Cada vez más consumidores de marihuana están optando por la vaporización, como alternativa más sana que fumar. Pero los vaporizadores no se limitan al consumo de aceite de cannabis; también hay vaporizadores de hierba seca, que pueden llenarse directamente con marihuana molida. Para poder liberar el THC de la planta, estos aparatos deben calentarse en un rango de temperatura de 157 a 227°C. Esto da lugar a un colocón más potente y eufórico, pero con menos riesgos para la salud, ya que básicamente se trata de vapor con cannabinoides y terpenos. Una vez vaporizada, la hierba adquiere un tono amarronado y podría parecer degradada hasta el punto de ser inservible. Por eso muchos consumidores tiran los cogollos ya vaporizados.

NO DESPERDICIES LA MARIHUANA

Pero tirar esta hierba sería desperdiciarla, ya que aún hay varias formas de aprovecharla. De hecho, el THC no ha desaparecido por completo. Ciertamente al vaporizar obtienes la mayoría de THC, pero aún quedan algunos restos justo con muchos otros cannabinoides. En caso de que la hierba haya quedado de color negro o marrón oscuro, no debería reutilizarse ya que se ha calentado demasiado. Recuerda que el rango de temperatura ideal es de 157-227°C. Si realmente tienes que desecharla, siempre puedes compostarla. Pero la hierba vaporizada ofrece muchas más posibilidades. Fumarla en un porro podría darte un colocón suave, pero suele ser poco satisfactorio y tener un sabor amargo. En cambio, hay tres opciones mucho más divertidas y que pueden aportar una nueva dimensión a las delicias culinarias.

Cooking With Cannabis

COMESTIBLES

Lo que mucha gente no comprende sobre la vaporización es que es una forma de descarboxilación. Este es un proceso fundamental a la hora de preparar comestibles cannábicos. La marihuana debe calentarse para convertir el THCA (ácido tetrahidrocannabinólico) en THC activo, por ejemplo. Este proceso requiere un tiempo en el horno. Una vez descarboxilada, la mayoría de recetas de comestibles de marihuana usan mantequilla. Si sigues una dieta vegana, puedes sustituir la mantequilla por aceite de coco. Obviamente, cuantos más cogollos vaporizados hayas recolectado con el tiempo, ¡más potentes serán tus comestibles!

Dado que la hierba ya vaporizada no requiere pasar por el proceso de descarboxilación habitual, puedes preparar directamente la mantequilla/aceite con los cogollos reutilizados. En una olla, calienta la mantequilla/aceite a fuego lento junto con una cantidad equivalente de agua y los cogollos vaporizados. A partir de aquí, el proceso de infusión es más eficaz tras 2-4 horas, pero puede dejarse más tiempo si se desea. Solo tienes que asegurar que hierva lentamente, a fuego lento, ya que en caso contrario se degradaría la potencia de los cannabinoides. Ten en cuenta que esto liberará un fuerte olor en tu cocina.

Una vez hervida, filtra la mezcla a través de un colador o estopilla, para eliminar los trozos de hierba más gruesos. Lo ideal es que la mantequilla/aceite tenga la menor cantidad de materia vegetal posible. Deja enfriar el recipiente con la mezcla a temperatura ambiente y después déjalo en la nevera toda la noche. Al día siguiente, se habrá formado una capa sólida de mantequilla en la superficie del agua. Puedes cortar un trozo y añadirlo a cualquier receta dulce o salada que se te ocurra. Con los comestibles cannábicos, disfrutarás de un colocón potente que puede durar entre 4 y 8 horas.

CURACIÓN

Si el proceso anterior te parece demasiado complicado, la hierba vaporizada técnicamente puede comerse cruda. Sin embargo, tendrá un sabor amargo y no producirá un colocón tan potente como los comestibles de marihuana. Puedes enmascarar el sabor con algo como Nutella o crema de cacahuete. También puedes espolvorearla sobre la comida como una hierba culinaria, o incluso molerla con los granos de café para un buen subidón mañanero. Pero si quieres quitarle el sabor amargo, hay un proceso de curación que elimina el sabor y olor. Puede tardar 4-7 días, así que es mejor ir acumulando la hierba ya vaporizada hasta tener unos cuantos gramos, para que cunda más el proceso.

Para curar la marihuana vaporizada, envuélvela con una estopilla, como si fuera una bolsita de té grande. Sumérgela en agua. Échale un vistazo a menudo, para cambiar el agua turbia por agua fresca. Pasados 4-7 días, filtra el agua y distribuye uniformemente la hierba curada al agua sobre una bandeja. Precalienta el horno a 90-95ºC. Introduce la bandeja en el horno y revuelve la hierba cada media hora. Dos horas después, la hierba debería estar seca y lista para añadir directamente a platos o recetas, sin el sabor amargo de la hierba vaporizada.

Cannabis Tincture

TINTURAS

Las tinturas son otro método discreto y popular de consumir cannabis. Los frascos goteros te permiten consumir aceite de marihuana concentrado, aplicándolo directamente bajo la lengua. Si mantienes 2-3 gotas debajo de la lengua durante 30 segundos, pasados 15 minutos deberías empezar a notar los efectos, que durarán un par de horas. Puedes preparar tus propias tinturas con los cogollos vaporizados, mediante un proceso similar al método de curación anterior. Necesitas un alcohol con una graduación de 90º como mínimo, como el vodka o Everclear. Añade la hierba y déjala en remojo. De vez en cuando, agita suavemente la mezcla. Puedes dejarla durante unas horas, o varios días. Cuanto más tiempo esté en remojo, más potente será la tintura.

Pasados unos días, como máximo, filtra la mezcla a través de una estopilla o colador fino. Guarda la tintura en una botella oscura, en un lugar fresco y fuera de la luz directa. Aplicar unas gotas de esta mezcla bajo la lengua puede tener los mismos efectos maravillosos que los aceites de cannabis de alta calidad. En todo caso, estarás aprovechando las ventajas de los cannabinoides que aún contiene la marihuana ya vaporizada.

Al fin y al cabo, deberías sacarle el máximo partido posible a la hierba. Si tienes alguna otra sugerencia sobre cómo aprovecharla, déjanos un comentario o contacta con nosotros en las redes sociales.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.