Argentina se une ahora a Uruguay y Chile al dar el primer paso para reconocer las capacidades terapéuticas de la marihuana.

A diferencia de Chile, que ha iniciado una plantación terapéutica a principios de año con intención de distribuir el producto a nivel nacional, y Uruguay, que ha legalizado cualquier tipo de consumo, Argentina parece entrar en escena con una prudencia extraordinaria. La droga sólo será distribuida en una provincia, al menos en un primer momento, pero además su importación se realizará desde Estados Unidos.

Argentina está demostrando, aunque este avance parezca muy limitado, que ningún país puede ignorar la legitimidad y los efectos terapéuticos del canabis. La reforma del sistema aquí, al igual que en otros lugares, llevaba sobre la mesa al menos un año. En 2015, más de 100.000 personas se manifestaron en Buenos Aires exigiendo la reforma de la marihuana. "Sólo" se hizo esperar un año más.

¿PODRÍA 2017 SER EL AÑO DEL CANNABIS TERAPÉUTICO?

Desde que los estados de Colorado y Washington legalizaron sus mercados recreativos, cada año se suponía que iba a ser "el año de la reforma de la marihuana". Y en muchos aspectos, esa etiqueta no parecía desencaminada. Lo que sucede es que queda mucho por recorrer. El año que viene, en realidad, puede ser "el año de la legalización" o al menos otro hito importante en la aceptación de la marihuana, más allá de su legalización. Internacionalmente.

Canadá posiblemente legalice esta droga por completo. Los Estados Unidos seguramente no la reclasifiquen el año que viene, aunque no podrán posponerlo durante mucho más tiempo. En Europa, justo este año, Croacia, Alemania y ahora Italia están avanzando claramente en la reforma terapéutica. Lo que ocurre en Italia puede también presionar a otros países del Viejo Continente a dar un paso adelante, como mínimo en el terreno medicinal (pendiente al menos en otras tres naciones: Reino Unido, España y Francia). México también seguirá el camino de Argentina. Australia e Israel siguen ampliando sus programas medicinales.

Lo que está ocurriendo ahora mismo a nivel global es realmente una revolución médica sin precedentes, que está arrastrando a su vez a la legalización recreativa. Ya no es posible negar la eficacia de la marihuana terapéutica, como Argentina ha admitido.

Cannabis medicinal legalización terapéutica regulación anticipada argentinaLIBERACIÓN DE LA HIERBA

Independientemente de lo rápida que parece avanzar la reforma ahora mismo, todavía queda mucho terreno por delante, internacionalmente. A veces es impresionante pensar que este año se está produciendo una detención relacionada con marihuana en los Estados Unidos cada 49 segundos. Otros países todavía mantienen la pena de muerte por posesión de una droga que ahora está siendo reconocida como una maravilla para la medicina, como mínimo, por no decir una de los tratamientos más importantes que se conocen.

Uruguay todavía es el único país del mundo (aunque Canadá probablemente sea el segundo) que ha legalizado totalmente el cannabis e incluso ha desarrollado una infraestructura de regulación nacional.

Por triste que sea, lo más probable es que la marihuana conserve un estatus incierto a nivel internacional, sin duda en el hemisferio occidental, al menos hasta 2018 o quizás 2020.

¿A QUÉ VELOCIDAD AVANZARÁ EUROPA?

Con todas estas grandes noticias de todo el mundo, la cuestión en Europa sigue siendo "¿A qué estamos esperando?". Y es una gran pregunta.

Gran parte de la oposición a la legalización de la marihuana es una actitud generacional hacia la droga y posiblemente suspicacias más generales en cuanto a su control. En los Estados Unidos, por ejemplo, las compañías farmacéuticas han apoyado activamente (si es que no los han sobornado) a los políticos que intentaban obstaculizar la reforma para garantizar que sólo los ricos y las empresas ya existentes puedan participar en las decisiones legislativas. Las mentes pensantes republicanas han estado muy activas este año, especialmente intentando tumbar cualquier iniciativa (tanto a nivel federal como nacional) que buscase acelerar el proceso de cambio.

Aunque estas actividades son menos obvias en Europa, la razón real por la que la prohibición de la hierba ha durado tanto tiempo es un complejo entramado de políticas conjuntas, el poder de las farmacéuticas y una negativa general a financiar estudios acerca de una planta que muchos países demonizaron. Esa época se está terminando. Las consecuencias que tendrá para la prohibición del cannabis están en el aire. Sin duda, todo el sector internacional se enfrentará a muchos desafíos. Cada país tendrá que decidir cómo integrar la marihuana en su propia cultura. Sin embargo, lo que se ha acabado es la asociación implícita del cannabis con delitos y/o actividades criminales.

¿De verdad que la gente quiere que los pacientes sean detenidos? En Europa ahora mismo, la respuesta es un no rotundo.

UN NUEVO CAMINO POR DELANTE

Es complicado predecir cuál será el punto crítico de la legalización. Empresas canadienses y ahora americanas, están claramente exportando una sustancia que no puede ser transportada legalmente a granel entre países europeos ni americanos (por legislación internacional). Podría ser una resolución de Naciones Unidas la que finalmente acabe con las leyes de tráfico de drogas de mediados del siglo pasado. Pero puede llegar de diversas formas.

En cualquier caso, sea cual sea el punto de inflexión (o incluso si se ha producido ya), la reforma de la marihuana ha venido para quedarse. Las cuestiones difíciles a las que se enfrentan el sector y la población, giran en torno a la regulación. Argentina acaba de proponer otra alternativa.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar