Con la legalización de la marihuana viene la divulgación de todas sus propiedades. Para bien y para mal. El cannabis, al igual que muchas otras sustancias, como los frutos secos, el polen en general, el marisco o la aspirina, puede causar reacciones alérgicas en algunas personas.

INTRODUCCIÓN

Es difícil criticar la planta de marihuana. La legalización reafirma la sabiduría ancestral a pasos agigantados a medida que el cannabis se integra más en nuestra sociedad. Podría ser porque se trata de un remedio terapéutico asequible y a nuestro alcance, o bien porque tiene miles de aplicaciones industriales o incluso porque su venta recreacional recauda miles de millones. Es complicado sacarle defectos. Sin embargo, la investigación exhaustiva incluye toda la verdad, puntos positivos y negativos. El cannabis, al igual que muchas otras sustancias, como los frutos secos, el polen en general, el marisco o la aspirina, puede causar reacciones alérgicas en algunos individuos.

QUÉ ES UNA REACCIÓN ALÉRGICA

Según el Diccionario Médico Mosby una reacción alérgica es "... una respuesta fisiológica desfavorable a un alérgeno al que una persona ha sido previamente expuesto y contra el que ha generado anticuerpos". Un alérgeno se define como "... una sustancia que no tiene que ser intrínsecamente perjudicial, pero puede desencadenar una respuesta hipersensible en el cuerpo". Cuando estamos expuestos a un antígeno, el sistema inmunológico inicia una compleja cadena de reacciones. Las reacciones alérgicas son propias de cada individuo, es decir, el tiempo de reacción y los síntomas pueden variar de una persona a otra. Los glóbulos blancos de la sangre producen anticuerpos. La función de los anticuerpos es ayudar a los leucocitos a capturar y destruir sustancias que puedan provocar enfermedades o trastornos. Dependiendo del tipo de anticuerpo generado, se crean diferentes mediadores químicos y hormonales en la zona local y estimulan una mayor producción de glóbulos blancos. Esto se conoce como reacción alérgica.

Un mediador muy conocido es por ejemplo la histamina (¿quién no ha escuchado hablar de los antihistamínicos?) puede causar picores, sarpullidos y en los peores casos anafilaxis si se liberan masiva y repentinamente en el cuerpo.

POLEN

En lo que respecta a la marihuana puede haber una variedad de factores alérgenos. Mayormente afectan a la población de lugares donde el cannabis se cultiva industrialmente, ya que las plantas masculinas a las que se les permite realizar su función polinizadora entre las hembras pueden producir una cantidad de polen increíble. La exposición continua puede generar hipersensibilidad en quienes son propensos a ella y a las reacciones alérgicas. La planta de marihuana puede provocar reacciones biológicas como las migrañas, goteo post-nasal, estornudos, ojos rojos, picores de piel y esa sensación de sinusitis y dolor de cabeza que todas las personas alérgicas conocen y detestan. Nebraska permite el cultivo comercial y salvaje de marihuana y cáñamo. En 1940, se analizaron las reacciones adversas de 119 pacientes al polen de cannabis. El 22% de la población de estudio de Omaha, resultó alérgica, lo que se refleja también en las cifras de un informe similar publicado en los Anales de la Alergia, Asma e Inmunología en el año 2000. Los investigadores detectaron que el 61% de los 127 participantes dieron positivo en alergia al polen de marihuana.

enrojecimiento de los ojos aceite de resina de cannabis de sensibilidad alérgica reacciones de hipersensibilidad de polen goteo nasal del poste de la piel con picazón senos hinchados

RESINAS Y ACEITES

Aparte de cuartos para cría y la típica hermafrodita, en la marihuana de interior no hay machos ni polen. Cuando hablamos exclusivamente del producto terminado para fumar, los factores de hipersensibilidad pueden ser mohos y resinas que pueden contener combinaciones de hasta 100 terpenos diferentes. Los terpenos también se denominan aceites esenciales. La marihuana produce algunos aceites esenciales realmente potentes. Sería un error señalar directamente al THC como culpable de las reacciones alérgicas al cannabis. La marihuana de primera categoría contiene una concentración de aceites esenciales de la mejor calidad que le proporcionan su variedad de aromas y efectos. En general, los terpenos son benignos. Sin embargo una exposición prolongada a estos concentrados puede provocar reacciones hipersensibles. Los fenoles pueden causar reacciones alérgicas de la misma manera que los haptenos, que se adhieren a las proteínas de la piel, formando anticuerpos que pueden desencadenar reacciones alérgicas. La hipersensibilidad debería ser evitada, ya que puede ser permanente y puede privar al alérgico del acceso a una excelente sustancia terapéutica de por vida. Jardineros y dependientes de dispensarios deberían usar guantes ya que la hipersensibilidad podría poner en riesgo su empleo en un sector del cannabis que crece rápidamente. Existen pruebas de dos trabajadores de laboratorio que desarrollaron problemas nasales y respiratorios tras trabajar con cannabis potente durante varios años. No eran consumidores de marihuana recreativos, así que la sensibilización sólo pudo haber ocurrido en el puesto de trabajo.

MOHOS

Las reacciones alérgicas son a menudo provocadas por la presencia de mohos en el cannabis. Los mohos son hongos que pueden resultar muy perjudiciales para el organismo humano. En los peores casos, se han producido muertes por exposición a esporas del moho. Afortunadamente, los mohos que se forman en las flores de la marihuana no son del tipo que ataca al hígado y al cerebro y pueden ser fatales, pero sí pueden iniciar una reacción alérgica. Picores y sarpullidos al tocarlos, estornudos y ojos hinchados si se inhalan sus esporas y trastornos bronquiales si se vaporiza o fuma. Personas con sistemas inmunológicos deficientes pueden tener mayor riesgo de aspergilosis broncopulmonar alérgica si consumen marihuana que esconda alguna infección fúngica. Sin embargo, puedes estar tranquilo de que los controles de calidad actuales dan lugar a espacios de cultivo limpos y procedimientos de secado con mínimo riesgo que reducen la exposición fúngica al mínimo. La reputación del negocio está en juego, por lo que sería muy extraño encontrar hierba con moho en los mercados regulados.

CONCLUSIÓN

Los difamadores y activistas anti-marihuana podrían usar las alergias al cannabis como una excusa para intentar ensuciar el nombre de esta planta inofensiva. Cierto es que las concentraciones de THC y otros cannabinoides han aumentado exponencialmente en los últimos veinte años. También, que en la marihuana moderna, y todas sus combinaciones y niveles de potencia, hay más de 100 terpenos y flavinoides que jamás habían existido anteriormente. Con la potencia y la impresionante variedad de nuevas cepas de cannabis disponibles estamos superando todas las barreras respecto a su consumo y manipulación. Deberías ser responsable y comprobar por ti mismo las distintas reacciones al polen, humo, vapores o incluso comestibles. Si desempeñas un trabajo en el sector del cannabis y estás expuesto a menudo puede aparecer sensibilización a la marihuana. Los síntomas podrían ser: rinitis alérgica, erupciones cutáneas, síntomas de asma o bronquiales o incluso conjuntivitis.

¡Cuídate!

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar