LESIONES IRREVERSIBLES DE LA MÉDULA ESPINAL

El efecto de las lesiones de la médula espinal (LME) suele ser permanente. Para poder llevar una vida más o menos normal, se deben realizar ajustes en el estilo de vida, y no son cómodos ni fáciles. Aun así, los síntomas debilitantes pueden hacer que controlar el dolor y la función motora limitada sea increíblemente difícil. Cualquier tratamiento que pueda mejorar o reducir el impacto del daño inicial en la médula espinal y los síntomas consecuentes es una bendición para quienes viven con lesiones de la médula espinal.

Cuando un fragmento de hueso, materia discal o ligamentos dañados o fuera de lugar afectan a la médula espinal, generalmente como resultado de un golpe en el cuello o la columna, los nervios se comprimen y no pueden transmitir señales desde las células nerviosas al cerebro. Esta es una diferencia característica con las lesiones de espalda, ya que las LME afectan a funciones corporales, fundamentalmente a la movilidad.

Un creciente conjunto de estudios científicos ha empezado a observar el cannabis y el sistema endocannabinoide como posibilidad para reducir la gravedad del trauma inicial y para brindar alivio a los síntomas.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE PODRÍA SER LA CLAVE

Los investigadores pretendían estudiar cómo el sistema endocannabinoide o, más concretamente, los receptores CB1 y CB2 reaccionaban a la lesión de la médula espinal. A veces, la lesión inicial puede desencadenar en una respuesta secundaria en nuestro cuerpo que produce mayor daño o dolor. Al alterar nuestra reacción neuroprotectora, teóricamente sería posible limitar la gravedad del trauma en una LME incompleta.

En un estudio con ratas, los científicos descubrieron que se producía una acumulación de los endocannabinoides 2-araquidonilglicerol (2-AG) y anandamida (AEA) casi directamente después de una lesión. Al utilizar un agente bloqueador, que evita que los receptores cannabinoides sean estimulados, ambos grupos de control de ratas experimentaron reacciones biológicas diferentes. Aunque es difícil decir en qué medida se puede manipular la respuesta neuroprotectora para mejorar la recuperación del trauma inicial, esto prueba que el sistema endocannabinoide cumple una función fundamental.

Los mismos receptores CB1 y CB2 que se encuentran en la médula espinal también se encuentran en todo el cuerpo, incluso en órganos importantes y el sistema nervioso central. Aunque el cuerpo produce sus propios endocannabinoides, la suplementación con fitocannabinoides provenientes del cannabis puede mejorar la respuesta biológica que activan estos receptores. A nivel molecular, el THC es muy similar a la anandamida.

Daño A La Médula Espinal

EL IMPACTO DE LAS CONSECUENCIAS DE LA LME

El consumo de marihuana como tratamiento para los síntomas de la LME va más allá de los estudios preliminares sobre el sistema endocannabinoide. Los síntomas de la LME incluyen un fuerte dolor, espasticidad muscular, insomnio, ansiedad y depresión. Estos síntomas no solo se presentan directamente después de la lesión, sino que además deben controlarse a diario.

Los tratamientos tradicionales incluyen opiáceos que a pesar de ser útiles a corto plazo, deben tomarse constantemente para prolongar su eficacia. Por supuesto, el consumo regular de opiáceos representa un riesgo muy elevado de adicción, un problema que ha sido ampliamente documentado.

REDUCCIÓN DE LA ESPASTICIDAD

Se recopilaron cuestionarios completados por personas que viven con lesiones de médula espinal para evaluar cómo el consumo de cannabis afectaba a la espasticidad, una afección que hace que determinados músculos se mantengan contraídos de forma continua. La espasticidad puede ser leve y causar rigidez en los músculos o, en casos extremos, provocar una disfunción del movimiento o el habla.

Se recogieron 43 cuestionarios, de los cuales la mayoría indicaba que el consumo de marihuana ayudaba a reducir la espasticidad. Dado que el cannabis no posee las propiedades adictivas ni tóxicas de los opiáceos, fue preferido por los pacientes como tratamiento alternativo.

Los datos obtenidos promoverán la realización de más estudios para determinar las dosis requeridas y hasta qué grado se puede reducir la espasticidad.

How Cannabis Can Help With Spinal Cord injury

LA MARIHUANA PUEDE TRATAR OTROS SÍNTOMAS DE LA LME

La espasticidad no es el único síntoma que sufren quienes viven con LME. Como se mencionó anteriormente, el dolor fuerte o constante es una lucha diaria. La marihuana puede ofrecer alivio. Se ha demostrado que tanto el cannabinoide THC como el CBD producen una reducción del dolor y la inflamación.

Aunque los efectos psicoactivos del THC en el ámbito de las LME aún deben ser analizados, se demostró que el cannabidiol como parte de extractos vegetales completos mejora los síntomas neurogénicos mientras que sus efectos secundarios son “bien tolerados”. La eficacia de la marihuana se puede vincular a las respuestas que producen los cannabinoides en el sistema nervioso a través del sistema endocannabinoide.

UN FUTURO ESPERANZADOR

Vivir con LME es un trauma inimaginable para la mayoría. Lesiones de esta gravedad transforman la vida de las personas y afectan hasta la actividad diaria más sencilla. Las investigaciones preliminares apuntan al cannabis como un poderoso aliado para mejorar el proceso de recuperación inicial de lesiones incompletas y como una sustancia que se puede consumir a diario para aliviar síntomas.

Para ayudar a los afectados por este problema, es importante explorar la capacidad terapéutica de nuestro sistema endocannabinoide.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar