Si has crecido en una región con una visión conservadora respecto las drogas, probablemente te hayan dado una buena charla sobre los supuestos peligros de la marihuana. Durante estas charlas, puede que tus padres o profesores hayan mencionado la posibilidad de sufrir una sobredosis. Pero, hoy en día, cuando esto aparece en una discusión sobre cannabis, los argumentos pueden empezar a lanzarse de un lado al otro, como la comida de la cafetería en una peli de instituto.

Pero no tiene por qué ser así. Hay respuestas claras, pero debemos ser conscientes de cómo usamos el término “sobredosis”. Una vez aclarado esto, solo debemos saber cuánto es demasiado de algo bueno.

¿PUEDES TENER UNA SOBREDOSIS DE MARIHUANA?

Aunque quizás asocies el concepto “sobredosis” únicamente a las drogas, puedes tener una sobredosis prácticamente con cualquier cosa. ¿Has bebido demasiado café? Podrías tener una sobredosis. ¿Demasiada agua? La hiperhidratación es una amenaza real. Pero el hecho de poder tener una sobredosis de algo no significa que la sobredosis sea mortal. Como ocurre con cualquier sustancia, se puede consumir demasiada marihuana. En este sentido, es posible tener una sobredosis, pero es muy difícil consumir una dosis letal, si es que es posible en absoluto.

¿CUÁL ES LA DOSIS LETAL DEL CANNABIS?

"¿Cómo de difícil?", puede que te estés preguntando. Para llegar a las puertas del cielo, tienes que fumar cerca de 680kg de cannabis en 15 minutos. Si estás intentando calcular a cuántos porros equivale esto, no te molestes. Los efectos del propio humo, así como fumar tan agresivamente, te matarían mucho antes que el THC.

Podrías consumir más THC con comestibles de marihuana, al no producirse humo, pero hay otras cosas a tener en cuenta. En este caso, siendo una persona adulta, tendrías que consumir 50 gramos de THC puro para tener un 50% de probabilidades de morir. Incluso con los comestibles más potentes, tienes más probabilidades de morir por consumo excesivo de azúcar y sal.

Over

CÓMO DETECTAR CUÁNDO ESTÁS DEMASIADO COLOCADO

Así que no, no te vas a morir. Pero aún no estás fuera de peligro. Como muchos jóvenes universitarios podrán confirmar, pueden pasar cosas malas cuando fumas demasiado. Parafraseando la vieja expresión, lo que no mata te hace sentir realmente incómodo. Pueden producirse ciertos malestares, algunos más obvios que otros.

Si estás familiarizado con los efectos de la hierba, la fatiga probablemente sea uno de los primeros síntomas que esperarías. Pero, obviamente, hay una diferencia entre derretirte en el sofá o quedarte dormido estando quieto. Si te encuentras en esta segunda opción, tal vez tengas que ceder a la tentación y dormir un rato. Por suerte, independientemente de cuánto hayas fumado, los efectos solo durarán unas horas. ¿Y a quién no le gusta echarse una buena siesta de 4-12 horas de vez en cuando?

Hablando de síntomas previsibles, la alteración de la capacidad de movimiento es otro síntoma a mencionar. Aunque no sea tan grave como la que provocan otras sustancias, podrás tropezarte y desplomarte. Y olvídate de conducir; incluso caminar será un reto interesante. También sentirás que tu ritmo cardíaco se va acelerando, mientras baja tu presión sanguínea.

Por último, otros síntomas que pueden aparecer cuando estás demasiado fumado, y posiblemente sean los menos agradables, son la paranoia y la ansiedad. Obviamente, cada cerebro es diferente, pero se ha demostrado que el THC puede provocar ansiedad o paranoia en algunas personas y las probabilidades aumentan a medida que aumenta la dosis.

CÓMO RECUPERARTE CUANDO ESTÁS DEMASIADO COLOCADO

Como hemos mencionado, estos efectos no son muy duraderos y pueden combatirse fácilmente. Siempre que sea posible, dormir una siesta es la forma más infalible de pasar el colocón. Pero si esto no fuera posible, hay otras estrategias. Comer algo e hidratarte también te ayudará a calmar la tensión y hará que el colocón sea más llevadero.

¿Qué puedes hacer si estas opciones no son posibles? Lamentablemente, la única opción es aguantar el colocón. Si sientes demasiada paranoia o ansiedad para interactuar con los demás, aléjate de la multitud y ponte cómodo. A partir de aquí, vuelve a casa, salvo que ya estés en ella (pero NO cojas el coche), coge una mantita y respira profundamente. Si puedes, escucha un poco de música relajante y deja que te ayude a conciliar el sueño.

Y, ante todo, recuerda que esto es temporal. Será incómodo, pero no durará eternamente y estarás bien al día siguiente.

FUMAR DEMASIADA HIERBA NO ES LETAL, PERO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS

Como con todo lo bueno, siempre puedes excederte con el consumo. El hecho de que consumir demasiado cannabis no sea mortal no significa no vayas a pasar un mal rato. Nosotros no queremos sentirnos súper fatigados o paranoicos, y estamos seguros de que tú tampoco. Teniendo esto en mente, procura disfrutar de la hierba con moderación, como con todo lo demás.

Unos últimos consejos: si vives en una zona donde venden cannabis legalmente, habla con los dependientes del coffeeshop, dispensario o club cannábico. Han oído todas las alabanzas y quejas sobre sus productos. Si quieres saber si unas caladas de una cepa te dejarán acurrucado en una esquina, ¡solo tienes que preguntar! Según tus hábitos de consumo, pueden recomendarte algo con el contenido perfecto de THC. Pero si no compras en una asociación cannábica y no conoces el contenido de THC, empieza fumando una cantidad pequeña. Si esas caladas te sientan bien, dale unas cuantas más y a partir de aquí ve aumentando el consumo en función de cómo te sientas. Así de simple. Escucha a tu cuerpo, confía en tus instintos y nunca fallarás.

¿TIENES MÁS DE 18 AÑOS?

El contenido de RoyalQueenSeeds.com es únicamente apto para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de conocer las leyes de tu país.

Al hacer clic en ENTRAR, confirmas
que tienes
18 años o más.