivar semillas de bolsa junto con semillas de un criador de confianza, porque si tienes problemas con las primeras, no correrás el riesgo de que afecten a los ejemplares de mejor calidad.
  • Si tienes una operación de cultivo cara y sofisticada, como un sistema hidropónico grande o un cuarto de cultivo interior amplio, trata de usar algo más sencillo y rentable para cultivar las semillas de bolsa (como un armario de cultivo pequeño). Una vez que hayas eliminado las plántulas macho y las más débiles, podrás pasar el resto de las hembras a este espacio y controlarlas sin necesidad de montar un sistema elaborado y costoso. Recuerda sacar esquejes de los ejemplares más prometedores y, si consigues buenos resultados, cultívalos como lo harías normalmente para comprobar cómo crecen.
Tips for growing cannabis

¿Es buena idea cultivar semillas de marihuana de bolsa?

La decisión de cultivar semillas de bolsa es algo completamente personal, y dependerá de tu estilo y objetivos de cultivo. Pero es mejor tomarla siendo plenamente consciente de lo que son las semillas de bolsa y en qué se diferencian de las semillas de calidad. Recuerda:

  • Puede que las semillas de bolsa no germinen. En cambio, las que venden los criadores de confianza garantizan altas tasas de germinación.
  • Es imposible conocer el origen de las semillas de bolsa, lo que significa que podrían producir plantas con características aleatorias. Por otro lado, los criadores pueden confirmar el linaje de sus variedades y ofrecerte una idea clara de qué tipo de plantas vas a cultivar. Esto hace que sea mucho más fácil conseguir plantas que se adapten a tu estilo y método de cultivo.
  • Hay muchas posibilidades de que las semillas de bolsa produzcan plantas macho o hermafroditas. En cambio, las semillas feminizadas tienen un 99% de probabilidades de convertirse en plantas hembra, lo que garantiza una cosecha viable.

Según nuestra experiencia, los cultivadores veteranos que usan sistemas sofisticados y costosos no suelen cultivar semillas de bolsa, salvo que sientan la tentación de encontrar un fenotipo único. Lamentablemente, el riesgo de cultivar plantas machos, hermafroditas o hembras mediocres no suele merecer la pena para este tipo de cultivadores.

Las semillas de bolsa pueden ser un experimento interesante para los aficionados que suelen cultivar pocas plantas en un armario de cultivo sencillo o al aire libre, ya que no conlleva demasiados gastos y, por tanto, pueden arriesgarse a cultivar semillas de baja calidad.

Pero ten en cuenta que a la hora de cultivar semillas de bolsa no hay nada seguro, así que lo mejor que puedes hacer es experimentar con optimismo y sin demasiadas expectativas. Si lo que quieres es cosechar una hierba de primera calidad, elige semillas de proveedores de confianza o, mejor aún, prueba los híbridos F1, cuyos resultados están garantizados.

¿Tienes más de 18 años?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.