Imagina que tu forma de ganarte la vida es recibir golpes. Intentas evitarlo, pero cada vez que te pones el uniforme, te pagan por soportarlos. Tu trabajo es llevar tu cuerpo al límite y ponerte en el camino de otros que estarán intentando pararte.

Es la vida de muchos deportistas profesionales. Sin embargo, en la National Football League estadounidense es la tónica habitual. Y a pesar de llevar años persiguiendo y castigando el consumo de cannabis, el panorama está a punto de cambiar.

Las estadísticas son impresionantes. Pero quizás hay una especialmente llamativa: los jugadores profesionales de fútbol americano son cuatro veces más propensos a consumir opioides que la media nacional.

Hay ciertos colectivos, por decirlo de otra forma, menos vulnerables al dolor, el abuso de los medicamentos y las sobredosis. Es decir, lo que separa a estos deportistas de unos yonkies de barrio es una línea muy fina.

Roger Goodell presidente NFL

LA NFL SE PREPARA PARA UNA NUEVA OFENSIVA

Estaba claro que la NFL no iba a quedarse al margen de la legalización. Y hasta la liga sabe que tiene que adaptarse a los nuevos tiempos. A principios de mayo, los líderes de la asociación anunciaron un cambio revolucionario en su planteamiento en torno al cannabis.

No tenían más remedio. Ya habían recibido presiones para valorar el consumo con fines terapéuticos. Ahora están preparando una propuesta para que las políticas antidopaje sean "menos estrictas", incluso respecto al consumo recreativo de la droga.

Esto, obviamente, ha atraído la atención del Presidente de la NFL, Roger Goodell. Este acérrimo enemigo del consumo de drogas y medicamentos en el deporte está ahora preparado para escuchar otras opiniones.

"Hasta la fecha, nadie ha afirmado que sea un cambio que deberíamos aplicar por el interés de la salud y la seguridad de nuestros jugadores", ha declarado. "Si alguien lo hace, sin duda lo tendremos en cuenta".

La pregunta es, sobre todo tratándose de fútbol americano, la siguiente: ¿existe realmente el "consumo recreativo" de cannabis? Esta gente está acostumbrada a recibir placajes y golpes de otros hombres muy musculosos. El dolor crónico e insoportable es una forma de vida, al igual que intentar encontrar formas de controlarlo o aliviarlo en el ámbito del deporte profesional.

La política antidopaje de la NFL también está muy alejada de la realidad. La NFL no publica los resultados de sus controles antidrogas. Además, los jugadores que superen un control médico y no hayan infringido nunca las normas de la liga sólo se someten a análisis una vez al año, que normalmente se realizan durante la pretemporada en primavera. Por esta razón, es bastante fácil evitar o incluso simular un negativo en los controles. Y todos lo saben, empezando por los jugadores.

Otra cuestión es, sin duda, la política de la propia NFL. La postura "anti-marihuana" de la liga hasta la fecha no es simplemente una política de los propietarios. Es parte del acuerdo colectivo que se alcanzó con los jugadores. Esto supone que si los jugadores deciden no seguir dichas políticas, la liga no tendrá alternativa. Aunque es bastante improbable que la NFL abandone sus planteamientos en contra de la marihuana de un día para otro, sí se aprecia una nueva oportunidad de cambio.

El convenio colectivo actual vence en 2020. Es decir, justo en la época en la que se debatirá a nivel federal la legalización de la marihuana en la campaña electoral por la presidencia. Independientemente de quién esté en la Casa Blanca en ese momento, tendrá que posicionarse respecto a la legalización federal. La mayoría de estados ya han promulgado la reforma terapéutica. Ya no habrá más espacio para el debate. Y a partir de ese punto, la NFL tendrá que seguir la corriente en lugar de liderarla.

Esto no resulta sorprendente en los Estados Unidos, se mire por donde se mire. En todo lo relativo al cannabis, la tendencia actual se ha vuelto completamente verde. En abril, de hecho, Jerry Jones, el propietario de los Dallas Cowboys lo dejó bien claro. En una reciente reunión de propietarios de equipos de la NFL, afirmó que la liga debería retirar la prohibición de la marihuana inmediatamente.

En este contexto, un ex-jugador ha salido a la luz para desafiar las antiguas políticas. Y tratándose de fútbol profesional, dispone del dinero necesario para respaldar sus opiniones.

Jerry Jones propietario de Dallas Cowboys

EL CASO DE EUGENE MONROE

Eugene Monroe es un caso bastante frecuente. Tiene sólo 30 años de edad. Sin embargo, el año pasado se posicionó públicamente a favor del consumo terapéutico de la droga. Y luego pagó un precio elevado. Era una estrella que jugaba como tackle ofensivo. También era el jugador que más cobraba y que más lesiones sufría. Y tras una operación decidió abogar por el consumo terapéutico de cannabis. El resultado fue inmediato. Perdió su contrato con los Baltimore Ravens.

Sin embargo, esto también provocó un debate que parece haber llegado por fin a un nuevo nivel. ¿La razón? El país está en una situación distinta respecto a la marihuana. Y la suya es una historia que, dejando a un margen los sueldos, muchos americanos entienden.

También entienden el miedo a un control antidopaje. Incluso si "solo" consumes cannabis CBD. La idea de perder un empleo altamente remunerado por consumir CBD en lugar de recurrir a los opioides de receta (legales) tampoco pasa desapercibida para nadie.

"Tengo que controlarlo de alguna forma. Tratarlo con pastillas me estaba matando lentamente", declaraba Monroe al Washington Post. "Ahora soy capaz de funcionar y ser extremadamente eficiente al conseguir entender cómo consumir diferentes derivados del cannabis".

Eugene Monroe

¿QUÉ SERÁ LO SIGUIENTE?

Teniendo en cuenta la expectación en torno a las aplicaciones medicinales, Monroe probablemente encontrará algún puesto en un sector terapéutico en plena expansión, o incluso en el ámbito del deporte. Este año también ha donado casi 100.000$ a la investigación del cannabis. ¿Los receptores? La Universidad John Hopkins y la Universidad de Pensilvania, dos centros de investigación punteros de la costa este.

Aunque parezca increíble que se haya tardado tanto en iniciar este debate, se trata de una victoria desde el primer momento. El consumo de cannabis en el deporte profesional (más allá de otras drogas) también está a punto de vivir un nuevo cambio. El estudio de la medicina deportiva está empezando a desvelar el valor terapéutico de los cannabinoides para la salud general del organismo.

Algunos expertos en deportes de resistencia también empiezan a hablar del consumo de cannabis. Así que parecía inevitable que tarde o temprano surgiese en la NFL un jugador como Monroe.

Gran parte de la hipocresía en torno al consumo de drogas se debe en primer lugar a la lucha antidroga. Los medicamentos opiáceos de receta y el alcohol son algunos de los problemas principales de salud pública en EE.UU. El cannabis podría no ser la solución definitiva para ellos. Pero hasta los más férreos opositores al cannabis se ven obligados ahora a admitir la realidad. La medicina convencional, la ciencia y las políticas públicas están progresando. Aunque lentamente, ellos también tendrán que cambiar su opinión.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar