RESACA DEL BLACK FRIDAY - HASTA UN 60% DE DESCUENTO EN CEPAS SELECCIONADAS COMPRAR AHORA


El origen del cannabis africano es muy variado y enigmático. La hierba existe en África desde hace mucho tiempo, pero no sabemos cuándo llegó al continente por primera vez.

En toda África existen pruebas del consumo de marihuana por parte de numerosas tribus. Además de los diversos aspectos de las distintas culturas africanas, la llegada de los colonos europeos produjo cambios radicales en estas prácticas, pero no acabó con ellas. A lo largo de los siglos, África ha producido y consumido grandes cantidades de cannabis, y en la actualidad, cada vez más países están legalizando su cultivo y consumo. En el futuro, es posible que la marihuana africana se venda en Europa.

¿Cuándo y dónde llegó la marihuana a África?

A pesar de que África tiene una relación muy antigua con el cannabis, especialmente en la zona mediterránea, la planta no es originaria de este continente. En un principio, el Cannabis sativa L. evolucionó en Asia, y se expandió gradualmente hacia el oeste.

Sabemos que en África se cultiva marihuana desde hace al menos 1000 años, aunque hay pruebas que indican que podría haber llegado a Egipto hace unos 5000 años. Pero estos indicios son muy escasos, por lo que desconocemos la fecha exacta. Los principales puntos de entrada parecen haber sido Madagascar y la cuenca mediterránea. El cannabis llegó al norte de África a través de Egipto y por el mar.

En esta zona, los registros históricos se remontan mucho más atrás que en la gran mayoría subsahariana del continente. En el siglo XII, los escritores documentaron por primera vez el consumo psicotrópico de marihuana, tanto en su forma comestible como en productos para fumar.[1] En Egipto y a orillas del mar Rojo, la cultura del cannabis era parecida a la del Levante mediterráneo. Sin embargo, más al oeste, el Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez) desarrolló su propia cultura cannábica.

A pesar de la relación de esta zona con la elaboración de hachís, este producto es una creación bastante reciente. De hecho, es posible que fuera importado de Grecia, Turquía y el Líbano; hasta 1921 no existen pruebas de que en el Magreb se produjera hachís[2].

Rastreando el consumo de marihuana a través del lenguaje

Al sur del Sahara, la historia de la hierba es todavía más confusa. Esto es debido en parte a la ausencia de pruebas arqueológicas, y a que las pocas que existen (de los colonizadores) son inexactas. Por ejemplo, la marihuana de esta zona solía llamarse con frecuencia “tabaco africano”. No está claro si esto fue un intento deliberado de distanciar sus prácticas de las de los africanos, o simplemente un malentendido a la hora de referirse a la sustancia consumida. Afortunadamente, está bastante claro a qué se referían.

Una de las palabras más útiles a la hora de rastrear el consumo de marihuana en el sur de África es "dagga".

Dagga: un recorrido etimológico

Dagga, que se deriva del vocablo "dacha", es un término atribuido al grupo étnico de los khoikhoi del sur de África (aunque su origen exacto no está muy claro), y significa "cannabis". Sin embargo, también se refiere al estado general de intoxicación, y a la especie Leonotis leonurus, un miembro de la familia de la menta que tiene unas hojas dentadas parecidas a las de la marihuana.

El primer registro documentado de esta palabra data de 1658, y aparece en el diario de Jan van Riebeeck, escrita como "daccha" (veremos más sobre esto después).

Parece que en esa época su consumo se extendió a numerosas naciones. Y aunque esto no nos informa de cuánto tiempo se estuvo consumiendo antes de ese momento, indica que el cannabis estaba bastante extendido.

Pero su origen exacto sigue siendo un misterio. Esto se debe en parte a la supuesta confusión entre el cannabis y la planta Leonotis leonurus. Sí, ambas comparten el mismo nombre y tienen hojas dentadas, pero sus flores son muy diferentes, y solo una de ellas produce subidón. Por lo tanto, no está muy claro si la palabra surgió para referirse a una u otra planta, o si en cierto momento se utilizó de forma incorrecta. Esta confusión ha llevado a algunos académicos a proponer distintas teorías.

Unos plantean que en realidad no es una palabra africana, sino que proviene del holandés "tabak", en cuyo caso no nos dice nada sobre el consumo de marihuana en el África precolonial. Otra teoría propone que se deriva de daXa-b, un término que significa tabaco en la lengua de los khoikhoi. Si se le añade el prefijo "am", que significa verde, se convierte en amaXa-b: tabaco verde. Esta es la explicación propuesta por Brian tu Toit y Jean Branford[3].

Rastreando el consumo de marihuana a través del lenguaje

¿Quién consumía cannabis en África?

Aunque estaba muy extendido, el consumo de marihuana en África no era igual en todo el continente. Por ejemplo, parece que llegó a zonas de África occidental durante el siglo XX. Pero, como ya hemos visto, en otras partes ha estado presente desde hace miles de años.

Antiguo Egipto

No podemos poner una fecha exacta al origen del consumo de hierba en Egipto, pero sabemos que es muy antiguo. Las cuerdas[4] y los tejidos de cáñamo, por ejemplo, se remontan a la época del antiguo Egipto. Además, es posible que este pueblo diera a los cannabinoides un uso holístico. La palabra shemshemet[5] aparece con frecuencia en los textos medicinales antiguos, y su traducción como cannabis está ampliamente aceptada. Sus usos iban desde los espirituales hasta los ceremoniales.

No está claro si los antiguos egipcios cultivaban o importaban la marihuana.

Los khoikhoi

Los khoikhoi del África meridional eran conocidos entre los colonos holandeses por su consumo de cannabis. En la antigüedad un grupo belicoso, para cuando llegaron los holandeses era un pueblo mayoritariamente pacífico centrado en la cría de ganado. Al principio, coexistieron sin problemas con los neerlandeses, y podría decirse que incluso tenían una relación cordial. Sin embargo, los bóeres continuaron invadiendo sus territorios, robando su ganado y, en última instancia, comenzaron a esclavizarlos.

Van Riebeeck escuchó la palabra "dagga" de los khoikhoi. Se dio cuenta de que para ellos el cannabis era más valioso que el oro, lo que implica que era una parte fundamental de su cultura. Sin embargo, no aprendieron a fumarlo hasta 1705 (antes de eso, lo masticaban). Esta práctica se extendió rápidamente a otras culturas africanas.

Los zulúes

Como veremos en breve, muchos colonos repudiaban el efecto sedante de la hierba sobre los africanos, pero este punto de vista no refleja la situación en su conjunto. Aunque no sabemos el uso exacto que le daban, se cree que (según AT Bryant[6]) el feroz pueblo zulú consumía marihuana antes de entrar en batalla. Pero las pruebas que confirman esto no son muy abundantes, así que no podemos tomarlo como un hecho.

Los bashilange

Los bashilange, en un principio una tribu violenta, experimentaron una profunda evolución cultural tras descubrir el cannabis o “riamba”. De hecho, según Wissmann, incluso cambiaron su nombre a Ben-Riamba, que significa “hijos del cáñamo”.[7]

Todas las noches, este pueblo participaba en ceremonias en las que fumaban hierba. Y en días especiales, consumían incluso cantidades mayores.

Hasta los castigos consistían en fumar cannabis. Cuanto más grave era el delito, más debía fumar el infractor. Si el crimen era muy grave, el autor tenía que fumar hasta perder el conocimiento, e indemnizar a la víctima con sal.

Debido a los cambios producidos en esta cultura, las jerarquías desaparecieron, y los pueblos vecinos, que antiguamente habían sido sus vasallos, se negaron a pagar impuestos, aprovechando que los khoikhoi habían abandonado las armas. Entonces estalló la rebelión. La familia real fue acusada de brujería y sentenciada, como era de esperar, a fumar hierba. Cuando perdieron el sentido, algunos aldeanos intentaron asesinarlos, y otros los defendieron. Los rebeldes huyeron, y aunque más adelante regresaron, no sufrieron ningún castigo.

A pesar de este intento de asesinato fallido, el final de esta tribu estaba cerca. La familia real fue destituida, y se terminó el culto al cáñamo o "riamba". Sin embargo, muchas de estas prácticas se mantuvieron, incluidos los castigos menos severos.

El cannabis en el África colonial

Como ya hemos visto, gran parte de la documentación del consumo de hierba en el África subsahariana proviene de los propios colonos. Inicialmente se aceptaba (e incluso se fomentaba) el cultivo y consumo de cannabis. Entre 1870 y 1890, incluso eran legales en gran parte del África colonizada.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esta aceptación empezó a decaer.

  • Puntos de vista coloniales sobre el consumo de marihuana

Una de las principales razones por las que los colonos se opusieron al consumo de hierba entre los nativos fue porque creían que les hacía perezosos, y afectaba al desempeño de su trabajo. Según Henry M. Stanley:

“El aspecto más perjudicial para la fuerza física es la costumbre casi universal de inhalar de forma exagerada el humo del Cannabis sativa o cáñamo silvestre. En un ambiente distendido, como el de los días calurosos de los trópicos cuando el termómetro alcanza los 60°C al sol, este pueblo, cuyos pulmones y signos vitales han sido perjudicados por un exceso de complacencia por esta práctica nociva, descubre que no tiene fuerza ni para sostenerse. Las dificultades de los desplazamientos en caravanas cargadas, pronto revelan su debilitamiento, y uno a uno van abandonando las filas, poniendo de manifiesto su impotencia y dolencias”.

Otros veían el consumo de marihuana como una costumbre inmoral y anticristiana. Como consecuencia, muchos misioneros consideraron que era esencial poner freno a este aspecto de la cultura africana, con el fin de salvar esas almas asoladas por la ganja.

En los lugares en los que se fomentó el cultivo de cannabis, se hizo principalmente para exportarlo a Europa, donde se utilizaban sus fibras.

Artículo relacionado
La historia del cannabis

  • Prohibición de la marihuana en África

A partir de 1890, varias colonias empezaron a penalizar el cultivo y consumo de hierba. Pero fueron las políticas que se desarrollaron a miles de kilómetros al oeste, al otro lado del Atlántico, lo que finalmente condujo a la completa prohibición del cannabis en África. Con una actitud cada vez más histriónica en torno a la marihuana por parte de EE.UU., se crearon movimientos internacionales para prohibirla. Comenzaba la guerra contra las drogas.

En 1925, la Liga de las Naciones accedió a prohibir el cannabis como parte de la Convención del Opio de Ginebra.

  • Desarrollo de los mercados clandestinos

Pero la gente continuó cultivando y fumando hierba incluso donde era ilegal, y África no fue ninguna excepción.

Incluso antes de que se penalizara, el cannabis ya estaba mal visto. Su cultivo y consumo fueron ocultándose cada vez más. Con el tiempo, lo que había sido una actividad generalizada quedó relegada en su mayor parte a las personas que estaban consideradas como el estrato inferior de la sociedad.

Volviendo a la palabra "dagga", es un buen ejemplo de cómo se prohibió el cannabis en África. En afrikáans, el sufijo “-ga” se utiliza para referirse a algo malo, algo que causa repugnancia. Por eso, el Partido Nacional de Sudáfrica comenzó a usarla para darle un sentido despectivo. Incluso hoy en día, muchos activistas a favor de la marihuana se niegan a pronunciarla por este motivo.

A pesar de esta creciente actitud negativa ante el cannabis, su cultivo ilegal continuó y continúa llevándose a cabo a gran escala en todo el continente. Hasta la reciente legalización del cannabis en Marruecos, este país era el principal exportador mundial de marihuana cultivada de forma ilegal.

El cannabis en el África colonial

Cannabis, la trata de esclavos, y el origen de la "marihuana"

Dado que el consumo africano de hierba con fines psicotrópicos es anterior al europeo y americano, tiene sentido pensar que fueron los esclavos africanos quienes introdujeron el cannabis en estos continentes. Se calcula que más de 10 millones de personas fueron esclavizadas en África y trasladadas al otro lado del Atlántico. Es posible que muchas de ellas procedieran de tribus que cultivaban y consumían marihuana.

No está claro si esta costumbre fue llevada allí por los esclavos africanos, o copiada por los europeos en África y después introducida en las Américas. Pero lo que sí parece ser cierto es que la palabra "marihuana" llegó con los esclavos.

Recuerda que el término “riamba”, de Ben-Riamba, significa cannabis. El prefijo "ma" lo pluraliza, convirtiéndolo en "mariamba". Con el tiempo, mariamba se transformó en México en "mariguana", y después de trasladarse más al norte, pasó a ser "marihuana", y por último, "marijuana" (su forma en inglés).

La marihuana en el África actual

La marihuana se ha cultivado de forma continuada en África durante, al menos, los últimos 1000 años. En la actualidad, el norte, y especialmente Marruecos, es mundialmente famoso por producir uno de los mejores hachises que existen. Pero, como ya hemos mencionado, el hachís de esta zona solo tiene alrededor de un siglo, y su auge se ha producido en los últimos 50 años o así.

Desde la crisis financiera de los 80, la producción africana de marihuana ilegal ha ido en aumento. Pero los gobiernos se están dando cuenta de que el cultivo de esta planta es un gran negocio, por lo que su producción ilícita está dando paso a un mercado legal.

Legalización

La legalización del cannabis se está extendiendo por todo el mundo, y África no se queda atrás. Hasta la fecha, nueve naciones africanas han legalizado la hierba. Sudáfrica, Uganda, Zimbabue, Zambia, Lesoto, la República Democrática del Congo, Malaui, Esuatini y Marruecos.

Las nuevas leyes de EE.UU. y Canadá han influido poderosamente en el avance de estos cambios.

Pero estos cambios conllevan sus propios problemas. Duvall[8] identifica gran parte de esta tendencia con el neocolonialismo. Esto es debido en parte al hecho de que muchas de estas leyes requieren de permisos y capital, que a menudo solo se pueden permitir las empresas más ricas del Norte global. De esos nueve países, Duvall asocia el neocolonialismo, o lo que él mismo llama "canna-colonización", con seis.

Este problema no radica en la legalización del cannabis, sino en la exclusión de la producción local mediante el aumento del precio, lo que significa que los beneficios no pueden repartirse a nivel nacional.

El futuro del cannabis en África

De una forma u otra, parece que África está destinada a convertirse en un gran productor de marihuana. Aún no sabemos qué forma tomará este mercado, y si el factor neocolonial es solo una dificultad inicial o algo más endémico.

Lo que sí está claro es que la larga relación de África con la hierba no va a acabar de forma repentina, y de hecho, su evolución está iniciando otra etapa.

Fuentes Externas
  1. Cultivo y usos etnobotánicos del cañamo (Cannabis Sativa L.) en la ciencia árabe (siglos VIII-XVII) | Asclepio https://asclepio.revistas.csic.es
  2. Bulletin de la Société clinique de médecine mentale | 1921 | Gallica https://gallica.bnf.fr
  3. History of dagga in the South African archaeological record - witsgeoghonours https://sites.google.com
  4. (DOC) Cannabis (marijuana-hemp) in Ancient Egypt | Venice I S Attia - Academia.edu https://www.academia.edu
  5. Health and Medicine in Ancient Egypt: Magic and science https://www.fulcrum.org
  6. The Zulu people : as they were before the white man came / by A.T. Bryant | National Library of Australia https://catalogue.nla.gov.au
  7. My Second Journey Through Equatorial Africa From the Congo to the Zambesi in the Years 1886 and 1887, by Hermann von Wissmann et al. | The Online Books Page https://onlinebooks.library.upenn.edu
  8. A brief agricultural history of cannabis in Africa, from prehistory to canna-colony https://journals.openedition.org
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.