Los remedios a base de hierbas han adquirido una enorme popularidad como métodos cómodos y sencillos para tratar varias enfermedades. Aunque la atención médica sigue siendo necesaria, muchas personas se están dando cuenta de que es igual de fácil combatir los síntomas con remedios naturales que con medicamentos sintéticos. En muchos casos, estos remedios a base de hierbas no solo son muy apropiados, también son más baratos que los fármacos de venta libre o con receta.

Tanto el CBD como el kratom están causando furor en el mundo occidental. Estos dos compuestos son capaces de tratar una gran variedad de síntomas que van desde el dolor a la ansiedad. Sigue leyendo para descubrir cuál de estas sustancias se adapta mejor a tus necesidades.

¿QUÉ ES EL KRATOM?

El kratom es una planta conocida científicamente como Mitragyna speciosa, que crece de forma natural en Malasia, Tailandia, Indonesia y Papúa Nueva Guinea. En estos países del sudeste asiático, cuenta con una larga tradición como sustituto del opio. En el mercado internacional, se suele utilizar para aliviar el dolor, estimular la energía y como suplemento dietético.

El kratom también se utiliza como tejido y medicamento. La Mytragina pertenece a la familia de las rubiáceas. Al igual que otras plantas de la misma familia, como el café, el kratom actúa como estimulante en dosis bajas. Este efecto es lo que hace que sea tan popular como potenciador de la energía y suplemento dietético. Sin embargo, en dosis altas, la Mytragina induce efectos parecidos a los de los opioides. Aparte de la planta adormidera y las semillas de akuamma, el kratom es la única fuente natural de alcaloides opiáceos.

Durante miles de años, el kratom se ha consumido de forma parecida a la marihuana. Pero, a diferencia del cannabis, nunca llegó a arraigarse en la cultura popular. No obstante, en los últimos años, su consumo ha aumentado mucho en Estados Unidos y Europa. Y también lo ha hecho la preocupación sobre su seguridad y legalidad.

Kratom

¿PARA QUÉ SE USA EL KRATOM?

El kratom tiene una larga historia como remedio para un gran número de enfermedades y síntomas. En el pasado se ha usado para tratar problemas de salud como la fiebre, la tos, los dolores musculares, la diarrea, la hipertensión, la fatiga, etc. En la actualidad, se suele utilizar para combatir el dolor crónico, la ansiedad, la abstinencia de los opioides y como estimulante energético. A pesar de estar prohibido en varios países, en el sudeste asiático se sigue consumiendo en reuniones sociales.

Una dosis efectiva de kratom puede aportar diferentes beneficios como la reducción de la ansiedad, el alivio del dolor, la obtención de un efecto sedante y un aumento de energía y productividad. A diferencia del cannabis, el kratom no proporciona alivio inmediato, sus efectos se suelen sentir al cabo de una hora.

El kratom se consume principalmente por su efecto analgésico. Una reciente revisión de estudios médicos ha descubierto que el kratom reduce el dolor a la vez que relaja y potencia el sistema inmunológico. Además, según una encuesta online llevada a cabo por Pain News Network en colaboración con la American Kratom Association, más del 90% de los participantes opinan que el kratom es muy eficaz para el alivio del dolor.

El kratom se utiliza desde hace tiempo para combatir el síndrome de abstinencia, especialmente de los opioides. La crisis de opioides estadounidense es responsable, al menos en parte, del aumento de la popularidad del kratom. Muchos adictos han comprobado que el kratom es sumamente eficaz a la hora de ayudarles a dejar opiáceos más fuertes como la heroína, la oxicodona y el fentanilo. Algunos consumen kratom para erradicar por completo los síntomas de abstinencia. La capacidad del kratom para actuar como sustituto de los opioides permite que el consumidor de drogas pueda abandonar los estupefacientes y volver a llevar una vida normal.

Algunas personas han tenido éxito consumiendo kratom para combatir ciertos trastornos de ansiedad. Diversas enfermedades, como el trastorno por estrés postraumático (TEPT) o el trastorno de ansiedad social (TAS), se han tratado de forma satisfactoria con kratom. También puede tener un efecto antiinflamatorio, lo que lo convierte en un tratamiento eficaz para el dolor óseo y de articulaciones. Pero hacen falta más investigaciones para poder respaldar plenamente su eficacia contra estos problemas.

¿CÓMO FUNCIONA EL KRATOM?

En su forma natural, el kratom se puede masticar, fumar o tomar en infusión. El método de consumo más común consiste en triturarlo y mezclarlo con un líquido, generalmente agua caliente. A diferencia del cannabis, no hace falta calentar el kratom para activarlo. Por ello, se puede consumir crudo, por lo general dentro de una cápsula. El kratom también se puede mezclar con otros líquidos o alimentos para que sea más fácil de ingerir. Uno de los alimentos más prácticos y comunes para combinar con el kratom es el yogur.

Se han identificado y extraído al menos 25 alcaloides diferentes de las hojas de la planta de kratom. El alcaloide activo más abundante del kratom es la mitraginina, que es responsable de la mayor parte del efecto analgésico de la planta. En comparación con otros analgésicos, la mitraginina es igual de eficaz que la codeína. Otros tres alcaloides de esta planta activan de forma directa los receptores opioides del organismo.

La mitraginina en forma de molécula individual aislada es menos eficaz que cuando se consume en un extracto integral de la planta. Esto se debe a que los extractos de la planta entera contienen muchos más compuestos biológicamente activos, como la 7-hidroximitraginina. Esta sustancia es un potente analgésico que interactúa con el receptor opioide mu, a pesar de tener una estructura distinta a otros opioides. No se une a los receptores opioides, y sus efectos difieren respecto a los fármacos opiáceos.

La ciencia ha demostrado que las propiedades fisiológicas del kratom actúan a través de los sistemas neurotransmisores, además de su singular interacción con los receptores opioides. El kratom afecta a neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y el GABA.

Cómo funciona el Kratom

EFECTOS SECUNDARIOS Y RIESGOS

La capacidad del kratom para tratar una gran variedad de enfermedades viene con algunas desventajas. Los efectos secundarios más comunes del kratom coinciden con los de los opiáceos, e incluyen dolor de estómago, vómitos, prurito, náuseas, sequedad bucal y falta de apetito. Sin embargo, el riesgo de sufrir estos efectos secundarios es mucho menor que con otros opiáceos. El kratom también ha sido acusado de generar problemas más graves, como convulsiones, arritmia, daño hepático y psicosis. Sin embargo, no existe mucha documentación ni estudios exhaustivos sobre el papel del kratom en estas afecciones.

En casi todas las muertes relacionadas con el kratom, también hay implicados otros estupefacientes o sustancias que alteran la mente. Esto indica que el kratom es peligroso cuando se mezcla con otras sustancias, entre las que se incluyen los medicamentos de venta libre. Los estudios demuestran que el kratom tiene la capacidad de alterar el metabolismo de varias sustancias, haciendo que sean potencialmente más peligrosas.
Por ello, se recomienda consumir el kratom de forma individual, sin ningún tipo de sustancia añadida.

Según un estudio, es posible tomar una sobredosis de kratom, pero haría falta una cantidad sumamente grande. Las sobredosis de kratom son prácticamente desconocidas porque, en caso de peligro, induciría vómitos de forma natural, antes de llegar a ese extremo.

Aunque el kratom es útil para el tratamiento de la adicción a los opioides, también tiene potencial adictivo. En una encuesta de 2014 a 293 personas, se descubrió que casi todos los participantes mostraban signos de adicción tras el consumo habitual de kratom durante 6 meses. Dolor, dificultades para dormir e ira, fueron algunos de los síntomas más comunes reportados.

Más recientemente, los adulterantes y aditivos que se incluyen en los productos de kratom se han convertido en fuente de preocupación y críticas. Esto no es un problema en los países asiáticos, donde el consumidor puede comprar un producto sin adulterar. Pero los aditivos son muy comunes en los productos de kratom que se venden en occidente. Algunos se mezclan con cafeína, opioides sintéticos u otros productos farmacéuticos. El mayor peligro del kratom no proviene de la sustancia en sí, sino de su combinación con otras drogas.

¿ES EL KRATOM LEGAL?

La legalidad del kratom difiere de un lugar a otro. Países como Polonia, Alemania y Nueva Zelanda lo han declarado sustancia controlada. En otros como Australia, Birmania y Tailandia, es totalmente ilegal. Asegúrate de comprobar la situación legal del kratom en tu país, región o ciudad, ya que podría ser distinta de una jurisdicción a otra.

En el caso de Estados Unidos, el estatus legal del kratom se encuentra bajo amenaza. Su estrecha relación con los opioides ha despertado las críticas por parte de los legisladores estadounidenses. En 2016, la Administración para el Control de Drogas (DEA) realizó su primer intento de prohibir el kratom. En 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomendó la clasificación del kratom como sustancia de la lista I, junto con otros medicamentos opiáceos. Tras las protestas del público, tanto la DEA como la FDA optaron por abandonar estas recomendaciones, lo que significa que el kratom sigue siendo legal a nivel federal.

Numerosos estados han tomado la iniciativa de prohibir el kratom a nivel local. Estados como Alabama, Indiana y Tennessee, entre otros, lo han ilegalizado. Algunas ciudades estadounidenses, como Denver, San Diego o Sarasota, también han decidido ilegalizar el kratom dentro de sus jurisdicciones.

Kratom Legal

¿QUÉ ES EL CBD?

El cannabidiol (CBD) es un cannabinoide de la planta del cannabis. Es el segundo cannabinoide más importante junto con el tetrahidrocannabinol (THC). Pero, a diferencia del THC, no causa efectos psicoactivos. El CBD se suele obtener de variedades con un alto contenido de este cannabinoide. Por lo general, se extrae en forma de aceite que se utiliza en una gran variedad de productos, como tinturas, cápsulas, comestibles y líquidos para vapear. Las variedades ricas en CBD también se pueden fumar y vaporizar en su forma vegetal.

Los productos de CBD a veces también contienen otros cannabinoides (como el THC). Este tipo de productos se conocen como "de espectro completo". Algunos consumidores creen que los cannabinoides añadidos potencian el efecto del producto final. En Estados Unidos, estos productos se consideran legales siempre que contengan menos de un 0,3% de THC. En Europa ocurre lo mismo, pero con un 0,02%. El porcentaje de THC permitido puede variar de un país a otro. El CBD también se puede adquirir y consumir como molécula individual aislada. El CBD aislado es un polvo blanco que no contiene otros cannabinoides ni terpenos.

¿PARA QUÉ SE UTILIZA EL CBD?

El CBD combate una gran variedad de trastornos físicos y psicológicos. Las afecciones que el CBD ha demostrado curar, o al menos ayudar a tratar, incluyen la epilepsia (concretamente los síndromes de Dravet y de Lennox-Gastaut), la esclerosis múltiple, el dolor, la inflamación, la artritis, la enfermedad de Crohn, la ansiedad, el estrés, y el síndrome de abstinencia.

El cannabidiol ha demostrado ser especialmente útil para el tratamiento de la epilepsia. El CBD se hizo popular en 2013, cuando Charlotte Figi, una niña de Colorado, dejó de sufrir convulsiones gracias al aceite de cannabidiol. Desde entonces, la investigación médica ha confirmado la capacidad del CBD para combatir la epilepsia intratable y otras formas inusuales de esta enfermedad.

El CBD también es tremendamente prometedor como tratamiento ansiolítico. Numerosos estudios con animales y humanos han demostrado de manera concluyente la eficacia del CBD a la hora de combatir trastornos relacionados con la ansiedad y el estrés, como el TEPT y el TAS. También se ha demostrado que mejora las afecciones causadas por la ansiedad. Por ejemplo, algunos pacientes informan de una disminución de los síntomas del insomnio después de tratar su ansiedad con CBD. Asimismo, las personas que sufren síndrome de abstinencia han encontrado alivio en esta sustancia. El CBD no solo reduce la ansiedad y la depresión causadas por el síndrome de abstinencia, también actúa de forma activa para evitar la sensación de mono y las recaídas.

El CBD también es muy eficaz para el tratamiento del dolor articular. Y sigue ganando popularidad como tratamiento para numerosas afecciones artríticas, entre las que se incluyen las dos más comunes: artritis reumatoide y osteoporosis. Las moléculas del CBD actúan sobre los receptores del interior de las articulaciones de los huesos proporcionando un alivio directo.

CBD Uses

¿CÓMO FUNCIONA EL CBD?

El CBD produce diversos efectos de varias formas. La literatura científica ha identificado más de 65 objetivos y rutas moleculares para el CBD. A diferencia del THC, el CBD no se une a los receptores cannabinoides CB1 y CB2. En su lugar, actúa sobre ellos de forma indirecta. El CBD utiliza numerosos canales iónicos y receptores no cannabinoides para lograrlo.

El CBD produce su efecto mediante la activación de receptores como el TRPV1, utilizándolos para manipular ciertas funciones fisiológicas como la percepción del dolor, la inflamación y la temperatura. El CBD ejerce algunos de sus otros efectos aumentando la cantidad de anandamida disponible en el cuerpo. Esto, a su vez, afecta a la respuesta del cerebro ante el placer y la motivación.

¿QUÉ EFECTOS SECUNDARIOS/RIESGOS TIENE EL CBD?

El CBD no es adictivo ni psicoactivo. De hecho, se ha descubierto que es especialmente útil para el tratamiento del síndrome de abstinencia porque restringe la liberación de dopamina, la molécula de placer. Esto se puede ver en su interacción con el THC, en la que este último no puede liberar la misma cantidad de dopamina que libera de forma individual. Por ello, los consumidores de CBD no tendrán que preocuparse de ningún efecto secundario adictivo ni psicodélico.

Los efectos secundarios más comunes del CBD son náuseas, vómitos, diarrea, sequedad bucal, mareos, somnolencia y cambios en el humor y el apetito. Estos efectos son muy poco frecuentes y no persisten una vez abandonado el consumo de CBD.

El CBD podría interactuar con otros medicamentos, como los utilizados para tratar la epilepsia. Asegúrate de consultar con tu médico si tienes intención de consumir CBD junto con algún fármaco de receta. También es recomendable que las mujeres embarazadas y lactantes eviten el consumo de cualquier producto derivado del cannabis.

¿ES EL CBD LEGAL?

La situación del CBD varía según el lugar. La legalización federal del cáñamo en Estados Unidos ha dejado al CBD en una zona gris. En teoría, si los productos con CBD contienen menos de un 0,3% de THC, son legales. Sin embargo, las diferentes jurisdicciones pueden tener leyes distintas en relación al CBD. Lo lógico es que el CBD sea legal en los estados que han legalizado la marihuana con fines tanto medicinales como recreativos.

En lo referente a Europa, el CBD es legal donde el cannabis medicinal también lo es. Países como Reino Unido, Italia, Austria, Bélgica y Rumania son algunos de los que han legalizado la marihuana medicinal rica en CBD.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN EL CBD Y EL KRATOM?

Las principales diferencias entre el kratom y el CBD se dan a nivel molecular. El kratom y el CBD contienen diferentes compuestos moleculares. Por eso, a pesar de que a veces tienen efectos parecidos, los producen de forma distinta.

Tanto el CBD como el kratom tienen la capacidad de reducir el dolor. El papel que desempeña el CBD a la hora de acabar con ciertos dolores, como el relacionado con la inflamación y el dolor neuropático, está respaldado por estudios de laboratorio.

En lo que respecta al kratom, no se han llevado a cabo suficientes estudios para afirmar con seguridad qué tipo de dolor trata. A diferencia del CBD, la eficacia del kratom proviene de pruebas anecdóticas, no de investigaciones clínicas. Pero esto no lo hace menos efectivo. A pesar de su confusa situación legal, mucha gente se automedica con kratom para combatir el dolor.

Tanto el kratom como el CBD son muy útiles para tratar el síndrome de abstinencia. Aunque lo hacen de formas muy distintas. El kratom interactúa directamente con los receptores opioides, mientras que el CBD no influye de forma directa en los receptores cannabinoides CB1 y CB2. El kratom es adecuado para el tratamiento de la adicción a los opioides porque tiene propiedades parecidas a ellos. Por eso se considera un sustituto de los opioides.

CBD Kratom Cannabis

El CBD es eficaz para el tratamiento de la drogadicción por sus propiedades antidepresivas, ansiolíticas, antipsicóticas y analgésicas. Puede ser un tratamiento eficaz en diferentes etapas de la adicción, e incluso después, para prevenir recaídas. El CBD reduce la sensación de euforia producida por los opioides, y reconfigura las conexiones del sistema de recompensas del cerebro de manera temporal. De esta forma, hace que las drogas inductoras de euforia sean menos eficaces, y las ansias menos intensas y frecuentes.

A la hora de comparar los efectos secundarios de ambas sustancias, la diferencia más notable es el potencial de adicción del kratom. La ciencia ha demostrado de manera concluyente que los consumidores de kratom sufren efectos secundarios parecidos a los de otros opioides. La principal diferencia reside en la gravedad y la duración de los efectos secundarios.

El kratom adormece al consumidor, sobre todo en dosis altas. El CBD no afecta a la somnolencia ni a la capacidad cognitiva. Por lo tanto, tendrás que tener cuidado cuando consumas kratom, ya que no podrás llevar a cabo cierto tipo de actividades, como por ejemplo, conducir. En comparación, podrás hacer prácticamente de todo bajo los efectos del CBD.

Algunas personas prefieren el CBD por la gran variedad de formas en las que está disponible. Las técnicas sofisticadas de extracción permiten que se pueda consumir en alimentos, líquidos y cápsulas.

El kratom es mucho menos seguro a la hora de mezclarlo con otros fármacos o estupefacientes, entre los que se incluyen los medicamentos de venta libre. Las muertes relacionadas con el kratom casi siempre suelen implicar el consumo de varias sustancias.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA EL KRATOM DE LA MARIHUANA?

En lo que respecta a la planta de cannabis entera, las diferencias son más complejas debido a la diversidad de sus cepas. Tanto el kratom como la marihuana tienen distintas variedades, lo que influye en los efectos que induce cada una.

Las variedades de kratom más recomendadas para el alivio del dolor son el Bali, Borneo o Indo de vena roja. En lo que respecta a la marihuana, las mejores variedades para el dolor suelen ser las que tienen una fuerte predominancia índica, como Afghan e Hindu Kush.

Cuando se consumen en dosis bajas, estas variedades de kratom producen su efecto a la vez que permiten conservar las capacidades cognitivas. En dosis más altas, eliminan el dolor completamente, pero los efectos cognitivos son más imprevisibles. Cuando se consumen dosis altas de marihuana índica, su efecto es parecido al del kratom. Combatirán mejor el dolor, pero el deterioro cognitivo será más obvio. Para evitar esto, algunos consumidores de marihuana medicinal prefieren tomar microdosis de entre 0,1 y 0,3 gramos. Esto les permite obtener parte del efecto analgésico sin sacrificar su capacidad mental.

Tanto el kratom como la marihuana son conocidos por acabar con la ansiedad, al menos de forma temporal. Los consumidores de marihuana deberán tener un cuidado especial con la variedad que elijan para aliviar la ansiedad, ya que las sativas fuertes pueden producir el efecto contrario. A veces, este efecto es tan profundo que puede llegar a inducir ansiedad y ataques de pánico. En comparación, el kratom no empeora la ansiedad, únicamente la alivia.

La situación legal del kratom hace que comprarlo y consumirlo sea más seguro en muchos países del mundo. Si te preocupa la legalidad, el kratom es la mejor opción. Sin embargo, con el continuo avance de la legalización de la marihuana con fines tanto médicos como recreativos, esto podría cambiar.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.