Cultivar cannabis no es coser y cantar. Al menos, no cultivar cannabis de calidad. Hay que tener en cuenta muchas cosas para optimizar la salud y la productividad de la planta. Algo fundamental es el contenido de azúcares. Puede parecerte una variable extraña, pero en realidad es uno de los factores más importantes que afectan al crecimiento del cannabis y, en última instancia, determina el peso de la cosecha. Si una planta produce suficiente azúcar y lo distribuye correctamente alrededor de su estructura, producirá un montón de cogollos bien gordos.

Por lo tanto, para el cultivador es esencial saber cómo se distribuye el azúcar en tu planta y cómo puede aumentar su producción.

SIN AZÚCAR NO HAY MARIHUANA

Todos hemos oído hablar de la fotosíntesis. La fotosíntesis es un proceso natural llevado a cabo por todas las plantas, en el que la luz del sol se convierte en... lo has acertado, en azúcar.

Hay una serie de formas de mejorar este proceso y fomentar una mayor producción de azúcares. Pero no se trata solo de añadir suplementos; los azúcares deben llegar a los lugares correctos por toda la planta, y algunas zonas necesitan más que otras.

El principio detrás de la distribución de los azúcares se llama "fuerza de sumidero", donde el azúcar fluye o se hunde a través de sus diferentes órganos. Dicho esto, la velocidad del flujo varía, y los cogollos son los que necesitan y reciben la mayor parte del azúcar.

Las hojas más jóvenes también necesitan más azúcar porque todavía están creciendo, mientras que las hojas más viejas y maduras necesitan menos. En este caso, el azúcar sobrante no se desperdicia, ya que se transfiere a las hojas jóvenes.

Podría parecer un proceso sencillo, pero en realidad es bastante complejo. De hecho, hay mucha competencia en marcha ya que cada parte de la planta coge todo el azúcar que puede. Cuanto más fuerte tiran, más azúcar consiguen. Esto significa que los órganos con una succión más fuerte obtienen más azúcar.

Cómo Usar El Refractómetro

Podemos calcular la eficiencia con que la luz solar se convierte en azúcar mediante la medición de los carbohidratos (azúcares simples) contenidos dentro de la savia de las hojas de cannabis. El proceso puede parecer complicado, pero, con una descripción breve de los grados brix y un instrumento barato y sencillo, podrás dar rienda suelta a tu destreza en el cultivo, ya seas un cultivador principiante o un experto.

CALCULAR EL AZÚCAR UTILIZANDO LOS GRADOS BRIX

Brix es el término científico para medir la cantidad de luz que se curva cuando pasa a través de un objeto. Cuando pones cualquier objeto en el agua, da la sensación de que se dobla. En realidad, la luz fuera en el agua viaja a una velocidad mayor que la luz dentro del agua. La diferencia en la densidad de las dos sustancias es lo que genera la ilusión óptica. Al medir el ángulo al que la luz viaja a través de la savia, es posible calcular el grado de refracción que se genera. El grado brix obtenido mediante el uso de un refractómetro te dará como cultivador una indicación de la densidad del azúcar de la savia y, por lo tanto, de la potencia de la planta.

Recuerda que un mayor contenido de azúcar significa cogollos más gordos, y esto se manifiesta en un mayor porcentaje de brix. Aunque hay otros compuestos dentro de la savia que alterarán el ángulo en que la luz se refracta, el azúcar, o en este caso los carbohidratos, son una de las moléculas más grandes y, como resultado, su efecto sobre la luz es más evidente respecto a otras moléculas más pequeñas.

EL REFRACTÓMETRO: UNA HERRAMIENTA ESENCIAL

Afortunadamente, los refractómetros de mano son baratos y fáciles de usar, y son una gran ventaja para los cultivadores de cannabis, sin importar su presupuesto o experiencia. Empieza colocando un poco de agua destilada en tu refractómetro; si la lectura es de 0% brix quiere decir que está bien calibrado. Si optas por un refractómetro digital, el proceso se vuelve todavía más sencillo. Cuando te hayas asegurado de que el dispositivo está bien ajustado, coloca unas gotas de savia, exprimida de una hoja de cannabis enrollada, en el prisma y presiona el interruptor. La pantalla digital indicará el grado brix.

Un apunte final sobre el cálculo del grado brix; la temperatura también puede ser un factor de cómo se comporta la luz cuando pasa a través de un objeto. La mayoría de los medidores Brix automáticamente incluirán la temperatura en su lectura, sin embargo y como precaución, asegúrate de que los líquidos que estás tratando de leer estén a temperatura ambiente primero.

Tienes un refractómetro y has calculado de manera fiable el grado brix de tus plantas de cannabis, pero ¿cuál es el porcentaje brix adecuado? El grado brix normal es algo superior al 12%. Esto demuestra que la conversión a azúcares que está realizando tu marihuana no solo es eficiente, sino que tu planta también tiene una mayor resistencia a las plagas y enfermedades. Cuanto más alto sea el grado brix que alcances, mejor; cualquier valor inferior al 12% querrá decir que tu marihuana carece de alguna de las necesidades esenciales para sobrevivir, como la luz, el agua, la fertilización o unas temperaturas adecuadas. Si entras en el grado inferior al 12% brix y ya has tomado medidas para asegurarte de que tu marihuana esté bien cuidada, las técnicas que te mostramos a continuación pueden ayudarte a mejorar la producción de azúcar.

FOMENTAR LA PRODUCCIÓN DE AZÚCARES

La fotosíntesis no consiste solamente en la absorción de la luz solar y su uso eficiente. También tiene en cuenta otros muchos factores diferentes. Entre ellos la presencia de agua, dióxido de carbono y la salud del suelo. Al optimizar estas variables, como cultivador puedes alentar a las plantas a absorber todos los nutrientes esenciales necesarios para producir más cogollos.

Algo positivo en el proceso de distribución de azúcares es que no requiere intervención humana, sin embargo, puede ser de gran ayuda. Existe una gran variedad de suplementos de azúcares que te garantizan el aumento significativo del período de floración. Ya sean productos de marca o simples melazas de azúcar, puedes echar cualquiera de ellos al sustrato unas semanas antes de la floración para asegurarte una distribución de azúcares general y efectiva.

LA DEFOLIACIÓN FAVORECE LA PRODUCCIÓN DE AZÚCARES EN EL CANNABIS

Uno de los métodos más comunes y populares para aumentar de manera natural la producción de azúcares es la poda de hojas. Este proceso, conocido como defoliación, acelera la producción de azúcar al redirigir los azúcares a las partes de la planta que más se benefician: los cogollos. Pero asegúrate de no eliminar todas las hojas, ya que podría impedir la fotosíntesis y el proceso no habría servido de nada.

Simplemente corta las hojas jóvenes en cuanto crezcan. Esto ayuda a la planta a no usar demasiada energía y a que los cogollos puedan chupar más azúcar.

Recuerda, las hojas son uno de los mayores centros productores de azúcares. Será de mucha ayuda que no recortes las hojas superiores porque son las que atrapan la mayor cantidad de luz solar.

Refractómetro Para Medir El Azúcar

UNA COSA MÁS SOBRE EL AZÚCAR

Todas las plantas, incluido el cannabis, no absorben directamente el azúcar, sino que son ellas mismas quienes lo producen. Lo hacen con la ayuda de una serie de procesos metabólicos internos que, cuando se facilitan con las condiciones adecuadas, dan como resultado mejores cosechas.

Se trata de estimular al cannabis para que pueda metabolizar y sintetizar más azúcares. Gracias a esto se vuelve más fuerte y más resistente a diferentes enfermedades. Y no solo aumenta el tamaño y la cantidad de los cogollos, sino también su sabor y su potencia.

Puedes comprobar la cantidad de azúcares de tu planta midiendo su savia con un refractómetro. Esto te ayuda a saber si tu planta está sana o si necesitas mejorar su proceso de fertilización. Aunque no es esencial para todos los cultivos, puede ser una herramienta efectiva si estás controlando cómo afecta el azúcar al proceso de crecimiento.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar