By Luke Sumpter


Si alguna vez has consumido marihuana, conocerás la intensidad con la que puede influir en la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. La mayoría de las personas solo necesitan unas pocas caladas para comenzar a detectar estos cambios. De repente, una canción que has escuchado miles de veces tiene nuevos matices, y una armonía a la que nunca habías prestado atención, cobra protagonismo. La marihuana también añade una sensación de profundidad a los paisajes, las puestas de sol y los entornos forestales, dándole a todo una estética brillante, casi de alta definición (al menos para algunas personas). Por supuesto, no podemos hablar de la marihuana y los sentidos sin mencionar el gusto. La hierba no solo da lugar a los munchies y las continuas visitas a la nevera, sino que también sobreestimula las papilas gustativas haciendo especial incluso la comida más mundana.

Entonces, ¿cómo afecta exactamente la marihuana a los sentidos de las personas? ¿Por qué la hierba influye en la forma en que percibimos las imágenes, los sonidos y los sabores? Sigue leyendo para descubrir los conceptos básicos de los sentidos humanos y la influencia que puede tener la planta de marihuana en cada uno de ellos.

Importancia de los sentidos

Gracias a nuestros sentidos, podemos experimentar el mundo que nos rodea. Los órganos de los sentidos transmiten señales de fuentes externas y las envían al cerebro a través del sistema nervioso. Aquí, nuestro ordenador biológico usa estas señales para construir una imagen de nuestro entorno. Nuestros sentidos nos ayudan a realizar tareas cotidianas, desde usar un teclado o una estufa hasta conducir y conversar con otras personas. Fundamentalmente, nuestros sentidos nos permiten sobrevivir. Sin ellos, no seríamos capaces de detectar los peligros, obtener alimentos ni reproducirnos.

Las personas poseemos cinco sentidos primarios en forma de gusto, tacto, oído, vista y olfato. Los órganos sensoriales que corresponden a cada uno de estos sentidos (como nuestros ojos, que nos permiten ver, y nuestros oídos oír) sirven como puntos de observación hacia el mundo exterior. Nuestro cerebro se encuentra bañado y protegido por líquido cefalorraquídeo en el cráneo, y nuestros órganos sensoriales transmiten señales a nuestro sistema nervioso central y nos permiten reaccionar y comportarnos en consecuencia.

Cada uno de nuestros órganos sensoriales posee células especializadas que ayudan a convertir las señales ambientales en información eléctrica que se transmite por el sistema nervioso. Por ejemplo, cuando la luz entra en los ojos y llega a la retina, los fotorreceptores convierten esa luz en señales eléctricas. En lo que respecta al oído, el sonido hace vibrar la cóclea y hace que 25.000 terminaciones nerviosas transformen las vibraciones en señales eléctricas. Nuestra piel también alberga diferentes tipos de células que detectan diferentes estímulos, siendo los mecanorreceptores los que responden a estímulos mecánicos, los termorreceptores a la temperatura y los quimiorreceptores a los químicos.

Nuestros sentidos funcionan de forma independiente o en conjunto para informarnos sobre amenazas y fuentes de recompensa. Ciertos estímulos, como los ruidos fuertes y repentinos o los malos sabores, desencadenan respuestas automáticas que nos protegen de un posible peligro. Sin embargo, otros como el contacto cálido de otra persona, o los sabores dulces, provocan sensaciones de placer.

Cómo interactúa la marihuana con el cuerpo

Los compuestos de la marihuana interactúan con el cuerpo de una manera increíblemente amplia pero específica. A través del sistema endocannabinoide (SEC), los cannabinoides como el THC y el CBD pueden cambiar la actividad celular uniéndose directamente a los receptores o alterando la función de las enzimas. El SEC básicamente “supervisa” todos los demás sistemas del cuerpo humano, desde el sistema nervioso hasta el sistema musculoesquelético, y ayuda a mantener estas áreas en un estado de equilibrio, conocido como homeostasis.

Los cannabinoides endógenos que crea nuestro cuerpo (conocidos como endocannabinoides) desempeñan el papel de moléculas de señalización (neurotransmisores) dentro del SEC. Sin embargo, los cannabinoides externos comparten una estructura similar a dichos compuestos, permitiéndoles funcionar de manera similar, incluso más profunda.

Los compuestos del SEC son particularmente abundantes en el sistema nervioso central, donde ayudan a controlar el flujo de neurotransmisores, el estado de ánimo, el apetito y la memoria. Como parte omnipresente de nuestro ordenador biológico, el SEC también interviene en la regulación del procesamiento[1] sensorial en zonas que incluyen los sistemas de la vista y el olfato. Fuera del cerebro, el SEC también está incrustado dentro de nuestros órganos sensoriales. Aparece en la retina de los ojos, el núcleo coclear del oído[2] y los receptores gustativos de la lengua[3].

Dado que el SEC juega un papel importante en la forma en que percibimos el mundo, y que los cannabinoides de la planta de marihuana pueden modular este sistema, cada vez hay más interés por investigar los efectos de la marihuana y sus compuestos en cada uno de los sentidos, y las consecuencias de esos resultados.

Cómo afecta la marihuana a los sentidos

Entonces, ¿cómo influye exactamente la marihuana en nuestros sentidos? ¿Y qué sucede a nivel fisiológico para que esto sea posible?

Cómo afecta la marihuana a los sentidos

Gusto

La mayoría de los consumidores de marihuana estarán de acuerdo en que la hierba hace que la comida sepa mejor. Intensifica los sabores de los platos dulces y da un toque especial a la comida más normal; incluso el pan con mantequilla resulta increíblemente delicioso para satisfacer los munchies cuando estás colocado. Claro, el THC tiene tendencia a inducir munchies, pero la potencia del sabor no se debe solo al hambre. En 2009, un equipo de investigadores del Centro de Sentidos Químicos Monell en Japón descubrió que los endocannabinoides actúan directamente sobre los receptores del gusto en la lengua de una manera que realza los sabores dulces[4]. Curiosamente, el equipo descubrió que la administración de endocannabinoides no tuvo impacto en la percepción de otros sabores, como el agrio, salado, amargo y umami.

Gusto

Tacto

Como mecanorreceptores, las células de Merkel juegan un papel clave en lo que respecta al sentido del tacto. En concreto, estas células son esenciales para el sentido del tacto fino y convierten los estímulos externos en señales eléctricas que luego se transmiten por las neuronas en la piel. La investigación sobre la relación entre el SEC, las células de Merkel y el tacto sigue siendo escasa, pero está claro que el sistema está presente en la piel.

Hay muy pocos estudios que hayan analizado cómo influyen los cannabinoides en el sentido del tacto. Hasta ahora, solo tenemos datos subjetivos sobre el tema. Un estudio de 2019, publicado en el Journal of Sexual Medicine, realizó una encuesta para recopilar datos sobre cómo la marihuana altera la experiencia sexual tanto en hombres como en mujeres. Un total de 144 de los 199 participantes (el 74%) indicó que la hierba había aumentado su sensibilidad al tacto.

Tacto

Oído

Hay pocos consumidores de marihuana que puedan negar que la música suena mejor cuando se está colocado. Pero, ¿alguna vez has experimentado un aumento de este sentido cuando estás colocado? Por lo que parece, la planta ayuda a los oyentes a captar pequeños detalles en una canción, y todo se vuelve más vibrante e intenso. Sin embargo, el disfrute musical al fumar marihuana parece depender, por lo menos en parte, de la concentración de cannabinoides. Un grupo de investigadores del University College de Londres descubrió que la marihuana rica en THC amortigua el efecto de la música en las zonas del cerebro asociadas con la recompensa y la emoción. Sin embargo, al incluir CBD en la ecuación, estos efectos se compensan, debido al efecto séquito.

En lugar de cambiar la forma en que detectamos el sonido dentro del oído, es probable que la marihuana aumente los cambios neuroquímicos que se producen cuando escuchamos música. La música que nos gusta conduce a un aumento de la dopamina[5]; al igual que sucede cuando fumamos marihuana[6].

Oído

Vista

La ciencia que rodea el impacto de la marihuana en la vista todavía se encuentra en sus inicios y es poco concluyente, especialmente en comparación con el sabor. Un estudio de caso realizado en 2004, publicado en el Journal of Ethnopharmacology, sugiere que el consumo de marihuana podría ayudar a mejorar la visión nocturna[7]. Sin embargo, hay datos científicamente más sólidos[8], obtenidos por investigadores de la Universidad de Granada, que muestran que la marihuana podría alterar significativamente la agudeza visual, la sensibilidad al contraste, la visión tridimensional y la capacidad de los ojos para enfocar.

Vista

Olfato

¿Alguna vez has notado alguna diferencia en tu sentido del olfato después de fumarte un porro o un bong? La investigación tampoco es concluyente en este sentido, y los resultados varían entre sujetos animales y humanos. Los estudios en animales han demostrado que la administración de marihuana podría impulsar la detección de olores[9] y, posteriormente, aumentar la ingesta de alimentos. Sin embargo, los ensayos en humanos cuentan una historia diferente. Un estudio publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology administró 20mg de THC por vía oral a quince voluntarios sanos. Los investigadores identificaron una reducción en la función olfativa[10] después de la dosis.

Olfato

¿Puede la marihuana potenciar tus sentidos?

La marihuana parece realmente aumentar nuestra apreciación por los alimentos dulces y nos ayuda a ser más perceptivos a la música que nos gusta (cuando hay suficiente CBD involucrado). Sin embargo, los datos científicos disponibles muestran que en realidad la hierba podría reducir la agudeza visual y olfativa, al menos a corto plazo. Además, la investigación todavía es demasiado escasa para sacar conclusiones sobre los efectos de la marihuana en el sentido del tacto. En general, la hierba no sobreestimula todos los sentidos. Sin embargo, es evidente que puede ayudarte a disfrutar plenamente de lo que tus comidas y canciones favoritas pueden ofrecer.

Fuentes Externas
  1. Frontiers | Cannabinoids Regulate Sensory Processing in Early Olfactory and Visual Neural Circuits | Frontiers in Neural Circuits https://www.frontiersin.org
  2. The Endocannabinoid System in the Cochlear Nucleus and Its Implications for Tinnitus Treatment | SpringerLink https://link.springer.com
  3. Endocannabinoids act directly on tongue taste receptors https://www.sciencedaily.com
  4. https://www.sciencedaily.com
  5. Dopamine modulates the reward experiences elicited by music https://www.pnas.org
  6. The effects of Δ9-tetrahydrocannabinol on the dopamine system - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
  7. Cannabis improves night vision: a case study of dark adaptometry and scotopic sensitivity in kif smokers of the Rif mountains of northern Morocco - PubMed https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov
  8. Smoking cannabis significantly impairs vision | EurekAlert! https://www.eurekalert.org
  9. Cannabinoid-Related Olfactory Neuroscience in Mice and Humans | Chemical Senses | Oxford Academic https://academic.oup.com
  10. Effects of 20 mg oral Δ9-tetrahydrocannabinol on the olfactory function of healthy volunteers - PMC https://www.ncbi.nlm.nih.gov
Descargo de responsabilidad:
Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.