Hace tiempo que se sabe que el consumo de marihuana afecta a los ojos de forma positiva. Unos de los primeros activistas a favor de la reforma fueron los enfermos de glaucoma - un trastorno que causa daños en el nervio óptico. Otras pruebas más actuales parecen indicar que el cannabis también podría afectar de forma positiva a la visión nocturna - lo que implica la posibilidad de que los cannabinoides también mejoren la agudeza visual.

Uno de los primeros estudios sobre este tema fue realizado por la Universidad de las Indias Occidentales. Un farmacólogo notó que los pescadores que fumaban cannabis, o bebían una infusión de ron con hojas de esta planta, tenían "una asombrosa habilidad para ver en la oscuridad". Unos investigadores marroquíes que utilizaron un medidor de sensibilidad escotópica - una máquina que detecta el desarrollo del glaucoma - también averiguaron que el THC, tanto natural como sintético, parecía mejorar la visión nocturna de los sujetos examinados.

Otro estudio más reciente proporciona aún más pruebas de que la marihuana mejora la visión nocturna. Los hallazgos, publicados en la revista eLife, podrían suponer una revolución en el uso de cannabis para tratar a enfermos con enfermedades degenerativas de la vista.

EFECTO SOBRE LOS RECEPTORES CB1

Desde el descubrimiento del sistema endocannabinoide se sabe que la marihuana estimula los receptores CB1 y CB2 que se encuentran por todo el cuerpo. Los receptores CB1 se encuentran principalmente en el cerebro y en el sistema nervioso.

Pero lo más interesante de este último estudio es que parece refutar las hipótesis anteriores sobre la forma en la que el cannabis mejora la visión en general - no sólo por la noche o con poca luz. Los investigadores de las Indias Occidentales creen que, como el consumo de marihuana dilata las pupilas, también permite que entre más luz en la retina. Además, los investigadores piensan que la estimulación de los receptores CB1, que se encuentra a más profundidad que la corteza visual, podrían ser los responsables de estas mejoras. Este nuevo estudio parece cuantificar la segunda teoría. Mediante la aplicación de cannabinoides en el tejido del ojo de sapos africanos, los investigadores averiguaron que el cannabis parece estimular la acción de las células ganglionares de la retina, haciendo que sean más sensibles a la luz mediante la inhibición de una proteína llamada NKCC1 por medio del receptor CB1.

NKCC1 es una proteína transportadora que traslada sodio, potasio e iones de cloruro dentro y fuera de las células, determinando las propiedades eléctricas de las células nerviosas.

Lo que parece indicar este último estudio es que los cannabinoides hacen que las células estén más "excitables" y, por lo tanto, más sensibles a la luz.

EL CANNABIS RALENTIZA LA PÉRDIDA DE VISIÓN

Desde hace tiempo se sabe que el consumo de marihuana ralentiza de forma considerable el desarrollo de trastornos oculares que llevan a ceguera, y que, en general, tiene efectos neuroprotectores. Unos investigadores de una universidad española han realizado pruebas en ratas con retinitis pigmentosa (una enfermedad degenerativa ocular). Tras 90 días, las ratas que fueron tratadas con cannabinoides obtuvieron mejores resultados en las pruebas de visión y adquirieron un 40% más de fotorreceptores que las ratas que no habían sido tratadas con la droga. Esto coincide con otros estudios que también confirman que el cannabis causa el crecimiento celular del cerebro - un proceso que se conoce como neurogénesis.

LA MARIHUANA MEJORA EL PROCESAMIENTO VISUAL

Unos investigadores de la Universidad de Waterloo, en Ontario, también han hallado pruebas de que los bebés expuestos al cannabis en el útero parecen tener mejor visión - concretamente, la capacidad para seguir objetos en movimiento. La investigación demostró que la exposición a la marihuana en el útero mejora la percepción global del movimiento - una función de procesamiento que se produce en la vía visual dorsal del cerebro. Las madres de los niños examinados habían consumido nicotina y otras drogas como metilanfetamina y alcohol durante el embarazo. Por el contrario, los fetos expuestos al alcohol mostraron un efecto negativo, mientras que la nicotina y la metanfetamina no parecen tener ningún efecto. A pesar de ello, los responsables del estudio advierten que la marihuana no tiene un efecto general positivo sobre el desarrollo prenatal.

cannabis procesamiento visual visión neuroprotectorLA MARIHUANA PARECE MEJORAR LA VISIÓN EN GENERAL

Lo que sí indica esta investigación, por poco concluyente que sea, es que el cannabis parece mejorar la visión de varias formas distintas mediante la estimulación del receptor CB1. Este efecto se observa tanto en personas con enfermedades oculares como sanas. La posibilidad de que se pueda tratar una gran variedad de enfermedades oculares con cannabis, es muy prometedora.

El THC actúa en el cerebro mejorando la estimulación natural de la visión en situaciones con poca luz, creada por un endocannabinoide natural del cuerpo llamado anandamida - la llamada "molécula de la felicidad", también responsable del "subidón del corredor".

EL CANNABIS COMO NEUROPROTECTOR

El THC también parece proteger las capas internas de la retina. Esto coincide con otros hallazgos que demuestran que el consumo de THC ayudar a proteger contra el traumatismo cerebral y el envenenamiento por monóxido de carbono.

Un estudio del 2014 demostró que las personas con THC residual en su sistema tienen un 80% menos de probabilidades de morir a causa de un traumatismo craneoencefálico. Los investigadores de la UCLA examinaron datos sobre 446 adultos tratados por TCE en Torrance, California. Primero se les hizo una prueba de detección de THC. Los que dieron positivo, tenían un 80% menos de probabilidades de morir en comparación con los que no tenían THC en sus sistemas.

ESTIMULACIÓN DEL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE

Esta investigación también confirma la importancia del sistema endocannabinoide (SEC) en el mantenimiento de la homeostasis - o el equilibrio óptimo del cuerpo, especialmente en circunstancias cambiantes. Los endocannabinoides producidos de forma natural por el cuerpo actúan como mensajeros que aceleran o ralentizan los procesos corporales necesarios para un funcionamiento óptimo. Se cree que los trastornos del SEC contribuyen a la aparición de numerosas enfermedades y dolencias, desde el cáncer a la fibromialgia.

La teoría SEC de la enfermedad, que surgió con el descubrimiento del propio sistema endocannabinoide, sostiene que cuando el cuerpo no produce suficientes endocannabinoides por sí mismo, o no los puede regular de forma adecuada, se vuelve más susceptible a trastornos o enfermedades como el cáncer, las enfermedades inflamatorias y la pérdida de visión.

El cuerpo crea endocannabinoides con la ayuda de ácidos grasos - sobre todo ácidos grasos omega-3.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar