Product successfully added to your shopping cart.
Check out
 

Aquí estamos con el primero de una serie de artículos con el fotógrafo oficial de Royal Queen Seeds, Kike L. Durante los próximos números, continuaremos esta serie de fotografías detalladas con otras variedades.

Para llevar a cabo estas pruebas, organizamos un espacio tan parecido como fuera posible a un autocultivo de tamaño modesto, con el objetivo de conseguir un resultado parecido al que obtendría cualquier cultivador sin experiencia comprando los artículos básicos para un cultivo estándar, con un paquete de semillas feminizadas.

Las lámparas crecieron bajo una bombilla Son T Pia de Philips, con un reflector del tipo Adjust-Ha-Wing. Este reflector puede abrir o cerrar sus alas, permitiendo que la zona de iluminación se adapte a las necesidades y desarrollo de las plantas. La ventilación, fundamental, se obtuvo a partir de un extractor tubular y de un ventilador de succión, equipado con los filtros pertinentes.  También utilizamos un ventilador para distribuir aire por toda la habitación.

Las plantas germinaron en lana de algodón y después de brotar, crecieron durante unos cuantos días en un balcón soleado. Durante la germinación y el crecimiento inicial, si se utiliza luz natural, debemos procurar que la planta reciba luz de calidad. Si no la recibe, significa que crecerá hacia el sol, con un solo tallo débil. Tampoco exageres con la cantidad, ya que las plántulas podrían quemarse. 

La elección del suelo y de los fertilizantes cayó en Atami, una marca holandesa con una sólida experiencia. Y la gama bio de Atami es perfecta para los cultivadores que buscan garantizar el sabor y el aroma. En este caso, queríamos terminar con plantas de buena presencia, con la resistencia correcta para los fotógrafos, así que nos decantamos por Bloombastic. Para aquellos que no lo saben, Bloombastic Box es un kit formado por Bloombastic, un litro de Terra Leaves y un litro de Terra Max, así como una pequeña caja de estimulador de raíces Root-C y otra de Atazyme, el componente enzimático de Atami. Puesto que las plantas debían estar intensamente nutridas y la mayoría de los enzimas iban donde era necesario, compramos una botella adicional. El resto de productos se suministró en la cantidad suficiente, lo que simplemente demuestra que el paquete Bloombastic Box está muy bien diseñado. El sustrato se presentó en forma de Bio Grow Mix, también de Atami. Esta mezcla ligera contiene poco producto alimenticio pero sobresale por su excelente drenaje, permitiendo la irrigación a voluntad.

Las plantas se trasplantaron a su maceta final al mismo tiempo que se trasladaron del exterior al interior. La primera semana, sólo recibieron el estimulador de raíces Root-C. Sin embargo, pasaron dos semanas más creciendo, con 18 horas de luz y seis horas de oscuridad. Durante este tiempo se alimentaron con el fertilizante de crecimiento Terra Leaves. Cuando cambiamos el periodo de iluminación a 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, sustituimos este producto por el fertilizante de floración Terra Max.  La floración empezó a la cuarta semana y nosotros empezamos a añadir el Bloombastic. Este aditivo es un súper compuesto para la floración destinado a alimentar las flores, permitiendo que el sabor mejore.  Durante todo el proceso, se utilizaron los enzimas generosamente. Durante las últimas dos semanas, la irrigación fue sólo con agua.

No podamos la parte superior de las plantas, ya que queríamos terminar la prueba con una forma lo más natural posible.  Alrededor de la segunda semana de floración, podamos las ramas inferiores para aumentar el flujo de aire y para centrar la energía de la planta en las ramas superiores.

Todo el proceso de floración se desarrolló según lo previsto. La influencia Sativa era clara en la estructura, con una distancia internodal media/alta, pero al mismo tiempo, sin sobrepasarse o sin causar complicaciones debido a la altura excesiva. Pronto empezaron a formar las primeras flores de marihuana, a medida que se mezclaban, dando lugar a unas puntas vaporosas de tamaño imponente. El tiempo total de floración fue de nueve semanas. Podíamos haberlas cortado antes, pero queríamos que alcanzaran su momento más bello. En algunas variedades feminizadas, sin duda, tienes que ser muy prudente, ya que con el exceso de maduración, aumenta la posibilidad de que aparezcan características hermafroditas.

El manicurado fue muy fácil ya que la planta casi no produjo hojas en su inmenso cultivo de marihuana. Después de un primer manicurado ligero que se realizó con la planta viva, celebramos nuestra última sesión de fotos. Las plantas se conservaron en la oscuridad durante 24 horas e iniciamos la cosecha. Las plantas se colgaron en la zona de crecimiento y esperamos unas tres semanas para empezar la limpieza. En este momento, se trasladaron a su envase final.

A la hora de la degustación, la Flower Power mostró una mezcla única de matices, con un toque anisado y una ligera influencia cítrica. Sin duda, un sabor fresco que no cansa y que permite fumar indefinidamente. El efecto tiene una clara influencia Sativa, con un toque energético y cerebral. Esta planta es una de las que se pueden fumar desde un buen principio: no te deja tirado ni te da dolor de cabeza. Es una variedad de Royal Queen Seeds que ciertamente disfrutará de la popularidad de aquellos que busquen cultivar una Sativa con una buena producción.