Las advertencias en torno al cannabis son frecuentes. Todos las hemos escuchado. La lucha contra las drogas generó un montón de mentiras sobre esta planta. La primera su "riesgo de adicción". Sin embargo, entre todas estas historias y patrañas, hay un hecho que jamás se ha podido demostrar. A pesar de la consideración de la marihuana como droga sin valor medicinal, presenta muchas diferencias con otro tipo de drogas. Entre ellas los opioides y la cocaína.

NADIE HA MUERTO JAMÁS POR UNA SOBREDOSIS DE CANNABIS

A pesar de todo este revuelo, hay algo que está claro. Es imposible sufrir una sobredosis letal fumando hierba.

No hay datos oficiales registrados en ninguna parte del mundo por muertes en este contexto.

Sin embargo, en comparación, los calmantes de receta como los opioides provocan cada vez más muertes año tras año. Esto se debe al efecto que los fármacos opiáceos provocan sobre el instinto natural del cuerpo por respirar.

El alcohol también es una sustancia legal realmente peligrosa. Mata silenciosamente a millones de personas cada año. Es más, es uno de los productos más mortíferos en cualquier país donde se realicen este tipo de estadísticas.

Éste nunca ha sido el caso del cannabis.

cannabis cogollo

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE ES UN INTERRUPTOR REGULATORIO GENERAL

Cada vez hay más pruebas de que el sistema endocannabinoide del cuerpo juega un papel importante en este sentido. En cualquier estudio sistemático de los cannabinoides como tratamiento, hay algo que ha quedado claro. Incluso cuando se utilizan para controlar los ataques epilépticos, los cannabinoides están actuando como reguladores de la función sistémica. En otras palabras, trabajan a lo largo del cuerpo cuando son necesarios.

De todas formas, se ha calculado que, al menos en teoría, sería posible una sobredosis de THC. Pero esta hipótesis se basa en modelos matemáticos utilizados para predecir intoxicaciones y envenenamientos. Sin embargo, actualmente es imposible consumir tanto cannabis a través de vías convencionales. Estamos hablando de kilos y kilos, así que una persona cualquiera no podría consumir ni ingerir tanta hierba en tan poco tiempo.

¿QUÉ PASA CON LOS CONCENTRADOS?

Por definición, los concentrados son un tema diferente. Hoy en día, existen concentrados que sin duda pueden multiplicar exponencialmente los efectos producidos por la planta natural. Sin embargo, ni siquiera en este caso se han registrado casos de sobredosis. Las quemaduras y las explosiones son los accidentes más habituales como causa de una muerte en este segmento del mercado, y están vinculados a la producción de los extractos. El dabbing ha levantado una gran polémica también.

Sin embargo, la preocupación en torno a los concentrados no es exclusiva de los Estados Unidos. Tanto en Canadá como Holanda, este problema provocó un gran debate durante años. Recientemente, incluso llevó a las autoridades a cerrar la Cannabis Cup de Amsterdam en 2014. El problema, una vez más, es la regulación y la administración.

Los concentrados son sólo eso. Si se ingieren en pequeñas cantidades, da igual lo potente que sea la sustancia. El consumidor recibe una "dosis" regulada de una cierta combinación de compuestos cannabinoides que han sido medidos y analizados.

Curiosamente, por esta misma razón, los concentrados dominarán probablemente el mercado terapéutico europeo en sus inicios. Todo comenzó en Croacia el pasado verano. Aunque ésta parece ser también la dirección que seguirá el mercado alemán. La primera convocatoria pública para cultivadores menciona que el cannabis suministrado podría contener un 100% de cannabinoides. Esto significa, lógicamente, que se trataría de algún tipo de concentrado destilado. En la naturaleza no hay plantas de cannabis que puedan crecer de esa forma.

La respuesta a la pregunta de la sobredosis, en otras palabras, acaba de ser contestada de forma bastante tajante por el gobierno alemán. El resto del mundo seguirá sus pasos. Según la redacción de la ley, actualmente un paciente que recibe incluso la prescripción más fuerte no podrá sufrir una sobredosis con ella.

Dosis alérgica de cannabis

¿PUEDO SENTIRME MAL AL CONSUMIR CANNABIS?

Ésta es una pregunta muy distinta. La respuesta es sí, y mediante dos mecanismos.

El primero es que, por mucho que pueda resultar sorprendente, la gente puede desarrollar alergias al cannabis. Estas reacciones alérgicas también pueden ser letales. En la mayoría de los casos, esto les ocurre a profesionales del sector. La exposición al THC a través de la piel es una forma de absorción de cannabinoides. Por lo tanto, los trabajadores que no protegen su piel (y en algunos casos las vías respiratorias) cuando trabajan en contacto directo con la planta pueden manifestar reacciones físicas negativas.

También hay consumidores que han reportado reacciones alérgicas graves tras fumar la planta. Se están empezando a acumular evidencias de que, en realidad, al igual que con otras flores y plantas, las alergias a la planta del cannabis son reales.

Además de estas alergias, algunos consumidores también declaran otros síntomas de malestar tras consumir cannabis. Se trata de alergias producidas no por la planta en sí misma, sino por los productos utilizados en su fertilización, o incluso por el proceso de curado.

Contaminantes de pesticidas y otros metales pesados del suelo también son una causa de alergias. Los mohos y los contaminantes que desarrolla la planta o a los que está expuesta representan otros posibles alérgenos.

Por desgracia, debido a la falta de investigación, no sabemos mucho a este respecto. Los estudios clínicos quedan todavía muy lejos. La mayoría de las pruebas proceden de los servicios de urgencias de regiones del mundo donde la hierba es legal.

Quienes experimentan reacciones alérgicas tras su primera vez, deberían plantearse cuál fue la causa. Normalmente, quienes parecen ser alérgicos a la marihuana sólo desarrollan esos síntomas tras largos periodos de exposición a ella.

En estos casos, sin embargo, así como en trabajadores del sector que no pueden evitar una exposición continuada, sólo hay una salida: la abstinencia permanente.

En cualquier caso, este tipo de reacciones son relativamente poco frecuentes. Hablamos también de países donde mucha gente consume la droga con fines medicinales o recreativos. La mayoría de informes de estos problemas en el pasado reciente, proceden de regiones a punto de aprobar la legalización.

Educación adolescente de fumar

EL CANNABIS PUEDE SER PERJUDICIAL

Para una educación responsable es necesaria información razonable de ambas perspectivas. Aquí repasaremos los aspectos negativos. El cannabis es una droga. Cambia la forma en que cuerpo y mente funcionan. Puede ser adictiva en ciertos individuos, pero eso es algo que puede suceder incluso con la comida. Sin embargo, cuando se consume la droga para tratar enfermedades crónicas, esta distinción se traslada a otro ámbito. Algo que nunca se ha analizado en profundidad es cómo los pacientes con problemas subyacentes consumen la droga para tratarlos. En este sentido el cannabis es muy diferente al alcohol y los opioides. Empezando por el hecho de que los consumidores no pueden sufrir una sobredosis. En estas situaciones, siempre está la esperanza de que los supuestos "adictos" sean tratados luego de su enfermedad. Y resulta que el remedio podría ser precisamente el cannabis.

Sin embargo, hay otros sectores de la población que deberían evitar los cannabinoides. El primero son las embarazadas. La exposición de los fetos a los cannabinoides ha demostrado tener un impacto negativo para el desarrollo de los niños. Las variedades de marihuana con poco THC utilizadas para tratar niños con epilepsia parecen ser distintas. Es la única excepción.

Debido a las consecuencias del cannabis para un cerebro en desarrollo, los adolescentes también deberían abstenerse del consumo recreativo de la droga. Y es que sus cerebros todavía no han terminado de desarrollarse.

Todavía no se ha descubierto la reacción de los ancianos al cannabis. Es algo que nunca se ha estudiado todavía. Aunque claramente alivia el dolor y la depresión, los niveles de THC tendrían que ser controlados. Las personas mayores sin exposición previa al cannabis deberían empezar con cepas ricas en CBD, por ejemplo.

SE PRECISA MÁS INVESTIGACIÓN Y REGULACIÓN

La conclusión respecto al cannabis es que probablemente sea la "droga" más segura del planeta. Ha recibido una mala reputación durante mucho tiempo. Aunque es poco habitual sufrir problemas de salud por fumar un porro, debes ser razonable respecto a tu consumo de drogas. No hay registros de casos de muertes provocadas directamente por la ingesta de THC. Pero sí hay muchos ejemplos de gente que cuando se coloca hace cosas absurdas que terminan siendo su última aventura.

Si consumes con fines recreativos, infórmate sobre ello. Si consumes con fines terapéuticos, investiga bien tu tratamiento. Intenta comprar tus productos sólo a través de distribuidores autorizados o cultiva tu propio material. Revisa los etiquetados. Reclamemos una mejor regulación.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar