La kombucha es un té fermentado y endulzado, cuyo origen se remonta al Lejano Oriente hace más de 2.000 años. Cuenta con gran cantidad de bacterias beneficiosas (probióticas), además de vitaminas B y enzimas. Este elixir de salud puede elaborarse con gran variedad de hierbas medicinales, así que tiene sentido prepararla con una de las hierbas más potentes a nuestro alcance: la marihuana.

El cannabis es conocido por contener gran cantidad de compuestos beneficiosos para la salud, incluyendo cientos de cannabinoides y terpenos. Estos compuestos han demostrado poder reducir la inflamación, aliviar el dolor y potenciar varios procesos fisiológicos en el cuerpo humano, a través del sistema endocannabinoide.

Para empezar, vamos a analizar por qué es tan saludable la kombucha y por qué vale la pena prepararla. Y después exploraremos cómo llevar esta bebida a un nivel superior, añadiéndole marihuana.

¿QUÉ ES LA KOMBUCHA?

La kombucha se prepara principalmente usando té negro y una fuente de azúcar, como azúcar de caña o miel. El té y el azúcar servirán de alimento para las bacterias probióticas que se introducen en el té, en forma de colonia simbiótica de bacterias y levaduras, también llamada SCOBY (del inglés “symbiotic colony of bacteria and yeast”).

Durante el proceso de fermentación, la kombucha empieza a producir las sustancias beneficiosas, como los probióticos y las vitaminas B. Este proceso también produce vinagre y compuestos ácidos, niveles ínfimos de alcohol, y unos gases que la convierten en una bebida carbonatada.

Scoby Colonia Simbiótica De Bacterias Y Levadura

CONTIENE BACTERIAS BENEFICIOSAS

Sin lugar a dudas, la kombucha cumple con las expectativas creadas, que en parte se deben a su gran contenido de bacterias probióticas. Entre ellas se incluyen cepas como el acetobacter, gluconacetobacter, lactobacillus y zygosaccharomyces.

Estas bacterias beneficiosas podrían contribuir a fomentar la salud intestinal, un factor de salud general que tiene un gran impacto sobre el cuerpo, según se ha revelado recientemente. Los probióticos revisten el tracto digestivo y ayudan en la absorción de nutrientes, además de ayudar al sistema inmunológico a combatir infecciones.

FUENTE DE ANTIOXIDANTES

La kombucha es una buena fuente de antioxidantes, las sustancias que contribuyen a prevenir el daño en el ADN causado por los radicales libres presentes en el cuerpo. Los radicales libres son subproductos del proceso celular de transformación de energía, que son liberados en el cuerpo, donde pueden causar estrés oxidativo.

Los antioxidantes actúan para neutralizar los radicales libres, haciéndolos inofensivos. Este proceso es muy beneficioso, ya que se cree que el daño causado por los radicales libres podría derivar en problemas de salud, como arterioesclerosis y cáncer. La kombucha preparada con té verde está especialmente cargada de antioxidantes. Estudios realizados con animales también han mostrado que los antioxidantes son efectivos para reducir la toxicidad del hígado, causada por sustancias químicas tóxicas.

PROPIEDADES ANTIBACTERIANAS

Esta bebida contiene varios compuestos que podrían ser efectivos para proteger al cuerpo de ciertas formas de bacterias nocivas. El ácido acético, formado durante el proceso de fermentación, es capaz de matar estos posibles invasores dañinos.

Kombucha Y Cannabis

PODRÍA COMBATIR EL RIESGO DE ENFERMEDADES CARDÍACAS

Quizás este sea uno de los aspectos más impresionantes de la kombucha, teniendo en cuenta la gran incidencia de las enfermedades del corazón, una de las principales causas de muerte a nivel mundial. La kombucha es capaz de mejorar los niveles de colesterol HDL y LDL. Además, el té verde es capaz de prevenir la oxidación del colesterol LDL, que podría ser un factor agravante del problema de salud.

PROPIEDADES ANTICANCERÍGENAS

La kombucha ha mostrado tener algunas cualidades anticancerígenas, convirtiéndola en una aliada aún más potente para la marihuana, que también ofrece efectos positivos contra esta horrible enfermedad. Algunos estudios in vitro han determinado que la kombucha puede evitar la proliferación de células cancerígenas, debido a la enorme cantidad de antioxidantes y polifenoles.

POR QUÉ LA MARIHUANA ES EL INGREDIENTE PERFECTO

La kombucha puede prepararse con una cantidad casi infinita de hierbas, setas y plantas potentes. Dicho esto, el cannabis podría ser el ingrediente definitivo para añadir a esta bebida. La marihuana contiene cannabinoides que interactúan con nuestro cuerpo de forma muy específica, a través del sistema endocannabinoide.

Esta planta también contiene terpenos, antioxidantes y minerales, que ofrecen beneficios para la salud únicos y potentes.

CÓMO PREPARAR KOMBUCHA DE MARIHUANA

Ahora que conocemos las impresionantes ventajas para la salud que ofrecen tanto la kombucha como el cannabis, es el momento de ponernos manos a la obra. Sin duda, esta combinación contribuirá a la salud en general y a la posible prevención de enfermedades.

QUÉ NECESITAS

Para empezar, primero debemos conseguir todos los ingredientes y materiales necesarios. Esta receta equivale a unas 10 raciones.

INGREDIENTES
  • 10 bolsitas de té con marihuana, o flores y hojas secas. 
  • SCOBY (colonia simbiótica de bacterias y levaduras)
  • 1 taza de azúcar de caña ecológico
  • 4,5 litros de agua de manantial o agua destilada
  • 1 taza de kombucha pre-elaborada (puedes conseguirla en una tienda, si hace falta)
  • Cualquier otra hierba que desees añadir
  • Varios frascos de vidrio grandes, esterilizados
  • Tapas para los frascos

Kombucha Y Té De Cannabis

INSTRUCCIONES

PASO 1

Empezaremos el proceso preparando el té. Hierve el agua destilada o de manantial. A continuación, añade el azúcar de caña y remueve bien la mezcla hasta que se disuelva el azúcar. Entonces, añade la marihuana y el té o las hierbas que prefieras, y déjalas reposar en el agua caliente para que se infusionen.

PASO 2

Deja que esta mezcla se enfríe a temperatura ambiente, para crear un clima que no sea demasiado desfavorable para la cultura SCOBY. Echa la mezcla en los frascos de vidrio, dejando un espacio de unos 5cm en la parte superior.

PASO 3

Ahora, añade cantidades iguales de kombucha ya preparada en cada frasco. Y a continuación, introduce cantidades iguales de SCOBY en cada uno de los frascos.

PASO 4

Coloca la tapa sobre los frascos y ciérralos firmemente, para evitar la entrada de agentes contaminantes externos. Guarda los frascos en una zona relativamente cálida de tu casa, preferiblemente a una temperatura de unos 25°C.

PASO 5

El proceso de fermentación tarda unos 10 días en completarse, así que necesitarás un poco de paciencia. Pero la espera se hace más llevadera cuando piensas en un producto final tan nutritivo. Para probar el sabor de la kombucha, puedes usar un cuentagotas limpio. Debería tener un sabor ligeramente dulce, aunque amargo. Si es el caso, ¡tu kombucha ya está preparada y lista para ser servida!

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar