Semillas de marihuana regulares vs. feminizadas vs. autoflorecientes

Semillas de marihuana regulares vs. feminizadas vs. autoflorecientes

En lo que respecta al cultivo de cannabis, todo empieza con la semilla. Hoy en día, los cultivadores cuentan con multitud de opciones en cuanto al tipo de semillas que pueden plantar. Las semillas regulares, feminizadas y autoflorecientes tienen distintas ventajas e inconvenientes. Es muy probable que el tipo de semilla que acabes eligiendo dependa de varios factores, como tu presupuesto, restricciones de espacio, tiempo disponible y paciencia.

¿QUÉ SON LAS SEMILLAS REGULARES?

Las semillas regulares son las más abundantes y fáciles de conseguir. Además, suelen ser más baratas que las feminizadas y autoflorecientes.

¿POR QUÉ ELEGIR SEMILLAS REGULARES?

Si quieres dedicarte a la cría de cannabis y a producir nuevas semillas, necesitas semillas regulares. Para llevar a cabo cruces y crear variedades nuevas, hacen falta plantas macho y hembra.

Cultivar con semillas regulares te dará una mejor idea del ciclo natural de la planta. Si quieres convertirte en un cultivador experto, no debes "saltarte pasos" y utilizar semillas feminizadas o autoflorecientes. Una vez que hayas experimentado el ciclo de crecimiento completo, tendrás una mejor comprensión de lo que necesita una planta para crecer de forma adecuada.

La principal desventaja de las semillas regulares es que pueden producir plantas macho. Estas semillas tienen un 55-60% de probabilidades de producir plantas hembra. Pero esto es solo un promedio. Es posible que más del 75% de tus semillas acaben siendo machos. Dado que las plantas hembra son las únicas que desarrollan cogollos, la germinación de semillas macho terminará costándote mucho tiempo y dinero. Las plantas macho deben desecharse de inmediato para evitar que fertilicen a las hembras de su alrededor e impidan que produzcan cogollos. Por este motivo, las semillas regulares no suelen recomendarse para principiantes.

¿QUÉ SON LAS SEMILLAS FEMINIZADAS?

Las semillas feminizadas son semillas de cannabis que garantizan la producción de plantas de marihuana hembra. Sembrar semillas feminizadas evitará que tengas plantas macho. Aunque las semillas feminizadas suelen ser más caras que las regulares, te ahorran mucho tiempo y frustraciones a largo plazo al impedir que obtengas plantas macho.

¿POR QUÉ ELEGIR SEMILLAS FEMINIZADAS?

Al usar semillas feminizadas, eliminas cualquier conjetura en cuanto a la germinación. De esta forma, no solo evitarás gastar dinero en semillas inservibles, también te ahorrarás el tiempo que dedicarías a germinar y a descartar las plantas macho.

A diferencia de las semillas autoflorecientes, las feminizadas necesitan un cambio en el ciclo de luz para inducir la floración. Además, no hay ninguna diferencia entre las plantas hembra producidas a partir de semillas feminizadas y las derivadas de semillas regulares. Las semillas feminizadas producen plantas aptas para la cría y para sacar esquejes con la misma facilidad que las semillas regulares.

¿POR QUÉ ELEGIR SEMILLAS FEMINIZADAS?

El principal inconveniente de las semillas feminizadas es su precio. Tienden a ser más caras que las regulares, pero si tienes en cuenta que te evitan gastar dinero en semillas macho, podrían merecer la pena.

Las semillas feminizadas son ideales para cultivadores que buscan una experiencia de cultivo estable. Además, te ahorran el tiempo y la tarea de germinar, identificar y eliminar las plantas macho. Si tienes poco tiempo (o poca paciencia) las semillas feminizadas son una excelente opción.

Las semillas feminizadas también son ideales cuando no se dispone de mucho espacio. Germinar 10 semillas regulares para conseguir, digamos 5 plantas hembra, es desperdiciar espacio. Cuando utilizas semillas feminizadas, todas las semillas germinadas se convierten en unos ejemplares sinsemilla saludables.

¿QUÉ SON LAS SEMILLAS AUTOFLORECIENTES?

Las semillas autoflorecientes dan lugar a plantas de marihuana que comienzan su etapa de floración sin necesidad de que se produzca un cambio en el ciclo de luz. En cambio, las semillas regulares y feminizadas requieren de unos ciclos de luz específicos para pasar de una fase a otra. A diferencia de estas semillas, las auto llevan a cabo esta transición sin ningún esfuerzo, y de forma muy rápida. La mayoría de plantas autoflorecientes tardan aproximadamente 10 semanas en pasar de la siembra a la cosecha.

¿POR QUÉ ELEGIR SEMILLAS AUTOFLORECIENTES?

Las semillas autoflorecientes brindan a los cultivadores la máxima comodidad. Al florecer por sí mismas, estas semillas facilitan la labor del cultivador. Las plantas autoflorecientes no solo cambian de fase por sí solas, también son más tolerantes con los errores y los descuidos. Esto significa que, en cuanto a comodidad y facilidad de cultivo, las plantas autoflorecientes son las mejores.

Las semillas autoflorecientes también son muy prácticas debido al tamaño pequeño de las plantas que producen. Las auto suelen alcanzar una altura de entre 30 y 60cm, por lo que son excelentes para espacios reducidos y compactos. A pesar de las ventajas que ofrece su tamaño, estas plantas producen cosechas inferiores a las de variedades regulares y feminizadas.

Las semillas autoflorecientes son más resistentes al moho, plagas, enfermedades, heladas, y fluctuaciones de temperatura y humedad. Por ello, son mucho más aptas para cultivadores sin experiencia o que desean invertir muy poco tiempo y esfuerzo en su plantación (como los cultivadores de guerrilla).

Existe cierto debate sobre si las plantas autoflorecientes son buenas candidatas para las técnicas del topping y entrenamiento. El principal problema de los métodos de entrenamiento de alto estrés, como el topping, es que las plantas necesitan un tiempo para recuperarse del procedimiento. En el caso de plantas fotoperiódicas, esto significa dejarlas vegetar durante una o dos semanas más. Pero con las auto, no hay tiempo.

¿POR QUÉ ELEGIR SEMILLAS AUTOFLORECIENTES?

El principal inconveniente de las variedades autoflorecientes es que su contenido de THC tiende a ser bajo en comparación con las feminizadas o regulares. Quienes quieran conseguir niveles astronómicos de THC, tendrán que buscar en otro sitio. Aun así, muchas cepas automáticas de calidad ofrecen ahora un contenido de THC superior al 20%, lo cual no está nada mal. Además, las autoflorecientes son conocidas por desarrollar un mayor nivel de CBD que otras variedades.

Como ya hemos mencionado, debido a su corta estatura, las plantas autoflorecientes son menos productivas. Pero, a pesar de este inconveniente, están listas antes, y en algunos casos, mucho antes que sus equivalentes. Esto te permite recoger varias cosechas al año si las planeas bien.

Al igual que las semillas feminizadas, las autoflorecientes suelen ser más caras y, a veces, más difíciles de encontrar que las semillas regulares. Sin embargo, para quienes quieren aprovechar las numerosas ventajas que ofrecen las plantas autoflorecientes, ese coste adicional merece la pena. Si quieres ahorrarte tiempo y frustraciones durante el proceso de cultivo, te recomendamos usar semillas autoflorecientes. Si crees que la falta de tiempo podría impedirte cuidar bien de tus plantas, estas semillas son para ti.

Debido a su comodidad, las auto son una elección estupenda para los cultivadores novatos. Las semillas autoflorecientes también son aptas para cultivar fuera de temporada, lo que permite adaptar el cultivo a tu calendario.

¿CUÁL DEBERÍAS ELEGIR?

El tipo de semilla que elijas dependerá de varios factores. Lo primero que debes evaluar es el presupuesto del que dispones y la cantidad de dinero que quieres gastarte en semillas. En segundo lugar, deberás tener en cuenta tu nivel de experiencia y el tiempo que quieres dedicar a cultivar. Por último, tendrás que pensar en el tamaño del espacio de cultivo y las condiciones de su entorno. Tras evaluar estos criterios, podrás tomar una decisión informada en cuanto a qué tipo de semilla de cannabis vas a sembrar y cultivar.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.