La marihuana está relacionada desde hace tiempo con un coeficiente intelectual bajo, ya que tiene fama de atontar a quien la consume. Sin embargo, es un tema sumamente complejo, y aún no sabemos qué efectos produce el cannabis sobre la inteligencia. De hecho, ni siquiera sabemos qué es exactamente la inteligencia. Pero la ciencia está empezando a demostrar que, aunque existe un vínculo entre el consumo de marihuana y el coeficiente intelectual, este podría no ser causal.

¿Qué es el CI?

CI significa coeficiente o cociente intelectual, y es una forma cuantificable de poner a prueba y medir la inteligencia de una persona. Para muchos es un indicador polémico, algo que veremos con más detalle en breve.

El coeficiente intelectual se mide con el famoso test de inteligencia. Hay varias versiones de esta prueba, y algunas se conocen con otros nombres. Sin embargo, en la actualidad están bastante estandarizados, y ponen a prueba el razonamiento abstracto, lógico y verbal, el conocimiento general, etc.

Alrededor de dos tercios de los participantes obtienen una puntuación de entre 85 y 115. Y aproximadamente un 2,5% tiene un coeficiente superior a 130 o inferior a 70.

¿De qué nos informa el coeficiente intelectual?

El CI está muy lejos de ser un indicador de inteligencia absoluto, ya que está influenciado por numerosos factores, de los cuales muy pocos nos ofrecen información directa de las funciones fundamentales del cerebro de cada persona, sino más bien de varios factores físicos y ambientales interrelacionados. Es más, la “inteligencia” en sí misma es un concepto impreciso, lo que hace que sea muy difícil medirla.

Aunque las pruebas de CI pueden servir para medir un tipo limitado de "inteligencia académica", no nos dicen mucho sobre la inteligencia social o la creatividad. Por lo tanto, incluso otorgándole cierto crédito al CI, debemos tener en cuenta nuestros propios sesgos con respecto a la inteligencia y a los valores culturales profundamente arraigados de los que la hemos rodeado.

Además, los tipos de capacidad cognitiva que mide el IC dependen en gran medida de los factores ambientales. Esto no significa que no mida la inteligencia (no hay ninguna razón por la que la inteligencia no pueda ser una interacción sociobiológica), sino que trae consigo ciertos sesgos y los perpetúa. Por ejemplo, el coeficiente intelectual tiende a favorecer a las personas que lo crearon: hombres blancos de clase media.

Los estudios demuestran que las diferencias en las puntuaciones medias de diferentes grupos raciales se pueden atribuir a factores[1] socioeconómicos en lugar de a factores genéticos. De hecho, la rápida reducción[2] de esta brecha es una indicación clara de que las diferencias ambientales, y no las inherentes, son la causa de esos resultados. ¿Qué nos dice todo esto? Que el CI se puede tomar como medida tanto[3] de los condicionantes de una persona como de su inteligencia.

¿De qué nos informa el coeficiente intelectual?

  • ¿Por qué es esto importante?

Es importante conocer los antecedentes de los fallos asociados al coeficiente intelectual, ya que la correlación entre el consumo de marihuana y un CI bajo podría depender de ellos. En otras palabras, el consumo de hierba está relacionado con un coeficiente intelectual bajo. Sin embargo, tras un análisis más detallado, parece que ambos aspectos podrían compartir causas, en lugar de que uno sea la causa del otro.

¿Reduce la hierba el CI?

Durante mucho tiempo se ha dicho que el consumo de marihuana, especialmente en la adolescencia, reduce el cociente intelectual con el paso del tiempo. Existen numerosos estudios que respaldan esta hipótesis. Sin embargo, cuando profundizamos un poco más, parece que el cannabis no es la causa.

Pruebas de que la marihuana reduce el coeficiente intelectual

Al parecer, el consumo de marihuana durante la adolescencia está relacionado con un CI bajo. Un estudio de Meier et al.[4] analizó el CI de 1037 participantes a los 13 años, y de nuevo a los 38. Entre ambas edades, estas personas fueron entrevistadas a los 18, 21, 26, 32 y 38 años, con el fin de determinar su consumo de hierba.

Los participantes que consumieron cannabis de forma "reiterada" presentaban una disminución estadísticamente significativa del coeficiente intelectual. Además, esta reducción estaba más concentrada en las personas que empezaron a consumir marihuana durante la adolescencia. Tal vez lo más preocupante es que también se observó que la interrupción del consumo de hierba, incluso durante largos períodos de tiempo, no revirtió ese declive. Se llegó a la conclusión de que el cannabis tiene efectos neurotóxicos en el cerebro adolescente en desarrollo.

Más recientemente, un estudio longitudinal realizado por Power et al.[5] descubrió que el consumo reiterado de cannabis durante la adolescencia está relacionado con un descenso medio de dos puntos de CI. Este estudio revisó 2875 artículos y, en última instancia, realizó un metaanálisis de siete de ellos. Esos siete artículos contenían 808 casos y 5308 controles. Es muy probable que este sea el mayor metaanálisis longitudinal llevado a cabo hasta la fecha sobre los efectos de la marihuana en el coeficiente intelectual.

Al igual que en otros estudios, se observó que el consumo de marihuana durante la adolescencia está relacionado con una reducción del CI, y en especial con cambios del coeficiente intelectual verbal.

Sin embargo, aunque este estudio establece una correlación clara entre el consumo de cannabis y la disminución del coeficiente intelectual, no demuestra que la hierba sea la causa de ese descenso. Un factor importante de toda prueba científica es el hecho de que la correlación no implica causalidad.

Hay muchas investigaciones que demuestran que, aunque existe una relación entre el consumo de marihuana y el declive del CI, eso no significa que el cannabis sea necesariamente la causa.

Pruebas de que la marihuana reduce el coeficiente intelectual

Pruebas de que la marihuana no reduce el CI

Cada vez hay más pruebas de que la reducción del coeficiente intelectual en los consumidores de cannabis tiene causas anteriores al consumo de hierba. Y no solo eso, sino que además se cree que el consumo de cannabis comparte las mismas causas; lo que explicaría la fuerte correlación entre lo que podrían ser dos efectos de otras causas más difíciles de identificar.

Los estudios con gemelos son muy útiles para identificar las causas de un fenómeno. Aunque se pueden obtener promedios de poblaciones grandes, es difícil aplicarlos a personas individuales, ya que es imposible saber cómo habrían sido esas mismas personas en cualquiera de sus posibles futuros.

En el caso de la marihuana, aunque es posible afirmar que el fumador crónico X ha experimentado una disminución de dos puntos en su CI, y el no fumador Y no ha experimentado ninguna, dado que ambas personas son distintas, es muy difícil determinar si la persona X habría experimentado el mismo declive si no hubiese fumado nunca.

Los estudios con gemelos idénticos ayudan a eliminar este problema hasta cierto punto, ya que uno actúa como grupo de control del otro. Debido a las similitudes genéticas y de educación (el aspecto más controvertido de los estudios con gemelos es que las pequeñas diferencias pueden tener resultados importantes), es más fácil aislar las causas a partir de las diferencias entre gemelos. En el caso del consumo de marihuana, si uno de los gemelos consume hierba y tiene un coeficiente intelectual más bajo que el otro, que no fuma, y esto es algo que se observa en todas las parejas de gemelos, se podría llegar a la conclusión de que el consumo de hierba reduce el CI.

Pero la investigación ha demostrado que no es así.

Un estudio longitudinal realizado por Jackson et al.[6] con varias parejas de gemelos, descubrió que, aunque el consumo de marihuana podría estar relacionado con un descenso del CI, esa relación no se mantenía con las parejas de gemelos. En las parejas de gemelos en las que uno de ellos consumió cannabis durante la adolescencia y el otro no, no se observaron diferencias importantes entre sus coeficientes intelectuales en ningún momento de la investigación.

De esto se concluye que existen otros factores, como socioeconómicos y familiares, que son los responsables de la pérdida de los puntos de CI, y que no se debe al consumo de marihuana.

Otro estudio también realizado por Meier et al.[7], obtuvo los mismos resultados. En él se hicieron tres descubrimientos importantes. En primer lugar, quienes fumaban hierba ya presentaban un coeficiente intelectual bajo a la edad de 12 años, antes incluso de empezar a fumar. En segundo lugar, aunque su coeficiente intelectual disminuyó durante los años siguientes (en los que consumieron cannabis), el declive no fue mayor que el observado en los participantes que no consumían marihuana. En tercer lugar, las diferencias observadas entre consumidores y abstemios no se encontraron en las parejas de gemelos en las que uno consumía cannabis y el otro no. También se llegó a la conclusión de que la dependencia del cannabis y un CI bajo se derivan de otros factores.

Hay que señalar que ninguno de estos estudios afirma que un coeficiente intelectual bajo hace que una persona fume hierba.

Pruebas de que la marihuana no reduce el CI

Conclusión: marihuana e inteligencia: ¿qué relación existe entre ambas?

Aunque son necesarios más estudios, la investigación parece demostrar que los factores socioeconómicos y ambientales reducen el coeficiente intelectual y favorecen el consumo reiterado de cannabis durante la adolescencia. Enlazando con el principio del artículo, y dado que se ha demostrado que los factores socioeconómicos son la causa de las diferencias raciales entre las puntuaciones del CI, también podrían explicar las diferencias entre quienes consumen marihuana y quienes no la prueban.

Dicho esto, no debemos asumir que el consumo de hierba no afecta de forma negativa al CI, especialmente en el caso de quienes la consumen cuando sus cerebros todavía se están desarrollando. Sería absurdo afirmar que no existe una relación entre el consumo adolescente y la reducción del coeficiente intelectual, incluso si esa relación no es causal. Por lo tanto, aconsejamos no consumir cannabis hasta la edad adulta.

Fuentes Externas
  1. Group differences in IQ are best understood as environmental in origin - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  2. SAGE Journals: Your gateway to world-class journal research https://journals.sagepub.com
  3. IQ testing 101 : Kaufman, Alan S., 1944- : Free Download, Borrow, and Streaming : Internet Archive https://archive.org
  4. Persistent cannabis users show neuropsychological decline from childhood to midlife | PNAS https://www.pnas.org
  5. Intelligence quotient decline following frequent or dependent cannabis use in youth: a systematic review and meta-analysis of longitudinal studies | Psychological Medicine | Cambridge Core https://www.cambridge.org
  6. Impact of adolescent marijuana use on intelligence: Results from two longitudinal twin studies - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Associations between adolescent cannabis use and neuropsychological decline: a longitudinal co-twin control study - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.