La innovación en el mundo cannábico lleva constantemente a nuevos inventos y creaciones. La alimentación, en particular, es un sector que parece no tener límites en cuanto a crear comidas terapéuticas o convertir manjares del día a día en una delicia que te dejará colocado. Usando mantequilla de marihuana u otras bases, prácticamente todos los platos que puedas imaginar pueden aderezarse con cannabinoides, añadiéndoles un toque psicoactivo e incluso nutricional. Desde pasta hasta aliños para ensaladas y salsas, todo puede modificarse para contener cannabinoides. También es posible añadir THC, CBD y otros cannabinoides al pan, lo que significa que incluso una tostada o un bocadillo pueden provocarte un colocón.

INGREDIENTES

Nota: esta receta usa mantequilla de marihuana. Échale un vistazo a nuestra sencilla receta para hacer tu propia mantequilla de marihuana.

Estas cantidades son suficientes para hacer un pan para 6 personas. Necesitarás:

  • 1 ½ tazas de agua
  • 3 cucharaditas de azúcar extrafino
  • 1 litro de leche desnatada en polvo 
  • 4 tazas de harina o harina para pan
  • 1 ½ cucharaditas de sal 
  • 3 cucharadas soperas de mantequilla de marihuana (esta cantidad se puede ajustar para potenciar o reducir el efecto psicoactivo del pan)
  • 2 cucharadas soperas de marihuana picada
  • 2 cucharaditas de levadura seca activa o levadura para pan

cannabutter mantequilla de cannabis

INSTRUCCIONES

  1. Primero necesitas activar la levadura. Para esto hay que añadir agua tibia; la misma cantidad de agua que de levadura. Luego, añade ⅛ cucharadita de azúcar, remueve bien, y déjalo reposar. Después de unos 10 minutos, deberías ver burbujitas apareciendo por los bordes de la mezcla.
  2. Ahora es el momento de preparar otra mezcla. Coge un bol, y añade la leche en polvo, el azúcar, la harina, y la marihuana molida. Mezcla bien estos ingredientes con tus manos, para conseguir una textura esponjosa. Ahora que los ingredientes secos están mezclados, haz un hoyo en el centro de la mezcla y vierte los ingredientes húmedos, es decir, la mezcla con la levadura.

CONSEGUIR LA TEXTURA APROPIADA

  1. El siguiente paso es mezclar bien estos ingredientes para conseguir la textura correcta. Usa tus manos para amasar la mezcla. Tras 15 minutos amasando debería tener una buena consistencia. La mezcla debería empezar a formar una bola suave y lisa. Si la mezcla está demasiado húmeda y pegajosa, añade más harina. En cambio, si la mezcla está dura y seca, añade algo de agua, pero poco a poco para no pasarte.
  2. Una vez tengas la consistencia adecuada, cubre el bol con una tapa o film trasparente. Con el tiempo, la masa debería doblar su tamaño, así que asegúrate de que el bol tenga suficiente espacio. Si tu plan es usar la masa en otra receta, como una pizza, entonces ya has acabado de prepararla. Simplemente congela la masa hasta que la necesites.
  3. Si tu plan es hacer pan de marihuana, entonces puedes poner toda la masa en un molde para pan, o puedes dividirla para hacer panecillos. En ambos casos, debes cubrir la masa de nuevo para dejar que continúe subiendo. Ahora puedes untar la mantequilla de cannabis sobre el pan o panecillos. Colócalos en el horno y cuécelos durante 1 hora a una temperatura de 177ºC. Verás como tu pan empieza a coger un color marrón dorado.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar