Uruguay ha marcado un territorio nuevo en su empeño por legalizar el comercio regulado del cannabis. Este tipo de régimen es el primero en existir en el mundo moderno. En los Estados Unidos todavía operan técnicamente bajo prohibición federal. Otros países como España y Países Bajos se aprovechan de vacíos legales en la legislación de la Unión Europea para regular el consumo personal de cannabis. Pero Uruguay marca un nuevo camino, ya que el Gobierno se ha involucrado de forma activa en la venta de cannabis.

Antes de que reserves un billete para volar a allí, deberías saber lo firmemente controlado que está su sistema.

ES LOCAL

Lo sentimos turistas, solo los uruguayos pueden acceder a este nuevo mercado del cannabis. Si bien no existe un delito penal por fumar, solo pueden comprar los ciudadanos de Uruguay. Aquellas jurisdicciones que se han abierto al cannabis, como Ámsterdam, se enfrentan a problemas cuando se trafica en otros países con las drogas adquiridas legalmente. En este caso, Uruguay no desea que su producto apoye los mercados negros de sus vecinos Brasil y Argentina.

ESTÁ CONTROLADO

Los ciudadanos de Uruguay mayores de 18 años deben registrarse en una base de datos de consumidores de cannabis antes de que puedan adquirirlo. En cada compra, deberán escanear sus huellas dactilares. Esto evita que alguien compre más de 40 gramos de cannabis en un mes. No obstante, esta medida ha desatado la polémica entre los uruguayos que vivieron la dictadura. El Gobierno insiste en que la información personal no se compartirá con nadie más allá de la regulación del cannabis, ni tan siquiera con la policía. Más de 4.600 ciudadanos se han registrado ya en esta base de datos. Para acceder al cannabis disponen de tres opciones.

Uruguay parlamento legalización cannabis

OPCIÓN Nº 1: CULTIVO PERSONAL

Cerca de 7000 ciudadanos se han registrado a través del Gobierno para cultivar cannabis para consumo propio. Una persona puede tener hasta 6 plantas de cannabis en flor en casa. Su cosecha anual no podrá superar los 480 g. Si supone demasiado trabajo para ti...

OPCIÓN Nº 2: CLUBES DE CANNABIS

Entre 15 y 45 ciudadanos pueden formar un club de cannabis cooperativo en el que los recursos se ponen en común para el cultivo de las plantas. Los requisitos para pasar a formar parte de ellos son más restrictivos que los de los clubes de cannabis de otras latitudes. Estos clubes además cuentan con un límite de cultivo de 99 plantas. Pero es una manera de organizar un cultivo de cannabis de alta calidad con gente con intereses similares. Si supone demasiado trabajo para ti...

OPCIÓN Nº 3: FARMACIAS

Simplemente dirígete a una de las farmacias registradas para poder vender cannabis. Estas han sido escogidas de entre todas las que hay por su experiencia gestionando sustancias sometidas a un control, pero muchas de las farmacias del país han preferido renunciar a proporcionar este servicio. El precio fijado inicialmente por el Gobierno es de 1,30$ por gramo, mientras que los paquetes de 5 gramos se venden a 6,50$. El cannabis lo produce uno de los dos cultivadores que el Gobierno ha contratado.

Las preocupaciones existentes acerca del impacto del cannabis en la salud pública han llevado a la creación de este sistema tan fuertemente regulado. Si es demasiado restrictivo o no continuará siendo motivo de debate. Pero en cuantos más lugares esté regulado el cannabis, más experiencia tendremos para encontrar el equilibrio adecuado para regular esta planta tan beneficiosa.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar