¿Alguna vez te has preguntado lo listo que serías si no te hubieses fumado toda esa cantidad de marihuana a lo largo de los años? Un estudio longitudinal con gemelos tiene la respuesta. Y a los fumetas les va a gustar.

Seguro que a la mayoría de fumetas, pacientes y entendidos del cannabis, os han venido con el argumento de que el cannabis reduce el coeficiente intelectual, seguido del consejo de que es mejor no fumarlo para prevenir daños cerebrales y una disminución de la capacidad intelectual. Este es, probablemente, uno de los mayores mitos que existen sobre el cannabis, y que muchos niños de los 80 y 90 crecieron escuchando.

Afirmaciones como esta pueden ser poderosas y convincentes, porque nadie quiere ser asociado a una falta de agudeza mental, sin embargo la ciencia está teniendo muchas dificultades para probarlo. Puede ser que los padres, maestros, políticos y todos los demás autodenominados "expertos del cannabis" que usan este argumento, no hayan comprobado los hechos. Tenemos que agradecer a dos equipos de investigadores del Reino Unido y EE.UU., que hayan aclarado la cuestión de la disminución del CI causada por el consumo de cannabis.

El último respaldo científico de este concepto profundamente arraigado en la sociedad es un documento de la Universidad de Duke, publicado en los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias en el 2012, en el que se dice que el consumo habitual y continuo de marihuana está posiblemente asociado con una disminución del CI. La misma revista publicó posteriormente un estudio de seguimiento en el que se admitía que no se tuvieron en cuenta otros factores también relacionados con la disminución del CI, como el consumo de tabaco y alcohol, la situación socioeconómica y las enfermedades mentales.

Esto no significa que el estudio de la Universidad de Duke sea erróneo, pero Ole Rogeber, autor del estudio de seguimiento, insinúa que hubo problemas: "Aunque sería demasiado fuerte decir que el resultado ha sido desacreditado, la metodología es defectuosa y la inferencia causal extraída de los resultados, prematura."

Hay dos nuevos informes científicos que estudian la relación entre el consumo de cannabis y la inteligencia desde ángulos ligeramente distintos: uno analiza el desarrollo de 2.235 adolescentes del Reino Unido con edades comprendidas entre los 8 y los 16 años, y el otro las diferencias entre 789 pares de gemelos idénticos estadounidenses, de los cuales uno fuma cannabis y el otro no.

La comparación de gemelos idénticos podría ser una buena herramienta para analizar el efecto del cannabis sobre la inteligencia, porque el patrimonio genético de los gemelos es casi idéntico, y su entorno social consistente.

Ambos estudios llegan a la misma conclusión: no existen pruebas de que el consumo de cannabis entre adolescentes conduzca a una disminución de la inteligencia.

adolescencia marihuana CI

Los investigadores del informe británico publicaron sus resultados en el Journal of Psychopharmacology: "el consumo de cannabis antes de los 15 años no predice ni una puntuación menor en el CI adolescente ni un pobre rendimiento escolar. Estos hallazgos, por lo tanto, indican que el uso del cannabis en las cantidades moderadas consumidas por esta muestra de adolescentes no tiene una relación causal con el deterioro cognitivo".

Los autores de este estudio afirman que su análisis y resultados no invalidan necesariamente las conclusiones del estudio publicado por la Universidad de Duke. El informe británico estudió solamente el consumo moderado de cannabis, mientras que los científicos de la Universidad de Duke se centraron en un consumo intensivo durante un periodo largo de tiempo. "Aunque la dependencia del cannabis podría estar relacionada con una disminución del CI de una persona a lo largo de su vida", escribe el autor, "el consumo de cannabis por parte de adolescentes no parece predecir peores resultados de CI".

Los resultados del estudio longitudinal con gemelos, llevado a cabo por científicos de California y Minnesota, contrasta más con lo que afirman los investigadores de la Universidad de Duke. Los resultados del estudio con gemelos no respalda lo que afirman los autores del estudio de Duke de que el consumo de cannabis durante la adolescencia causa un declive neurocognitivo. Las puntuaciones del CI de los gemelos que fumaban no disminuyó con el tiempo más que las de los gemelos que no fumaban. Tanto fumadores como no fumadores perdieron 4 puntos de su CI. Los científicos también encontraron otra cosa: "Los niños con predisposición al inmovilismo intelectual en la escuela secundaria están en la trayectoria del consumo futuro de marihuana".

En otras palabras, los niños que van mal en el colegio, por la razón que sea, tienen más probabilidades de fumar marihuana en algún momento de su vida. Si el consumo de cannabis causara un deterioro cognitivo, los fumadores habituales tendrían un mayor declive en su inteligencia que los fumadores moderados y ocasionales. El análisis de los gemelos tampoco pudo encontrar pruebas de esto. La ciencia ha descubierto que el consumo habitual de cannabis no está asociado a un mayor descenso del CI. Tuvo que ser otra cosa lo que condujo a la pérdida de 4 puntos en el CI de estos dos grupos. El estadista y autor principal Nicholas Jackson dice: "Nuestras conclusiones nos llevan a creer que esa "otra cosa" está relacionada con el entorno que comparten los gemelos, es decir, hogar, escuela y amigos."

La ciencia del cannabis está avanzando, pero aún no está donde debería. Este estudio con gemelos estadounidenses, o el de los investigadores británicos, son quizás más precisos desde un punto de vista científico, pero tienen sus limitaciones. La pregunta es: ¿Es el cociente intelectual un reflejo fiel de la inteligencia del ser humano? Muchos científicos no creen en este concepto y se refieren a él como el "mito del CI". Además, los hallazgos de estos estudios no prueban que el consumo habitual y continuo de cannabis durante la adolescencia sea seguro.

Existen numerosos riesgos asociados con el cannabis pero, por ahora, podemos respirar tranquilos y alegrarnos de que seguramente nuestra estupidez está causada por otra cosa, y no por las plantas que tanto nos gusta cultivar y fumar. "Se necesitan muchas más investigaciones sobre los efectos de la marihuana en el cerebro", dice Jackson, autor principal del estudio con gemelos.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar