Latinoamérica ha pagado un alto coste por el fracaso de la guerra contra las drogas. Todos los países que las desafían han puesto en duda continuar con las desastrosas políticas de prohibición. Los países latinoamericanos se encuentran entre los que han tomado la iniciativa de reformar sus legislaciones sobre drogas, especialmente respecto al cannabis. En el Caribe, Colombia y Jamaica permiten el cultivo de marihuana con fines medicinales. En el sudeste, Uruguay ha hecho historia gracias al primer mercado de cannabis del mundo regulado formalmente. En la actualidad, el suroeste está avanzando hacia una política sobre drogas más progresiva, particularmente Chile.

POSTURAS SOBRE EL CANNABIS EN CHILE

El consumo de cannabis tiene una larga y rica historia en Chile. Al parecer, los marineros estadounidenses disponían de acceso a hierba en la década de los 40 a través de burdeles costeros. Como en la mayoría de lugares, durante los años 60 y 70 el cannabis se relacionaba con los estudiantes y hippies del movimiento contracultural. A lo largo de su historia, el consumo de cannabis entre la sociedad chilena siempre ha sido frecuente, y quizás haya influido en el cambio cultural de la última década. Chile era un país en el que el cannabis no solía formar parte de la agenda política. Hoy en día, los activistas a favor del cannabis han logrado influir en el dictamen de la opinión pública y del mismísimo gobierno. Concentrarse en las aplicaciones del cannabis medicinal ha sido una manera persuasiva de convencer sobre todo a los grupos formados por la gente mayor, más conservadora, de que el cannabis podría ayudar a tratar alguna de sus enfermedades.

Chile Cannabis Legislación

RESISTENCIA INICIAL EN CHILE

La historia de Angello Bragazzi, activista del cannabis y emprendedor, refleja la transformación de Chile. En 2005 fundó el primer banco de semillas online especializado, closet.cl, que distribuye semillas de cannabis por todo Chile. Ese mismo año se despenalizó la posesión de pequeñas cantidades de drogas. Sin embargo se continuó juzgando el cannabis con mano dura, incluida una batalla legal para clausurar el banco de semillas de Bragazzi. En 2006, el senador conservador Jaime Orpis era uno de los que quería ver a Bragazzi entre rejas. En 2008, los tribunales chilenos declararon a Bragazzi inocente, y subrayaron que tan solo estaba haciendo uso de sus derechos. El que sí ha entrado en prisión desde entonces es el senador Orpis, por formar parte de un escándalo de corrupción.

CAMBIO LEGAL EN CHILE

El caso Bragazzi sirvió como impulso para que los activistas del cannabis presionaran para conseguir una reforma que reconociera los derechos legalmente establecidos y los ampliara. Las marchas a favor del cannabis crecieron en número, al tiempo que la demanda de cannabis medicinal aumentaba. En 2014, el gobierno permitió por fin el cultivo de cannabis para la investigación médica bajo estrictas regulaciones. Hacia finales de 2015, la presidenta Michelle Bachelet aprobó la ley que legalizaba el cannabis para su uso medicinal mediante receta. Esta medida no solo permitió que se vendiera marihuana a los pacientes en las farmacias, sino que la reclasificó como una droga blanda. En 2016, el auge del cannabis medicinal se desató, y las casi 7000 plantas cultivadas en Colbun la convirtieron en la plantación de marihuana medicinal más grande de Latinoamérica.

¿QUIÉN PUEDE FUMAR CANNABIS EN CHILE?

Ahora vayamos a la razón por la que estás leyendo este artículo. Si te encuentras en Chile, ¿quién puede fumar cannabis legalmente aparte de los chilenos bajo prescripción? La actitud del país hacia la droga es relajada, y se suele consentir el consumo discreto en una propiedad privada. Aunque la posesión de pequeñas cantidades de drogas para consumo personal está despenalizada, el consumo recreativo de cannabis en público sigue siendo ilegal. La venta, compra o transporte de cannabis también es ilegal, y la policía continúa actuando con dureza, así que no asumas riesgos innecesarios.

Fumar Cannabis Chile

¿MÁS CAMBIOS PARA CHILE?

Puede que haya más reformas si sale adelante una proposición de ley que ya ha sido ratificada por el congreso chileno, y que espera ahora la aprobación del Senado. Si esta medida prospera, se eliminarán los delitos por poseer hasta 10 gramos de cogollos secos de cannabis. Además, también se permitiría el cultivo en una propiedad privada de hasta seis plantas de cannabis. No obstante, la venta, compra o transporte de cannabis continuará estando penada con firmeza. No es probable que existan en el futuro cercano dispensarios al estilo de los Estados Unidos o coffeeshops como los holandeses en Chile. Por otro lado, los clubes de cannabis como los de España, sí se podrían hacer realidad. La Botánica Orgánica Cannabis Internacional ya cultiva cannabis medicinal para sus más de 20 miembros en una pequeña población al norte de Arica. El tribunal supremo de Chile lo declaró legal en 2015, abriendo la puerta para que surjan otros clubes de cannabis.

¿HAY CANNABIS DE CALIDAD EN CHILE?

Por lo que se ve, los cultivos de cannabis están comenzando a despegar en Chile. Es habitual ver tiendas de cultivo, head shops y smartshops en las calles de Santiago, por ejemplo. La cultura del cannabis está emergiendo en torno a quienes invierten en un buen equipamiento para cultivar y en bancos de semillas especializados. Si bien la legalización del cannabis medicinal no parece probable a corto y medio plazo, su consumo se está normalizando. Debido a ello, los consumidores chilenos esperan que su hierba sea de buena calidad. Como se está cuidando más el cultivo de genéticas de gran calidad, existe una gran variedad y algunas sativas potentes e índicas de nivel. Los precios para una onza pueden oscilar entre los 90 y los 170$, dependiendo de su calidad. Como siempre, se recomienda extremar la precaución y tener cuidado, ser precavido y estar al tanto de la ley si estás pensando en cultivar o consumir cannabis en Chile.

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar