Ver hileras llenas de plantas de cannabis es sin duda un espectáculo para la vista, pero ¿es la situación ideal? Algunos productores hacen todo lo posible por eliminar las llamadas “malas hierbas” y las consideran una amenaza que podría perjudicar su cosecha y reducir la producción final. La verdad es que el cannabis es una hierba y se puede cultivar igual que el resto de miembros de esta categoría botánica. El cannabis crece extremadamente bien en cultivos biodiversos rodeados de otras especies de plantas y de gran cantidad de insectos y vida microbiana.

ORTIGA: INTRODUCCIÓN

Ciertas plantas funcionan particularmente bien cerca del cannabis y se han ganado el título de "cultivos asociados". Este grupo de especies puede aportar muchos beneficios tanto al cultivo de cannabis como al cultivador. La ortiga, o Urtica dioica, es una de esas especies. La ortiga es una planta de flor herbácea perenne perteneciente a la familia Urticaceae y es originaria de Europa, partes de Asia y el norte de África. La ortiga es bastante similar al cannabis en el hecho de que produce tricomas en sus hojas. Sin embargo, en lugar de ser fábricas de cannabinoides, estos tricomas se han adaptado para formar una estructura de agujas hipodérmicas que inyectan histaminas en cualquier animal o ser humano que las roce.

La ortiga puede beneficiar enormemente tu cultivo y las plantas de cannabis que crecen en él. Lo más probable es que la especie ya haya echado raíces en zonas de tu cultivo sin utilizar, donde se habrá extendido a través de rizomas y semillas. De hecho, muchos jardineros cultivan la especie intencionadamente debido a los beneficios que puede aportar.

LAS ORTIGAS SON UN GRAN CULTIVO ASOCIADO

Plantar ortigas cerca de tus plantas de cannabis te dará muchas recompensas. En primer lugar, la ortiga es excelente para atraer insectos beneficiosos a los jardines debido a la gran cantidad de néctar que tienen sus flores. Algunas especies como las mariquitas las encuentran irresistibles y una vez que llegan, mantienen lejos a los ácaros y las arañas, que son una amenaza para tus plantas de cannabis.

Las ortigas no solo protegen las plantas de cannabis aumentando la cantidad de depredadores útiles, sino que también hacen que las plantas sepan y huelan mejor. Esto puede parecer demasiado bueno para ser verdad y la ciencia no está del todo clara, pero si plantas ortigas cerca de tus plantas de cannabis estarás aprovechando una sinergia botánica que aumentará la producción de terpenos de las flores de cannabis. Esta reacción está provocada por el polen de la ortiga masculina, una sustancia que, según se informa, también aumenta el sabor de ciertas frutas y verduras.

Los terpenos son hidrocarburos aromáticos volátiles producidos por los tricomas glandulares y dan a las plantas de cannabis sus olores y sabores característicos. También se ha demostrado que estas moléculas tan interesantes aumentan los efectos de los cannabinoides, como el THC y el CBD, a través de lo que se conoce como efecto séquito.

LAS ORTIGAS SON UN GRAN CULTIVO ASOCIADO

UTILIZAR LA ORTIGA COMO UN POTENTE FERTILIZANTE

Como todas las plantas, a medida que crecen las ortigas, extraen nutrientes del suelo para ayudar a llevar a cabo procesos fisiológicos vitales. Si se les permite reproducirse y morir, estas plantas al final se marchitan en el suelo y los nutrientes se descomponen y regresan a la rizosfera. Sin embargo, mientras la ortiga todavía está viva y en buen estado, puede absorber estas formas de vida densas a nivel nutricional y redirigir estas moléculas beneficiosas a otros lugares.

Las ortigas están cargadas de una amplia gama de nutrientes, entre ellos aminoácidos, hierro, potasio, zinc, magnesio, calcio y muchas vitaminas. Las plantas de cannabis tienen hambre de esta gama de macro y micronutrientes y al cosechar ortigas y añadirlas al compost puedes agregarlas al suelo y ayudar a prevenir deficiencias en tu cultivo.

Las pilas de compost se componen de una mezcla de materiales marrones ricos en carbono, como hojas y ramas muertas, y materiales verdes ricos en nitrógeno, como hojas y tallos frescos. Debido a que las ortigas crecen con facilidad y proliferan vigorosamente, proporcionan básicamente un material orgánico gratis.

Sin embargo, no todo el compost es sólido. Muchos cultivadores optan por hacer té de compost, que implica la fermentación de plantas nutritivas y otros materiales para crear un líquido denso en nutrientes que se puede aplicar como pulverización foliar para mantener las plantas sanas y evitar deficiencias. Solo tienes que poner esta hierba beneficiosa en un recipiente con agua y dejarla en remojo durante 3 semanas para permitir que desencadene la fermentación. Cuela el líquido y utilízalo como fertilizante al regar en una proporción de agua de 1:10 y 1:20 para pulverización foliar.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.