Cada vez más dueños de mascotas y veterinarios están dirigiendo su atención hacia el cannabinoide no psicotrópico CBD. Al igual que los humanos, los gatos, los perros y otros mamíferos cuentan con un sistema endocannabinoide. Esto ha llevado a personas de todo el mundo a administrar CBD a mascotas enfermas, mayores y sanas. Pero, ¿es el CBD tan versátil para los perros como para el ser humano? Y además, ¿cómo afecta el cannabinoide a las funciones fisiológicas de nuestros amigos peludos?

¿Podría ser el CDB la solución alternativa que los veterinarios llevan tiempo buscando?

Dentro de la comunidad médica, hay una falta de investigación sustancial sobre la seguridad y eficacia del CDB en animales y humanos. Esto ha creado un estancamiento científico similar entre el ser humano y las mascotas, en el que los resultados preliminares son alentadores, pero faltan ensayos a gran escala. Aun así, la evidencia preliminar (junto con el auge de las empresas de CBD que se dedican a las mascotas) ha animado a muchos a administrar la sustancia a perros que sufren con la ansiedad, el dolor y la inflamación. ¿Es esta la decisión correcta?

EFECTOS DEL CBD EN LOS PERROS

Hoy en día, el CBD es un ingrediente en multitud de productos para perros. Como cannabinoide no psicotrópico incapaz de provocar un subidón, los dueños de mascotas pueden estar seguros de que no están dando a sus perros una sustancia intoxicante como el THC. Todo, desde masticables y golosinas, cápsulas, aceites, tópicos y más, ha sido sometido a una reevaluación y a un cambio de imagen en el ámbito del cuidado de las mascotas.

Como se mencionó anteriormente, tanto los perros como los humanos tienen un sistema endocannabinoide interno (SEC). Este sistema regulador desempeña un papel importante en muchas funciones fisiológicas y es una de las principales dianas moleculares de los cannabinoides en el cuerpo. Con receptores cannabinoides localizados en todo el sistema nervioso central y periférico y en el sistema inmunológico de los mamíferos, el sistema endocannabinoide contribuye en última instancia a la homeostasis de las funciones corporales normales.

Dado que los perros disponen de un SEC, es lógico que el cannabinoide pueda ser utilizado para beneficiar a los perros que lo necesiten. Aunque el CBD no se prescribe como un tratamiento para estos síntomas, la investigación preliminar apunta al potencial del CBD en el ámbito de las náuseas[1], el dolor y la inflamación[2], y las convulsiones[3].

Los testimonios anecdóticos sobre el CBD para perros son difíciles de contener; algunos dueños de mascotas afirman que el cannabinoide ha eliminado con éxito los síntomas de sus perros, mientras que otros sienten que ayuda a su perro a un nivel más holístico. Dado que la ciencia veterinaria aún no ha explorado exhaustivamente el CBD como una opción de tratamiento real, la responsabilidad de decidir qué es lo correcto para el perro recae en gran medida en el dueño de la mascota. Dicho esto, consulta siempre a tu veterinario si estás pensando en dar CBD a tus mascotas. Es esencial evaluar primero cualquier contraindicación, enfermedades existentes y otros factores que puedan afectar a la eficacia o viabilidad del CDB.

Efectos Del Cbd En Los Perros

LA CIENCIA DEL CANNABIS VA POR DETRÁS DE LOS PERROS

Aunque no ha habido ningún estudio concluyente sobre el CBD para perros, se están llevando a cabo varios ensayos clínicos en las facultades de veterinaria, y los primeros resultados parecen prometedores.

El Colegio de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la Universidad Estatal de Colorado está llevando a cabo un estudio para evaluar la eficacia del CBD en perros epilépticos[4], con resultados iniciales esperanzadores. Un total de 16 perros fueron reclutados en el estudio, 9 de los cuales recibieron CBD. Los primeros resultados indican que el 89% de los perros tratados con CBD experimentaron una disminución de las convulsiones.

Mientras tanto, un ensayo clínico reciente evaluó la farmacocinética del aceite de CBD, junto con su seguridad y eficacia analgésica en perros con osteoartritis[5]. La mayoría de los perros mostraron una disminución significativa del dolor y un aumento de la actividad durante el tratamiento con aceite de CBD, sin efectos secundarios reportados por los dueños. Se necesitan estudios a largo plazo con poblaciones más grandes para identificar los efectos sostenidos del CBD sobre la osteoartritis canina y el dolor relacionado; sin embargo, los resultados a corto plazo parecen ser positivos.

¿QUÉ PASA CON LOS FUEGOS ARTIFICIALES?

Aparte de los perros que se enfrentan a problemas de salud crónicos o agudos, algunos dueños de mascotas dan a sus perros CBD con la esperanza de reducir la ansiedad asociada a los fuegos artificiales y otros ruidos fuertes. Los perros y gatos son muy sensibles a los estímulos ruidosos y, por lo tanto, pueden estresarse mucho por los fuegos artificiales, sirenas y similares. Los resultados son casi exclusivamente anecdóticos, pero algunos dueños de mascotas parecen notar que el CBD trabaja con su perro para mejorar su respuesta a estos sonidos desencadenantes. Sin embargo, sin datos reales a los que podamos aferrarnos, por el momento todo son conjeturas.

DOSIS Y EFECTOS SECUNDARIOS DEL CDB EN PERROS

La elección de administrar CBD a tu perro puede ser un procedimiento complicado. Aunque recomendamos encarecidamente que hables con tu veterinario, no todos los veterinarios se sentirán cómodos recomendando o monitorizando un tratamiento que implique CBD. Además, aunque algunos veterinarios pueden tener experiencia con el cannabidiol, muchos otros no, y ni siquiera están al tanto de sus descubrimientos científicos preliminares. Como tal, los dueños de mascotas están básicamente abandonados a su suerte cuando se trata de dosis y efectos secundarios asociados con el CBD.

Las marcas de comida y tratamiento para perros con CBD tienden a proporcionar una dosis recomendada basada en el tipo de animal y su peso corporal, aunque no existe una norma oficial al respecto. Como siempre, lo mejor es empezar poco a poco e ir despacio, observando cómo reacciona tu perro. Llevar un diario y/o grabar a tu perro en vídeo durante unas cuantas semanas puede ayudarte a conocer mejor su evolución. Con el paso del tiempo, puedes pasar de una dosis de CBD pequeña a una dosis normal si es necesario, pero no te pases de la dosis diaria recomendada. Y recuerda que el CBD tiene el potencial de alterar la forma en que se metabolizan otros medicamentos en el cuerpo de los humanos y otros mamíferos, así que ten mucho cuidado si tu perro está tomando algún otro medicamento.

Tanto los testimonios como los primeros estudios clínicos muestran que los efectos secundarios adversos del CBD tanto en perros como en humanos son mínimos, sin embargo, se han registrado algunos casos esporádicos de sequedad bucal, disminución de la presión arterial, somnolencia y otros efectos secundarios menores. La Organización Mundial de la Salud declara en su informe de 2018[6] sobre el cannabidiol que "el CDB es generalmente bien tolerado con un buen perfil de seguridad". Aunque esto se refiere a humanos y no a perros, demuestra la inherente falta de toxicidad del CBD en los mamíferos.

Descargo de responsabilidad: Este contenido está destinado únicamente a fines educativos. La información ofrecida procede de investigaciones recopiladas por fuentes externas.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.