La marihuana ha sido utilizada como hierba medicinal en distintas culturas durante miles de años. Tras un breve y corrupto período de prohibición, la hierba está alcanzando nuevamente su merecido estatus de producto medicinal. La ciencia moderna continúa analizando la planta en detalle y, hasta ahora, ha descubierto que muchos de sus componentes, como los cannabinoides y los terpenos, tienen la capacidad de mejorar la salud humana y tratar determinadas enfermedades y afecciones.

Además de la eficacia de la planta, también es extremadamente segura y no se le atribuyen muertes por toxicidad. La lista de enfermedades contra las cuales el cannabis es eficaz es extremadamente larga. Una de estas enfermedades es la diabetes. Exploremos los factores de riesgo y las causas de la afección antes de analizar los posibles efectos terapéuticos que ofrece la marihuana.

Cannabis Cannabinoides Y Terpenos Para La Diabetes

TIPOS Y ESTADÍSTICAS

Existen dos tipos diferentes de diabetes. La diabetes de tipo 1 es un trastorno genético en el que el cuerpo no puede producir insulina, la hormona peptídica responsable de controlar los niveles de glucosa en sangre. La diabetes de tipo 2, o diabetes mellitus, es mucho más común y se presenta cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o cuando la insulina que produce no funciona de forma eficiente.

En un informe de la American Diabetes Association, se detalló la prevalencia de la enfermedad durante el 2015 en los Estados Unidos. Se descubrió que 30,3 millones de estadounidenses, o el 9,4% de la población, tenían diabetes. De esta población, aproximadamente 1,23 millones de adultos y niños estadounidenses tenían diabetes de tipo 1. La afección fue la séptima causa de muerte en el país durante ese año, con 79 535 muertes asociadas a la enfermedad.

CAUSAS DE LA DIABETES DE TIPO 2

La diabetes de tipo 2 se produce cuando el páncreas, una glándula de gran tamaño ubicada detrás del estómago, no produce suficiente insulina. Cuando esto ocurre, no se puede mantener un nivel normal de glucosa en sangre. El problema puede presentarse también cuando el cuerpo no puede utilizar la insulina que produce, lo que se conoce como resistencia a la insulina.

Existen varios factores de riesgo asociados a la diabetes de tipo 2, y cualquiera de ellos puede aumentar las probabilidades de recibir un diagnóstico de la enfermedad. La edad es uno de estos factores de riesgo, y uno que está muy influenciado por el grupo étnico. Tener más de 40 años de edad es uno de los factores de riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 en población de raza blanca. Sin embargo, estos números varían. Para las poblaciones del sur asiático, China, afrocaribeños o africanos negros, tener más de 25 años de edad es un factor de riesgo. Se cree que la edad aumenta el riesgo debido a la posibilidad de ganar peso y de hacer menos ejercicio.

La genética también desempeña un papel importante en la enfermedad. Tener un pariente cercano con diabetes de tipo 2, como un padre o un hermano, se asocia a un riesgo de desarrollar la dolencia de 1 entre 3.

OBESIDAD

Finalmente, tener sobrepeso u obesidad se asocia fuertemente a la diabetes de tipo 2. Como seres humanos, nuestros cuerpos se adaptan a nuestro entorno, incluso la forma en la que nos movemos y los alimentos que elegimos ingerir. Moverse mucho, levantar pesas y comer alimentos saludables afectarán de forma positiva nuestra expresión epigenética y producirán un estado de bienestar.

Sin embargo, hacer lo contrario puede producir aumento de peso y las enfermedades crónicas que trae aparejadas, entre otras, la diabetes de tipo 2. Un índice de masa corporal (IMC) de 25 coloca a las personas dentro de un rango de sobrepeso, y un IMC de 30 o superior las caracteriza dentro de un rango de obesidad, lo que aumenta el riesgo de diabetes de tipo 2. Sin embargo, las personas asiáticas con un IMC de 23 o superior tienen un mayor riesgo, mientras que las personas asiáticas con un IMC de 27,5 o superior tienen incluso un riesgo mayor.

Las grasas acumuladas alrededor del abdomen pueden aumentar enormemente el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2. Las grasas acumuladas en esta área del cuerpo liberan sustancias químicas que pueden alterar el sistema metabólico y el sistema cardiovascular. Esto también puede aumentar el riesgo de desarrollar otras afecciones serias, tales como cardiopatía coronaria, apoplejía y algunos tipos de cáncer.

Cannabis y Diabetes y Obesidad

EL ROL DE LA MARIHUANA

Para la mayoría de las personas, la idea de que el cannabis pueda ayudar a combatir una enfermedad tan seria puede parecer absolutamente absurda. Muchas personas consideran que la hierba es una droga peligrosa e ilegal y que no pertenece a la medicina moderna. La verdad es que esta visión ha sido cultivada durante décadas por la propaganda y la manipulación política. Cuando se analizan los hechos que se exponen en las publicaciones científicas, se puede observar que la marihuana es un producto medicinal extremadamente potente y complejo que interactúa con el cuerpo de una forma muy específica. Esto ocurre mediante el sistema endocannabinoide, una red de receptores que son activados por las moléculas que contiene la planta de cannabis.

Entonces, ¿cómo ayuda exactamente esta planta en la prevención y el posible tratamiento de la diabetes? Bien, el mecanismo principal puede afectar al control de peso, un factor importante si se considera la estrecha relación entre la obesidad, el IMC y la diabetes de tipo 2. Esto puede parecer sorprendente, ya que algunos estereotipos asociados al consumo de marihuana son la ingesta excesiva de comida, la vagancia y la falta de ejercicio. Aparentemente, estos son estereotipos ficticios perpetuados por la cultura popular.

MARIHUANA Y OBESIDAD

En una publicación científica en la American Journal of Epidemiology, se examina la relación entre la obesidad y el consumo de cannabis mediante la aplicación de resultados de dos encuestas nacionales representativas. Los investigadores descubrieron que los consumidores de cannabis tienen una probabilidad menor de desarrollar obesidad que quienes no consumen en la población general. Este resultado fue el opuesto a la hipótesis inicial, que se basaba en ensayos clínicos y estudios de laboratorio que asociaban el cannabis con la estimulación del apetito.

La publicación también cita varios estudios que arrojaron resultados similares. En un estudio que constaba de 297 mujeres, se sugirió que el índice de consumo de cannabis en los 12 meses anteriores fue menor en sujetos con obesidad que en mujeres con un IMC menor. Otro estudio arrojó un resultado contrario, demostrando que el consumo frecuente de cannabis se asociaba a la obesidad en niñas en una muestra de 7 885 adolescentes. No obstante, otro estudio demostró que, si bien el cannabis se asociaba a una mayor ingesta calórica, las personas que consumían cannabis tenían una probabilidad menor de desarrollar obesidad que otras personas que no lo consumían.

Entonces, ¿qué indican estos resultados? En función de estos estudios, se puede concluir que el cannabis tiene una relación estrecha con el peso saludable. ¿Esto significa que no se puede tener un peso saludable sin consumir cannabis? Definitivamente no, el ejercicio y la alimentación son fundamentales. Sin embargo, parece que hay lugar para la hierba como posible medida preventiva.

METABOLISMO DE LOS CARBOHIDRATOS

Uno de los motivos por los que la marihuana se puede asociar a un peso más saludable es la mejora en el metabolismo de carbohidratos. Se ha citado a Murray Mittleman, un profesor adjunto de medicina en la Harvard Medical School: "El hallazgo más importante es que los consumidores de marihuana parecen tener un mejor metabolismo de carbohidratos que quienes no consumen la hierba".

La investigación que produjo esta conclusión incluyó a más de 4 600 hombres y mujeres. El 49% de los sujetos había fumado cannabis al menos una vez en su vida, y el 12% fumaba la hierba regularmente. Se descubrió que los consumidores de cannabis tenían niveles de insulina en ayunas un 16% menores que quienes solían consumir y quienes nunca habían consumido. Los fumadores de cannabis también presentaban una reducción del 17% en otra medición de resistencia a la insulina. Mittleman también indicó: "Sus niveles de insulina en ayunas eran menores, y parecían tener una menor resistencia a la insulina producida por su propio cuerpo para mantener un nivel de azúcar en sangre normal".

Cannabis Bud Medicinal Para El Tratamiento De La Diabetes

CANNABIS EN ANTIDIABÉTICOS

GW Pharmaceuticals, una compañía con sede en el Reino Unido, se encuentra desarrollando un medicamento a base de cannabis que podría eliminar la necesidad de inyecciones de insulina en casos de diabetes. La compañía ya ha desarrollado un espray oral llamado Sativex, un medicamento de venta bajo receta que sirve para los espasmos musculares que padecen los pacientes con esclerosis múltiple. Este nuevo medicamento trata de utilizar los cannabinoides CBD y THCV, moléculas que han demostrado ser eficaces para disminuir la glucemia y mejorar la producción de insulina.

La THCV es otro potente cannabinoide medicinal. Se ha descubierto que la THCV, o tetrahidrocannabivarina, ofrece varios beneficios para la salud que pueden ser particularmente útiles contra la diabetes. Por ejemplo, se ha demostrado que la THCV puede funcionar como anorexígeno. Esto quiere decir que puede tener la capacidad de controlar el peso en pacientes con obesidad.

En un estudio científico publicado por la American Diabetes Association, se analizó la eficacia y la seguridad de THCV y CBD en pacientes con diabetes de tipo 2. Los investigadores del estudio observaron que la THCV disminuía significativamente los niveles de glucosa en plasma en ayunas e indicaron: "Estos hallazgos sugieren que la THCV puede representar un nuevo agente terapéutico para el control glucémico en pacientes con diabetes de tipo 2".

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar