LA BANANA KUSH MÁS GRANDE Y RADICAL: FAT BANANA 

LA REVOLUCIÓN DEL CANNABIS

En un futuro próximo, la cultura cannábica se transformará gracias a un nuevo híbrido realmente potente. La Fat Banana es un atisbo de una era utópica. Para lograr esta hazaña, los expertos criadores de RQS buscaron la mejor genética y dedicaron su tiempo y esfuerzo a producir marihuana de primera categoría. Empezaron con un riguroso proceso de selección, para identificar los ejemplares de la Banana OG más potentes y productivos. Luego el reto fue fusionar todas las características más deseables y eliminar los pocos defectos de la familia genética de la Banana OG. Al cruzar, potenciar y estabilizar cuidadosamente este linaje, buscando obsesivamente la perfección verde y pegajosa, produjeron una sinsemilla de calidad superior: la Fat Banana. Tu cuarto de cultivo no se merece menos.

Fat Banana

CULTIVO DE MÁXIMO RENDIMIENTO

En cuartos de cultivo, o en exterior en climas cálidos, produce unos cogollos suculentos, que brillan cubiertos de resina. Las plantas sin entrenar pueden crecer un poco más que el típico arbusto índica, pero su llamativa cola principal es realmente un placer para la vista. Por otro lado, la Fat Banana es versátil y responde bien a técnicas de poda y entrenamiento.

En interior, florece rápidamente en tan solo 8 semanas de ciclo estándar 12-12. En exterior puede que requiera algún tipo de soporte estructural, como estacas, para las colas extragrandes y las ramas laterales cargadas de cogollos. A finales de septiembre, puede generar unas cosechas impresionantes.

Es altamente recomendable cultivarla con métodos ecológicos. A parte de dosis puntales de potenciadores de floración, la Fat Banana no tiene exigencias nutricionales específicas. La mayoría de plantas crecen bien con aportes frecuentes de fertilizantes de potencia baja o media. También pueden conseguirse cosechas extraordinarias en sistemas hidropónicos, pero asegúrate de realizar un lavado de raíces.

EFECTO SEDANTE

Los humanos y los chimpancés compartimos un 95-98% de ADN, según los expertos en genética. De modo similar, la Fat Banana ha dado un gran salto evolutivo, dejando atrás a la variedad Banana OG. Los niveles de THC pueden superar el 25%. Al abrir una bolsa de cogollos, se liberan fuertes aromas afrutados y la clásica fragancia Kush. Esos cogollos pegajosos y resplandecientes parecen rebosantes de tricomas.

Con unas pocas caladas, el fumador esporádico viajará directamente al país de los sueños. En cambio, los fumadores más experimentados, con mayor tolerancia, tendrán la oportunidad de disfrutar brevemente de la explosión de sabor a plátano, antes de que les invada una profunda sensación apalancadora a nivel físico. Si puedes permanecer consciente el tiempo suficiente, te entrará un hambre insaciable. La falta de apetito o el insomnio ya no supondrán ningún problema. Resistirse será inútil. Llena la nevera, busca alguna serie interesante o un buen programa en la tele, y ponte cómodo en el sofá. La Fat Banana es la nueva superpotencia cannábica.

Comprar Fat Banana

La Fat Banana es una variedad Kush con un origen genético procedente de la OG Kush y la Chiquita Banana. Estamos hablando de unas raíces muy prometedoras y que son la base de la exclusividad de la Fat Banana.

Comprar Fat Banana