Parad las rotativas. Avisad a los medios de comunicación. El gobierno británico por fin ha entrado en el siglo XXI en materia de cannabis. Esta semana, la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) ha enviado misivas en las que informa a productores, distribuidores y vendedores de cannabidiol (CBD), que tienen 28 días para dejar de vender, suministrar, promocionar, anunciar y procesar pedidos de cualquier producto que contenga CBD.

¿La razón?

El gobierno ha reconocido el CBD como un producto medicinal legítimo - por lo tanto, todo el que esté involucrado en actividades comerciales relacionadas con el mismo, debe solicitar una licencia para seguir haciéndolo.

Según la MHRA, "A nuestro juicio, los productos que contienen cannabidiol (CBD) y que se utilizan con fines medicinales, son un medicamento. Los medicamentos deben tener una licencia de producto (autorización de comercialización) antes de poder ser vendidos, suministrados o anunciados de forma legal en el Reino Unido, a menos que estén exentos. Los medicamentos autorizados tienen que cumplir unas normas de seguridad, calidad y eficacia para proteger la salud pública.

18 empresas han recibido esta notificación por parte de la agencia, pero la noticia se está extendiendo como la pólvora.

El CBD es sólo uno de los numerosos canabinoides de la planta de marihuana. También se encuentra en el cáñamo. Aunque es un primo lejano del THC (el cannabinoide que no sólo causa el subidón, sino que además es un potente analgésico), el CBD se menciona con frecuencia por parte de gente que lo consume para combatir diversos trastornos - desde el dolor crónico hasta la epilepsis infantil.

LA BUENA NOTICIA

El gobierno por fin se sube, al menos en parte, al carro de la legalización - y al hacerlo contradice su último meme oficial sobre la marihuana. En el Acta sobre el Uso Indebido de Sustancias promulgada en el 2001, se afirma que ninguna parte de la planta de cannabis tiene efectos terapéuticos.

Con cifras récord de británicos que utilizan productos de CBD (sobre todo con fines medicinales), el hecho de que habrá una regulación de la industria también significa que los consumidores sabrán con certeza qué consumen.

LA MALA NOTICIA

Una de las primeras consecuencias negativas de esta noticia es Alchemy - una de las headshops más antiguas de Londres. Dirigida por el octagenario Lee Harris (también conocido por su revolucionaria revista de los años 70, Homegrown), esta tienda cerrará sus puertas debido (en parte) a la nueva regulación.

Esta acción también incrementará los costes para el cumplimiento normativo en todas las partes de la cadena de producción y distribución - y puede que conduzca a un aumento de precio de los productos, e incluso a su escasez, al menos al principio, en todos los productos que contengan CBD (cáñamo incluido).

El otro problema es que en este momento no hay datos de ensayos clínicos disponibles. La MHRA afirma que "las pruebas de la eficacia suelen basarse en ensayos clínicos, y ningún producto deberá ser comercializado hasta que se le aplique la licencia".

Dicho esto, la compañía farmacéutica británica GW Pharma, cuyo medicamento contra la epilepsia, Epidiolex, contiene CBD, acaba de concluir con éxito la fase III de unos ensayos clínicos en Estados Unidos y Canadá. Puede que el gobierno británico - que en 1998 otorgó a esta farmacéutica una licencia para producir medicamentos tanto con CBD como THC - vaya a utilizar los datos de estas pruebas como una especie de regla nacional.

Cbd reglamento uk cannabis marihuana medicinalAún es pronto para saberlo.

Mientras tanto, y sin saber cuánto tiempo llevará todo el proceso ni qué requisitos harán falta, se deja a los pacientes en la estacada.

Podrían darse compras compulsivas por parte de gente que depende de este producto- sobre todo porque no saben cuándo podrán volver a comprarla.

¿KEEP CALM Y HAZ UN PEDIDO ONLINE?

Dicho esto, como el CBD se puede obtener del cáñamo, el estado legal de esta acción sigue en el limbo. Si bien puede que no sea completamente legal, los pacientes podrían verse obligados a recurrir a lo que buenamente puedan. El hecho de que los proveedores británicos de CBD vayan a necesitar una licencia para vender sus productos, o enfrentarse a una pena de cárcel de dos años, podría generar un próspero mercado internacional, si no negro, al menos más allá del alcance de los legisladores. También podría conducir a un aumento del cultivo casero en el Reino Unido.

¿PODRÍA ESTAR FORJÁNDOSE UNA REFORMA MEJOR?

Este paso para regular el CBD llega menos de dos meses después de que un informe elaborado por el Grupo Parlamentario Multipartido para la Reforma de las Políticas sobre Drogas, concluyera que la negativa a reconocer la eficacia médica del cannabis es "irracional". El año pasado, una petición para legalizar el cannabis en el Reino Unido reunió suficientes firmas como para suscitar un debate en el parlamento para discutir algún tipo de reforma legislativa.

El Reino Unido es uno de los países más lentos de Europa occidental en ejecutar cualquier tipo de reforma. Con España, Alemania, Italia y Croacia dando un paso adelante este año, esta podría ser la respuesta británica.

El consumo de marihuana (sobre todo medicinal) tiene una gran aceptación entre los ciudadanos británicos. La contracultura hippie de los 60 y 70 nunca ha terminado de desaparecer por completo en muchas zonas del país.

Además, otras tendencias médicas, incluyendo el alarmante aumento del cáncer y el defectuoso servicio ofrecido por el Servicio Nacional de Salud (NHS), han generado verdaderos motivos por los que se podría vislumbrar una reforma médica (como mínimo) en el horizonte.

UNA LUCRATIVA RECUPERACIÓN ECONÓMICA POST BREXIT

La reforma de la marihuana podría crear un floreciente mercado de trabajo legal, así como una base imponible en un país sumido en noticias de incertidumbre económica tras el Brexit. Un impuesto sobre la marihuana recreativa haría maravillas con el problema de la NHS.

La creación de normas para el CBD sentará sin duda las bases para regularizar toda una industria - al igual que hace dos años el mercado de Colorado (aunque para el THC recreativo) lo hizo para el resto del país. Puede que con este paso el gobierno británico, así como el establecimiento médico, se haya dado cuenta de lo obvio y haya decidido aprovechar la cambiante actitud global hacia la marihuana.

La mayoría de países de habla inglesa (desde Estados Unidos a Canadá, pasando por Sudáfrica y Australia, además de, por supuesto, Israel) están acercándose cada vez más a algún tipo de reforma; por lo que a los ciudadanos británicos les llegan noticias sobre la reforma en otros lugares.

La presión para promulgar cualquier tipo de reforma - incluso si el CBD es sólo el primer paso - está empezando a hacer mella en el gobierno.

La pregunta ahora es qué aspecto tendrá la reforma - comenzando con el CBD - y con qué rapidez se aplicará.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar