Otro país más que actualiza su legislación sobre cannabis al siglo XXI. Jamaica despenaliza la posesión de marihuana para consumo personal, incluso para los turistas.

El estado isleño de Jamaica ha sido conocido desde siempre por sus impresionantes puestas de sol, la música reggae y, por supuesto, la marihuana. Jamaica y cannabis han sido sinónimos desde mucho antes de que Bob Marley fuese una promesa de la escena musical. A pesar de la creencia popular de que la marihuana era legal en Jamaica, lo cierto es que la posesión implicaba penas importantes y esta situación se mantuvo durante mucho tiempo. Todo esto cambió el año pasado, cuando este destino turístico decidió despenalizar la posesión no sólo para los residentes, sino también para los visitantes.

MARIHUANA Y JAMAICA: LA HISTORIA

La ganja jamaicana se cultivó por primera vez a mediados del siglo XIX. Importada desde la India, las primeras semillas dieron paso a una boyante cultura alrededor del cannabis. Las semillas no fueron lo único que llegó a Jamaica desde la otra punta del mundo. Una religión incipiente conocida como Rastafarianismo se extendió desde Etiopía. El movimiento Rastafari hizo de la marihuana su planta sagrada, usándola como purificador espiritual. A pesar de ser ampliamente aceptado, el cannabis fue ilegalizado en 1913. Esta prohibición tenía como objetivo el colectivo negro de clase baja, en particular los rastafaris. La demanda de criminalizar el cannabis partió del Consejo de Iglesias Evangélicas, que poseía una gran influencia en la Jamaica de esa época. La ley fue obviamente una herramienta de opresión, una herramienta utilizada hasta febrero de 2015.

marihuana jamaica

LIBERALIZANDO LAS LEYES

La Cámara de Representantes de Jamaica enmendó la Ley de Drogas Peligrosas, que ahora permite la posesión de hasta dos onzas de marihuana en público y el cultivo de hasta cinco plantas en privado. Así que si te paran en la calle, la cantidad legal máxima que puedes llevar es de 56 gramos. Aun así te llevarás una multa de 5 dólares, porque técnicamente sólo está despenalizada, pero es el pequeño precio a pagar para poder disfrutar de tus vacaciones. Si llevas cualquier cantidad superior te expones a serias multas y cargos por tráfico criminal. Se nos ocurren mejores formas de pasar unas vacaciones que dormir en una cárcel jamaicana. Dos onzas debería ser más que suficiente para pasar toda tu estancia colocado.

Si tienes una tarjeta de prescripción médica de otro país, en Jamaica podrás registrarte para poder comprar dos onzas de hierba producida localmente. Uno de los objetivos del gobierno es establecer un programa de cannabis medicinal a gran escala para asegurar a los pacientes acceso a marihuana cultivada en instalaciones limpias y sujetas a regulación. Además del uso medicinal, la nueva ley también permite el consumo de cannabis para uso religioso e investigación. La apertura de Jamaica a la investigación sobre cannabis puede ponerles a la cabeza, dado que muchos países, como Estados Unidos, todavía sólo permiten estudios muy limitados.

En el pasado, la policia jamaicana normalmente miraba hacia otro lado cuando se trataba de turistas y marihuana. Como nación pobre, Jamaica dependía de los ingresos del turismo para mantenerse. Arrestar turistas era una mala idea salvo que quisieran que al año siguiente se buscasen otro destino. La nueva ley no sólo elimina cualquier preocupación que los turistas pudieran tener, también abre las puertas de un futuro verde para Jamaica, posicionándola como uno de los destinos de turismo de marihuana líderes en el mundo.

UN BRILLANTE FUTURO VERDE

Hay algo que ni siquiera los opositores a la legalización pueden negar: la marihuana legal genera mucho dinero. Jamaica ha sido una nación empobrecida durante la mayor parte de su existencia. El 20% de los jamaicanos viven por debajo del umbral de la pobreza y el desempleo está en torno al 12%. Jamaica sufre una crisis de deuda pública y tipos de interés altos, que obliga a buscar soluciones. La marihuana es una solución natural. Dado que ha sido culturalmente aceptada durante más de 150 años, el gobierno reconoció que tenían la solución a sus problemas económicos delante de sus narices, literalmente. Es difícil ver cómo otros países legalizan y dejar pasar la oportunidad de obtener los mismos beneficios.

Estados americanos, como Colorado, han demostrado que la marihuana puede ser regulada y gravada con resultados increíbles. En el último año, en Colorado se vendió marihuana por valor de más de 1.000 millones de dólares que generaron más de 125 millones en impuestos. Este dinero sirvió para financiar escuelas y programas de concienciación sobre drogas. Recaudaron tanto dinero que al principio incluso se plantearon devolver parte a los contribuyentes. En Jamaica pasará lo mismo. La marihuana trae una explosión de nuevos puestos de trabajo e industrias auxiliares que dan servicio a las empresas del sector.

Así que si alguna vez has querido visitar la preciosa isla de Jamaica, ahora es el mejor momento. La nueva legislación jamaicana abre paso al pujante sector del turismo verde, que gracias a su situación tropical, puede ser imposible de igualar. La decisión de legalizar es la acertada y marca el origen de una nueva era para los jamaicanos y los fanáticos de la marihuana.

 

Carrito

Artículos GRATUITOS incluidos

Sin producto

Transporte € 0.00
Total € 0.00

Confirmar