Aunque el estatus de prohibición del cannabis en todo el mundo ha ido cambiando drásticamente en los últimos años, el consumo de esta hierba aún es un tabú en muchas regiones. En algunos países, poseer una pequeña cantidad de marihuana es suficiente para perder tu trabajo, ser expulsado del colegio o recibir acusaciones de ser un drogadicto "sin control". Estos solo son algunos ejemplos del estigma social activo frente a la marihuana.

La posesión de cannabis puede hacer que los consumidores se vean inmersos en graves problemas, que pueden costarles grandes sumas de dinero o incluso condenas de cárcel. Con la vigencia de esta imagen tan negativa, no sorprende que muchos consumidores decidan mantener en secreto su relación con la marihuana. Seguramente tengan un grupo de amigos con quienes se reúnen para fumar, pero, mas allá de eso, muchas personas deciden intentar pasar desapercibidos.

Este tipo de comportamiento discreto tiene sentido. No vale la pena arriesgarse a perder tu empleo o manchar tu reputación debido a la opinión de otros por hacer público tu consumo de marihuana.

CÓMO CONTAR TU SECRETO

Contárselo a tus amigos es una cosa; la relación entre amigos suele ser abierta y sin prejuicios. En la mayoría de los casos, esto se debe a que los grupos de amigos comparten estos hábitos. Esto también se puede aplicar a las relaciones entre hermanos. Sin embargo, una de las revelaciones más intimidantes y arriesgadas para adultos y adolescentes es decirles a sus padres o tutores que fuman marihuana y que quizás lleven años haciéndolo en secreto.

La idea de sentarse a hablar con tus padres puede parecer aterradora. De hecho, es posible que sea suficiente para que quieras ir a fumar un canuto para rebajar la tensión que te causa esa idea. Sin embargo, no tiene por qué ser así.

Depende de la forma en que lo abordes, de lo saludables que sean tus hábitos y del nivel de información que tengas sobre el tema. Si comienzas esta conversación sin tener otros conocimientos más que el hecho de que puedes darte un colocón y sentirte bien si fumas marihuana, es muy probable que tus padres se preocupen y se sientan decepcionados por tu consumo de hierba.

Por el contrario, si abordas la charla con datos científicos, estadísticas y sinceridad, es posible que, después de la charla, tu relación con tus padres termine siendo más abierta e íntima. Este artículo tiene la finalidad de proporcionar a los consumidores de marihuana nueva información y consejos para estas situaciones, para que puedan explicar por qué normalmente se trata de una idea fantástica.

honesta conversación padres cannabis

EXPLICA POR QUÉ QUIERES SINCERARTE

Durante esta conversación, probablemente sea mejor establecer por qué quieres contarles a tus padres que fumas marihuana. El motivo principal de la conversación es darte una oportunidad para quitarte un poco de peso de los hombros y construir una relación de confianza más sólida con personas importantes de tu vida. Explícales a tus padres cuánto valoras tu relación con ellos. No utilices esta información para ganar empatía, solo diles la verdad sobre cómo te sientes.

Es probable que muchos fumadores hayan escondido o mentido sobre su consumo para mantenerlo en secreto ante sus padres. Esto puede parecer mucho más fácil y menos dañino que sincerarse y sentir que hay emociones negativas en ambas partes. A la larga, posponer la sinceridad puede darte una gratificación en el momento, pero no vale la pena.

Escaparte por la puerta de atrás por las noches o sentarte a la mesa con ojos rojos y pocas palabras no es sano si lo que quieres es tener una relación honesta. Nos sentimos mejor cuando somos sinceros con otras personas y con nosotros mismos. Es muy probable que tus padres se muestren distantes e incluso sospechen de tus desapariciones rutinarias día y noche.

Es posible que aprecien o necesiten tu sinceridad. Quizás, incluso se restablezca la confianza y mejore la relación. Sin duda, esa será la parte más emotiva de toda la conversación y, posiblemente, la más productiva.

UTILIZA DATOS CIENTÍFICOS

Ahora que has revelado la verdad sobre tu consumo de cannabis, es hora de que defiendas tu postura y presentes hechos y pruebas que defiendan tus acciones. Pero, antes, debemos aclarar algo importante. Aunque la marihuana sea, probablemente, la droga recreativa menos dañina que existe, es evidente que puede tener efectos nocivos si se abusa del consumo, como cualquier otra sustancia. Si crees que tienes un problema con el cannabis, y tus padres también lo creen, es posible que planteen puntos de vista válidos y sea hora de que les escuches.

Si tienes una relación sana con la hierba, llevas una vida normal y logras tus objetivos, tienes todo el derecho a fumar hierba y puedes utilizar esos hechos para justificar tus acciones. El siguiente es uno de los argumentos más poderosos que puedes presentar durante esta parte de la conversación. ¿Tus padres aceptan que bebas alcohol? Es más, ¿ellos beben alcohol?

Si la respuesta a alguna de estas dos preguntas es afirmativa, entonces es hora de utilizar la artillería pesada de la literatura científica. Muchos de los que se oponen al consumo de marihuana probablemente no tengan idea sobre los datos científicos en torno a la hierba. La mayoría son opiniones formadas a partir de la retórica social y de propaganda obsoleta. Muchos tienen la creencia errónea de que la marihuana es una droga peligrosa y que, por eso, es ilegal. Mientras tanto, las sustancias como el tabaco industrial y el alcohol son totalmente legales y fáciles de conseguir.

Ciencia cannabis estudio toxicidad

UN ESTUDIO SIGNIFICATIVO

En un estudio científico publicado en la revista Scientific Reports, se utilizaron metodologías para medir qué drogas representan el mayor riesgo de mortalidad de una larga lista de sustancias. Esta lista incluía drogas como alcohol, cannabis, cocaína, heroína, nicotina, MDMA, metadona y anfetaminas. Los investigadores clasificaron cuatro de estas sustancias como de alto riesgo: la nicotina, la cocaína, la heroína y el alcohol. La única droga de todas las mencionadas que fue clasificada de bajo riesgo fue el cannabis. De hecho, se descubrió que el cannabis es aproximadamente 114 veces menos letal que el alcohol.

Utilizar esta información como argumento durante una conversación sin duda causará un impacto. Tendrás que preguntarles a tus padres si se sentirían mejor si estás en una fiesta emborrachándote con alcohol o relajándote con un grupo de amigos, fumando marihuana y comiendo juntos. No es difícil adivinar cuál preferirían, especialmente después de presentar esa información. Se sabe que el alcohol provoca un comportamiento agresivo, irracional y, a veces, peligroso. El cannabis causa un efecto casi contrario. Esta elección más segura demuestra responsabilidad.

HISTORIA DEL CONSUMO

A esta altura de la conversación, es probable que hayas presentado tu posición y una defensa muy razonable de tus acciones. Sin embargo, hay muchas más cosas que puedes mencionar para educar a tus padres. Es hora de lanzar algunas bombas que pueden cambiar el concepto que tienen sobre la marihuana y el concepto que tienen sobre las instituciones que les estuvieron mintiendo durante tanto tiempo.

Hemos utilizado la bibliografía científica para reunir pruebas, ahora hablaremos un poco sobre el pasado. A pesar de que el cannabis es ilegal en varios lugares, no siempre fue así. De hecho, la planta de cannabis ha sido ilegal durante una pequeña porción de la historia de la humanidad. Fuera de ese período, se ha utilizado para diversos fines durante, literalmente, miles de años.

UNA HISTORIA IMPRESIONANTE

Hace no mucho tiempo, en el año 1850, el cannabis se añadió a la Farmacopea de los Estados Unidos, que clasificó la hierba como un medicamento valioso y eficaz contra diversos trastornos, tales como la rabia, el carbunco, la adicción a los opiáceos, la gota, los trastornos epilépticos o la amigdalitis, entre otros. De 1611 a 1761, se incentivó a los colonizadores de América del Norte para que cultivaran cannabis para aplicaciones industriales, y se castigaba a aquellos que se negaban a hacerlo. Mucho antes, en el 2900 a. C., los emperadores chinos escribieron sobre las propiedades medicinales de la hierba.

PROPAGANDA

Entonces, ¿qué pasó para que se ilegalizase? La seguridad del cannabis no era el verdadero problema. En 1930, se lanzó una campaña despiadada e infundada para demonizar el cannabis y manchar su reputación. Un hombre llamado Harry J. Anslinger, inspector de la Federal Bureau of Narcotics (agencia federal de narcóticos de los Estados Unidos), tuvo gran responsabilidad en este tema. Él denunció erróneamente que el consumo de cannabis causaba demencia y hacía que la población se involucrase en actividades delictivas.

Algunos años después, el magnate de la industria periodística William Randolph Hearst se unió a las denuncias difamatorias. Utilizó su periódico para difundir propaganda y mentiras sobre el cannabis y su vínculo con la violencia. Muchas fuentes indican que las inversiones de Hearst en la industria maderera y papelera motivaban sus mentiras, ya que el cannabis podría causarle un daño a sus finanzas.

La película "Reefer Madness", creada como propaganda en 1936, también dañó la reputación de la hierba. Esta cinta, financiada por un pequeño grupo religioso, ilustraba situaciones en las que las personas que fumaban cannabis se volvían locas. Todas estas acciones dañaron mucho el concepto que tenía el público sobre la marihuana. Más adelante, se eliminó de la Farmacopea de los EE. UU. y se clasificó como sustancia controlada sin aplicaciones terapéuticas aceptadas.

historia cannabis propaganda farmacopea

LIMPIEZA DE LA IMAGEN

¿Qué significa todo esto? Sirve como prueba para presentar ante tus padres durante esta conversación. Les demuestra que mucho de lo que la sociedad cree sobre el cannabis son los vestigios de las mentiras creadas por la codicia y el egoísmo de los seres humanos. Lo que creen que saben sobre el cannabis puede estar basado en mentiras.

UTILIZA LA SALUD COMO ARGUMENTO

A estas alturas, es posible que tus padres estén convencidos de que tu elección de fumar marihuana está fundamentada en razonamientos, datos y decisiones coherentes. Sin embargo, no está de más sumar más pruebas para fundamentar tu postura. Es probable que una de las áreas en las que el cannabis pueda ser interesante para todos sea la manera en la que la hierba interactúa dentro del cuerpo humano, independientemente de que otros quieran usarla para darse un colocón.

El cannabis ha sido investigado en profundidad, y muchas sustancias químicas de la planta demostraron tener potencial medicinal. Desde los cannabinoides CBD y THC hasta una amplia variedad de terpenos y otros compuestos, el consumidor ni siquiera necesita fumar ni ingerir THC para disfrutar de los beneficios del cannabis. Hay muchas formas de comestibles, cápsulas y aceites sin efecto psicoactivo disponibles para la ingesta como suplemento medicinal.

Por si fuera poco, la manera en la que el cannabis interactúa con el cuerpo ha revolucionado nuestro concepto de la máquina biológica. Resulta que existen moléculas producidas por nuestro cuerpo que son casi idénticas a los cannabinoides, conocidas como endocannabinoides. Gracias a dicha similitud, cannabinoides como el THC actúan sobre los mismos receptores que estas moléculas endógenas. Estos receptores se encuentran en la superficie de muchas células del cuerpo humano y constituyen un sistema conocido como "sistema endocannabinoide". Las moléculas del cannabis atraviesan este sistema para lograr profundos efectos terapéuticos.

Los datos demuestran que las moléculas que posee el cannabis tienen la capacidad o el potencial de ayudar a tratar y aliviar los síntomas de enfermedades y trastornos como el alzheimer, algunos tipos de cáncer, trastornos convulsivos, el dolor crónico, la inflamación o el insomnio, entre otros.

TEN EN CUENTA LOS ARGUMENTOS DE LAS DOS PARTES

Ahora que ya presentaste tus argumentos, es hora de escuchar lo que ellos tienen que decirte. El diálogo respetuoso y libre es la única forma de alcanzar una conclusión justa. Tus padres te dieron la oportunidad de decir la verdad y expresar tus ideas sobre el asunto. Incluso si sus opiniones no se basan en hechos y no estás de acuerdo con ellas, debes escucharlas. Si todo sale bien, llegaréis a un consenso que satisfaga a todos. No solo habrás formado una mejor relación con este encuentro, sino que es posible que hayas cambiado por completo la forma en la que ven el cannabis.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar